España

Dimite un concejal de Bildu en Pamplona tras ser condenado por atentado contra agentes de la autoridad

El concejal de EH Bildu en Pamplona, Joxe Abaurrea.

El concejal de EH Bildu en Pamplona, Joxe Abaurrea. EUROPA PRESS

Joxe Abaurrea, concejal del grupo municipal de EH Bildu en el Ayuntamiento de Pamplona, ha presentado este viernes un escrito con su renuncia al cargo tras alcanzar un acuerdo judicial que le condena a 6 meses prisión por un delito de atentado contra agentes de la autoridad por unos incidentes ocurridos con la ikurriña en el chupinazo de Sanfermines de 2019.

Según ha explicado EH Bildu en una nota, el escrito ha sido presentado ante la Secretaría del Pleno y se hará efectivo o bien en la sesión del día 16, o bien cuando finalice el debate de los Presupuestos «que, sorpresivamente, ha fijado hoy el alcalde para el 30 de diciembre, recortando así los plazos para que la sustituta de Abaurrea, Garbiñe Bueno Zabalza, pudiera tomar parte en él».

«La responsabilidad de EH Bildu como primera fuerza de la oposición es garantizar que, en un expediente tan importante como este, se respete la voluntad mayoritaria de la ciudadanía, que puedan votar todos y todas sus representantes y, por tanto, no quepa la posibilidad de que la aprobación de las Cuentas esté supeditada a los intereses partidistas del alcalde que, aprovechándose de esta circunstancia, pueda imponer su voto de calidad ante un eventual empate», ha indicado Joseba Asiron, portavoz de la formación en el Consistorio.

Según el grupo municipal, con el acuerdo judicial «la causa queda cerrada con la aceptación de una pena menor de seis meses de prisión que no se hará efectiva al carecer el edil abertzale de antecedentes penales». «A ésta le acompaña otra pena de inhabilitación para el sufragio pasivo durante el mismo periodo», ha indicado.

Sobre los hechos que iniciaron este caso, Asiron ha señalado que «hablamos, y siempre lo hemos hecho, de una trifulca provocada por la ejecución de una decisión política injusta dictada por Maya con el único objetivo de generar tensión» en un acto como el Chupinazo en el que «la expresión de una de las identidades que conviven en esta ciudad no debería ser ni censurada, ni muchos menos criminalizada», ha dicho.

El portavoz de EH Bildu también ha hecho una lectura del proceso que finaliza con esta renuncia al cargo. «Es lamentable que la primera orden de Maya como alcalde en 2019 fuera, precisamente, impedir que la ikurriña se viera en los balcones del Ayuntamiento en aquel Txupinazo y que ello derivase en el uso de la fuerza contra cargos electos, llegando incluso a producir lesiones a la concejala Maider Beloki». Ha lamentado «la criminalización que se ha hecho de esta trifulca que ha obligado a aceptar una resolución injusta para quien únicamente quiso ver representada la pluralidad de la Ciudad en ese momento», ha dicho.

«Se confirma una vez más, que la distancia entre el uso de la judicatura y su funcionamiento y la normalización de la convivencia que se observa en las calles, es abismal», ha expuesto, para comentar que «sin embargo hay que dejar claro que el desenlace de este proceso no minará ni un ápice la apuesta decidida que, como formación y como grupo municipal, hemos hecho por favorecer y posibilitar esa convivencia basada en el reconocimiento de que la pluralidad es un verdadero tesoro de esta ciudad».

Asiron ha indicado que «es muy revelador que la prioridad del alcalde Maya, siendo como fue el responsable político de la trifulca, haya sido a lo largo de estos meses usar todos los medios y recursos municipales a su alcance para lograr una condena». «Eso no sólo ilustra la importancia clave que él también reconoce a Abaurrea, sino que revela la falsedad de su apuesta por la convivencia», ha opinado.

Respecto a Joxe Abaurrea, el portavoz de EH Bildu ha explicado que el acuerdo alcanzado era la opción «más razonable» personal y políticamente «ante la desproporcionada petición de dos años y medio de cárcel y otros tantos de inhabilitación a la que se enfrentaba, y más teniendo en cuenta el riesgo añadido que implica ser cargo de EH Bildu frente a algunos tribunales».

Asiron no obstante ha adelantado que «aunque ha presentado su renuncia al cargo de concejal, Joxe seguirá vinculado al grupo municipal porque es un activo insustituible en la labor de construcción de la Pamplona del futuro, pero también en la labor de fiscalización de la acción de desgobierno de Navarra Suma». «Que nadie piense que esta decisión implica que Joxe no seguirá en la tarea común de desenmascarar a quienes quieren anclar y gestionar esta ciudad desde los vicios del pasado», ha dicho.

Según ha continuado, «no voy a glosar las virtudes de Abaurrea como gestor, como político y como compañero, ya que son innumerables, pero basta ver la intencionalidad política con la que Navarra Suma le ha perseguido para darnos cuenta de que no somos los únicos y las únicas que vemos esas virtudes».

El portavoz de EH Bildu ha señalado que el «profundo conocimiento de la institución municipal de Joxe Abaurrea, el control profesional que posee sobre materias clave como el Urbanismo o la Movilidad Sostenible, la calidad de sus análisis desde el plano jurídico y político y su contrastada capacidad de gestión van a ser fundamentales para seguir apuntalando la dirección de nuestra formación como primera fuerza de la oposición, pero también, y que nadie lo dude, para alcanzar y gestionar de nuevo la senda del cambio a partir de mayo de 2023».

Respecto a su sustituta, Garbiñe Bueno (Pamplona 1977), el portavoz municipal de EH Bildu ha puesto en valor su «sólida formación, su amplia trayectoria profesional ligada al ámbito comunitario, su compromiso político y su implicación en movimientos vecinales». «Con la incorporación de Garbiñe, reforzamos ese perfil y ganamos a una persona con un profundo conocimiento del funcionamiento municipal y no sólo desde el punto de vista institucional, sino, lo que es más importante, desde lo que debe ser el enganche del Ayuntamiento con el tejido asociativo, los movimientos vecinales y las asociaciones que trabajan en el ámbito de los cuidados en esta ciudad», ha indicado Asiron.

«En los tiempos post pandemia que nos va a tocar gestionar, gente con su preparación y su implicación van a ser imprescindibles», ha expuesto.

Garbiñe Bueno Zabalza nació en Pamplona en 1977 y es licenciada en Sociología por la UPNA (1999) y en Ciencias políticas por la UNED (2010). Euskaldun, ha ampliado también su perfil con varios cursos de formación en mediación.

A nivel profesional, Bueno ha estado más de 10 años trabajando como educadora en el sistema de protección de menores. Desde diciembre de 2016 y hasta finales de 2018 desempeñó su labor en el Ayuntamiento de Pamplona como técnica de Juventud. Desde esa fecha y hasta la actualidad, la nueva concejala de EH Bildu ha ejercido, también en el Ayuntamiento, como técnica de Acción comunitaria, desempeñando sus funciones principalmente en el ámbito de las personas mayores.

Asimismo, Garbiñe Bueno, que tomará posesión del cargo previsiblemente en el primer pleno del mes de enero, ha participado activamente desde su juventud en el movimiento estudiantil y posteriormente en diferentes movimientos sociales y culturales de la ciudad, ha informado EH Bildu.

Te puede interesar

Comentar ()