España

Ayuso teme que Vox le retire su apoyo a los presupuestos por su posición respecto a las leyes LGTBi

El PP rechazará en todo caso la disposición de la norma que implica la derogación de las leyes de género actualmente vigentes en la Comunidad de Madrid

La presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso (d).

La presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso (d). EP

«Estamos en democracia, y estos parlamentarios tenemos todo el derecho del mundo a reformar leyes, a derogarlas y a seguir con nuestras mayorías parlamentarias trabajando como consideremos que es mejor». Isabel Díaz Ayuso reafirmó este jueves su intención de modificar las normas LGTBi actualmente vigentes en la Comunidad de Madrid -la Ley de Identidad y Expresión de Género e Igualdad Social y no Discriminación y la Ley de Protección Integral contra la LGTBifobia-, una reforma en la que ya ha comenzado a trabajar el ejecutivo madrileño y que, sin embargo, no llevará consigo la derogación efectiva de las citadas leyes, como solicita Vox.

Pero la posición del PP no es suficiente para una formación que ha hecho de la derogación de las leyes de género en la Comunidad de Madrid una de sus principales banderas electorales. Tanto que fuentes del entorno de Ayuso recelan incluso de la posibilidad de que Vox les retire su apoyo a las cuentas regionales por negarse a derogar las normas de protección del colectivo homosexual y transexual en la Comunidad de Madrid.

El pasado 30 de noviembre, PP y Vox firmaron el acuerdo definitivo para la aprobación de los primeros presupuestos de Isabel Díaz Ayuso desde que se hizo con las riendas de la región en 2019, unas cuentas vitales para una corta legislatura en la que la dirigente madrileña quiere acometer su particular ‘revolución’ fiscal e impulsar medidas para fomentar la natalidad. En el documento figuraba el compromiso para implantar progresivamente en la región la gratuidad de la educación entre infantil, bachillerato y formación profesional, así como otras cuestiones en materia de inmigración, como la fiscalización del gasto en los centros de menores no acompañados en la Comunidad de Madrid. Pero ni rastro de la derogación de las leyes de género con las que Vox llevaba meses presionando.

Sin embargo, Rocío Monasterio se guardaba un ‘as’ bajo la manga y reactivó su Ley Integral de Igualdad y no Discriminación para su debate el próximo jueves, la semana previa a la fecha prevista para la aprobación definitiva de los presupuestos en la Asamblea de Madrid. Se trata de una iniciativa que, entre otras cuestiones, elimina el concepto de ‘violencia de género’ o ‘violencia machista’ e incluye una disposición para derogar las dos leyes LGTBi aprobadas durante el mandato de Cristina Cifuentes. La posición de los populares en la votación se estima vital, como mínimo, para la conservación de los puentes entre Isabel Díaz Ayuso y Rocío Monasterio.

Aunque aún no hay una resolución oficial al respecto, el PP no cierra la puerta a aceptar la tramitación de la polémica ley de igualdad de Vox. «La admisión a trámite es sólo eso. No presupone nada», manifiestan fuentes autorizadas de los populares. Desde el grupo parlamentario del PP admiten que en su ánimo de retocar las leyes de género en «algunos puntos» podrían incluir la aceptación de la ley de Vox para modificarla posteriormente vía enmienda. Pero lo que no aceptará Isabel Díaz Ayuso de ningún modo será la disposición de la norma que implica la derogación efectiva de las leyes LGTBi, lo que disgusta seriamente a los socios externos del Partido Popular.

La presidenta insiste en que sólo aceptará la reforma de aquellos apartados «mejorables», como en los que «de manera desproporcionada se dejan indefensos en los hombres y mujeres frente a los juzgados». Es el caso de la inversión de la carga de la prueba incluida en la Ley de Protección Integral de LGTBifobia, contra la que los populares se han rebelado especialmente al vulnerar, a su juicio, «la presunción de inocencia» y obligar al acusado a presentar una justificación objetiva para demostrar su exculpación.

«Las leyes se derogan y se modifican», defendió ayer la presidenta madrileña durante el pleno de la Asamblea, en una jornada especialmente bronca por una izquierda revuelta ante la intención de PP y Vox de modificar las leyes de género. «Esto no es un ataque frontal únicamente a las leyes LGTBi, ni contra el colectivo, ni contra las personas LGTBi. Esto es poner en peligro un cachito del mejor espíritu de Madrid, el de la libertad, la diversidad y el orgullo», alegó la líder de la oposición madrileña, Mónica García. «Dejen de colectivizar a homosexuales y transexuales», contestaba Díaz Ayuso. «Yo no les trato como diferentes. Pónganselo en la pancarta», zanjaba.

Manifestación en Sol contra PP y Vox

Mientras PP y Vox negocian la modificación de las leyes de género, la izquierda se moviliza y organiza un frente común contra Ayuso para frenar lo que consideran un ataque sin cuartel contra la «diversidad» y la «igualdad». Desde Más Madrid han dirigido el foco al Gobierno de Pedro Sánchez, al que presiona para acelerar en la tramitación una ley nacional de protección del colectivo LGTBi para frenar las iniciativas provenientes de la mayoría que suma PP y Vox en Madrid y que, a su juicio, «están poniendo en riesgo» la «libertad» en Madrid.

Además, el colectivo LGTBi de Madrid, agrupados bajo el paraguas de COGAM, ha convocado el próximo 15 de diciembre a las 19:30h una manifestación en la Puerta del Sol contra la toma en consideración de la Ley Integral de Igualdad de Vox que, entre otros puntos, implica la adopción de medidas para eliminar contenidos educativos que impliquen cualquier discriminación; la introducción de una protección específica para la familia; o la adopción de las iniciativas necesarias para evitar la comisión de delitos por cualquier razón o circunstancia personal, eliminando las alusiones al género o a la condición sexual.

«Ocuparemos las calles las veces que haga falta hasta que quede claro que nuestros derechos no se negocian», defienden en la organización convocante, que clama contra la «mutilación» de los derechos del colectivo LGTBi a manos de la derecha. En su intervención de este jueves, Ayuso no dudó en tildar la manifestación de «movimiento reaccionario» para obligar a los grupos que «no son de izquierda su derecho a modificar aquellas leyes que consideran que pueden ser mejoradas».

Te puede interesar

Comentar ()