España | Tribunales

Rajoy contesta por primera vez en el Congreso sobre la 'operación Kitchen'

El expresidente del Gobierno no está investigado en la Audiencia Nacional por el operativo de espionaje a Bárcenas, pero existen indicios de que éste se puso en marcha para evitar que información suya en manos del extesorero del PP saliera a la luz

El expresidente del Gobierno Mariano Rajoy, en el debate ‘El papel del periodismo en el escenario del poder’

El expresidente del Gobierno Mariano Rajoy, en el debate ‘El papel del periodismo en el escenario del poder’ EP

El año llega a su fin con una importante cita en el Congreso de los Diputados. El expresidente del Gobierno Mariano Rajoy comparece este lunes en la comisión de investigación Kitchen donde se aborda la utilización de fondos públicos para la puesta en marcha de un dispositivo policial de espionaje al extesorero del Partido Popular Luis Bárcenas, entre 2013 y 2015, supuestamente para recuperar información sobre la financiación irregular de dicha formación altamente comprometedora para altos cargos, entre ellos el propio Rajoy.

Por la comisión de investigación han pasado los miembros de la cúpula de la Policía Nacional a la que se encargó dicho operativo (el ex Director Adjunto Operativo Eugenio Pino, el exjefe de la Unidad Central Operativa Enrique García Castaño), así como el comisario José Manuel Villarejo que también estuvo involucrado y guardó todas las pruebas de su existencia. Comparecieron también el exministro del Interior Jorge Fernández Díaz y su número dos, el exsecretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez, a quienes el juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón atribuye toda la responsabilidad del impulso de la denominada operación Kitchen, descartando que la exsecretaria general del PP María Dolores de Cospedal y el presidente Rajoy conocieran su existencia.

La primera llegó a estar imputada en la causa del Juzgado Central 6 donde se investiga el dispositivo policial, pero el segundo no ha sido citado a declarar ni siquiera como testigo. De ahí que, hasta ahora, todavía no se ha manifestado sobre el asunto. Este lunes, según avanzó en una entrevista en Onda Cero, Rajoy contestará a todas las preguntas de los diputados. Asegura que no supo de la existencia de Kitchen.

Villarejo afirmó «tener la garantía» de que estaba «detrás»

Sin embargo, tanto la Fiscalía Anticorrupción como las acusaciones populares de la causa ejercidas por PSOE y Podemos consideran que el expresidente fue uno de los beneficiados, si no el que más, del despliegue policial en el que se captó al chófer de la familia Bárcenas, Sergio Ríos Esgueva, como confidente. Cobró 2.000 euros al mes durante dos años de los fondos reservados del Estado. Además, entró en la Policía con 42 años.

El propio Villarejo, cuando compareció en la comisión de investigación del Congreso, afirmó que tuvo la «garantía» de que Mariano Rajoy «estaba detrás» de la operación Kitchen. Relató que se cruzó con él «tres o cuatro veces» y que el expresidente entró en una reunión que el comisario jubilado mantuvo con Cospedal en la sede central del PP de la calle Génova, diciéndoles: «A trabajar».

«Yo entendí que eso quería decir: ‘Oye, yo estoy detrás de esto, deja de desconfiar de los emisarios que te mando'», afirmó Villarejo a preguntas de los parlamentarios. «En la medida en que yo no tenía la garantía de que era él quien me estaba dando las órdenes, yo quería saber si estaba detrás y no era una invención de los enlaces», dijo el agente ya retirado en referencia al ex ministro del Interior Fernández Díaz y al ex secretario de Estado Martínez.

Los indicios que apuntan hacia el expresidente

Los portavoces de los distintos grupos en la comisión Kitchen preguntarán al expresidente por dicha afirmación de Villarejo. Pero en la investigación de la Audiencia Nacional que continúa en curso también existen otros indicios que apuntan al conocimiento del operativo por parte de Rajoy por los que seguramente también será interrogado.

Por un lado, están las confesiones del ex número dos de Interior Francisco Martínez, que al verse abandonado por el ex ministro Fernández Díaz se negó a verse perjudicado por ser «leal a miserables como Jorge, Rajoy o Cospedal», escribió en unos mensajes que le fueron incautados y figuran en la investigación judicial.

Por otro lado, está la supuesta grabación de una reunión en la sede de Génova en la que estuvieron presentes Bárcenas, Cospedal y Rajoy que, según contó el chófer de Bárcenas Sergio Ríos a Villarejo, tenía guardada el extesorero del partido. Una conversación durante la que Rajoy habría reprochado a Bárcenas guardar pruebas de la caja B de la formación y éste respondió con una amenaza de airear información, siempre según contó Ríos al comisario jubilado: «Si, porque éste (Bárcenas) se enfada y le amenaza y le dice, ‘oye que yo tengo lo de Cospedal …’ y le dice el Presidente, ‘¿cómo tienes tú eso guardao?’ y le dice él ‘tengo eso y mucho más. Eso lo tiene que saber el Presidente, ¡vamos!’», transcribieron los agentes de la Unidad de Asuntos Internos (UAI) de la Policía de la conversación mantenida entre ambos.

Conversación entre el comisario Villarejo y el chófer de Bárcenas, Sergio Ríos.

Dicha grabación, a la que el extesorero popular también se refirió en un escrito remitido a la Fiscalía Anticorrupción antes del juicio por la reforma de la sede de Génova con dinero negro, nunca ha salido a la luz.

Además, el comisario Villarejo sostuvo, tanto ante el juez García-Castellón como ante la comisión de investigación del Congreso de los Diputados que durante el operativo Kitchen se mensajeó con Rajoy. Afirmó que le dieron dos números de teléfono móvil para que contactara con el expresidente y le mantuviera informado sobre el desarrollo del operativo, algo que según él hizo a través de SMS. El juez llegó a ordenar una diligencia para saber a quién pertenecían los números aportados por Villarejo y si efectivamente hubo intercambio entre ellos.

Te puede interesar

Comentar ()