España

El efecto Yolanda Díaz fracasa en Andalucía: 'Su proyecto no asomará por aquí'

Las negociaciones a tres bandas ni siquiera han comenzado. Un reguero de razones convierten en misión imposible la conformación de una candidatura unitaria de la izquierda andaluza

El presidente de Andalucía, Juanma Moreno, conversa con la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz Pérez. EFE

La izquierda andaluza ha estrenado año tal y como lo cerró el pasado, dividida y sin visos de que el “frente amplio” que reclama Yolanda Díaz a nivel nacional fructifique en el más que probable escenario de un adelanto electoral en la primera mitad de 2022. “Es que ni siquiera hay negociaciones”, coinciden fuentes de las distintas formaciones en liza en conversación con El Independiente. A día de hoy, las dos coaliciones nacidas tras la ruptura con Unidas Podemos apuestan por recorrer el camino en solitario.

Hasta la fecha, la aspiración de constituir un «frente amplio para ganar Andalucía» –lanzada en un manifiesto por la sucursal andaluza de Unidas Podemos el pasado 4 de diciembre– no ha trascendido más allá de un cruce de llamadas telefónicas. Las que realizaron los principales dirigentes de Unidas Podemos por Andalucía a Teresa Rodríguez, portavoz de Adelante Andalucía y Esperanza Gómez, coordinadora de Más País Andalucía, integrado desde principios de diciembre en la coalición Andaluces Levantaos.

En aquella ocasión, Martina Velarde, secretaria general de Podemos Andalucía, telefoneó a su otrora compañera de filas, Teresa Rodríguez mientras Toni Valero, coordinador de Izquierda Unida Andalucía, hacía lo propio con Gómez, quien también desempeñó en el pasado un destacado papel en la formación morada. “Hubo un contacto de cortesía, pero no ha habido ninguna reunión y no se ha materializado en nada más”, confirma a este diario Gómez.

Más de un mes después del llamamiento público “a reencontrarse y sumar”, no se han producido avances. A estas alturas, enfilando ya un año electoral, la izquierda del PSOE parece condenada a concurrir en la cita con las urnas con al menos tres papeletas: las que representan Unidas Podemos por Andalucía; Adelante Andalucía, una coalición formada por Anticapitalistas y pequeñas formaciones andalucistas como Izquierda Andalucista, Primavera Andaluza y Defender Andalucía; y Andaluces Levantaos, integrada por Más País, Andalucía por sí e Iniciativa del Pueblo Andaluz.

“Es todo muy embrionario. Venimos de la historia que venimos, de un proceso de ruptura por diferentes razones”, asevera José Ignacio García, de la dirección de Adelante Andalucía y procedente de Anticapitalistas. “En una política tan cambiante y que no parece tener memoria, es de valorar a medio plazo tener cierta coherencia. Nuestro planteamiento es el mismo: es necesario un proyecto andaluz; sin tutelas de Madrid; que esté construido desde Andalucía; y sea independiente de PSOE y PP”, replica García, uno de los nueve diputados de Adelante Andalucía expulsados del grupo parlamentario en octubre de 2020.

Es todo muy embrionario. Venimos de la historia que venimos, de un proceso de ruptura

JOSÉ IGNACIO GARCÍA, ADELANTE ANDALUCÍA

Desde Unidas Podemos aseguran que las conversaciones formales arrancarán a lo largo de este mes, una vez superado el periodo navideño. “No hay mucho avanzado”, subraya en declaraciones a este diario Ernesto Alba, secretario general del Partido Comunista de Andalucía y portavoz de Unidas Podemos. “Lanzamos el manifiesto por un ‘frente amplio’ en Andalucía bajo la necesidad que vemos y compartimos con mucha gente de movimientos sociales de ir a la búsqueda de una sola candidatura. Después de las fiestas nos sentaremos”, agrega.

La parlamentaria andaluza y líder de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez, atiende a los medios en la manifestación en a apoyo a los trabajadores del sector del metal en noviembre en Cádiz EP

No obstante, la convocatoria para iniciar las negociaciones no ha llegado a ninguno de los interlocutores. “Para sentarse a hablar y dialogar, hay que poner sobre la mesa el proyecto que se quiere para Andalucía y a partir de ahí nos pondremos a hablar”, declara Gómez. Múltiples factores explican que la confluencia en Andalucía de quienes hace apenas tres años y medio compartieron candidatura sea hoy misión imposible.

Sin implicación de la vicepresidenta

Las fuentes consultadas reconocen que en la tarea de restañar las heridas del sur la vicepresidenta segunda del Gobierno no ha intervenido. “Su implicación no es personal sino a través del mensaje que ha lanzado a todos los territorios para construir un proyecto común y de frente amplio. Aquí hay una serie de complicaciones porque veníamos de la ruptura de los distintos actores que estamos hablando ahora”, deslizan desde Unidas Podemos. “Además, tenemos nuestra propia autonomía”, arguyen quienes reconocen “la importancia de Andalucía en el contexto general” y el marco temporal que convierte a las andaluzas en la antesala de las generales.

Su figura no actúa en Andalucía con el efecto aglutinante que cumple en otras geografías

La política gallega, afiliada al Partido Comunista, despierta recelos en ciertos sectores de la izquierda andaluza. Su figura no actúa con el efecto aglutinante que cumple en otras geografías, incluida Madrid. Su reforma laboral, pactada con sindicatos y la CEOE, no gusta en las filas de Adelante Andalucía. “Hace falta un cambio en el mercado laboral de este país y evidentemente la reforma laboral no es ese cambio”, argumenta García. “No cumple las expectativas de absolutamente nadie. Lo que hace es consensuar los principios de la reforma laboral del PP”, aduce.

Para los afines de Teresa Rodríguez, el acuerdo orquestado por Díaz “se carga el consenso de toda la izquierda que en la última década había coincidido en la necesidad de derogar la reforma del PP”. Tanto Adelante Andalucía como Andaluces Levantaos afean a la vicepresidenta el hecho de que no se haya dejado ver por la comunidad.

Ni siquiera cuando en noviembre la huelga del metal incendió durante once jornadas Cádiz, una de las provincias más castigadas por el desempleo. Tampoco hubo representante andaluza unas semanas antes cuando viajó a Valencia para hablar de “otras políticas”. “Tengo la impresión de que el proyecto de Yolanda Díaz no ha asomado por Andalucía y me da la impresión de que no lo va a hacer. El perfil de Unidas Podemos por Andalucía no va por ahí”, sostiene Gómez.

La unión no sumó en 2018

La experiencia previa, la que representó Adelante Andalucía en los comicios de 2018, también pesa para la apuesta en solitario. La marca fue una fórmula integrada por Izquierda Unida, Podemos y dos formaciones herederas del PA, Izquierda Andalucista y Primavera Andaluza. La coalición perdió tres escaños respecto a las listas separadas que presentaron Izquierda Unida y Podemos tres años antes. En tan breve lapso de tiempo se dejaron 280.000 sufragios.

Perdió 280.000 votos respecto a IU y Podemos en 2015

“Y no solo la experiencia de que no sumó electoralmente. También hay que hablar de las tres derechas. Por primera vez en la historia de Andalucía hubo tres fuerzas del lado de la derecha y por primera vez sumaron. Hay muchos factores, pero no creo que la suma sea un factor determinante. Que haya más oferta puede hacer que votantes que tradicionalmente son abstencionistas salgan a votar. La unidad y el sistema electoral tienen un poco de trampa. No es un discurso totalmente honesto decir que vamos a tener mejor resultado juntos que por separado”, opina Gómez.

Desde Unidas Podemos, sin embargo, recurren a esa narrativa para incidir en la necesidad apremiante de sellar la unión en una fórmula electoral que podría ser la de una coalición, con una lista unitaria en la que, una vez electos, los diputados puedan cumplir con la disciplina y la autonomía de sus respectivos partidos. “Una fórmula en la que nadie tenga que renunciar a su espacio. Estamos dispuestos a hablar de la denominación. Hay que buscar el modo de que todos estén cómodos y tener elementos democráticos para poder discutir las cuestiones políticas sin renunciar a ciertas posiciones”, indica Alba. “Ir por separados nos perjudica. La mejor fórmula es la candidatura unitaria”.

Esperanza Gómez, Modesto González y José Antonio Jimenez, líderes de los tres partidos, en el acto de presentación de la marca en Sevilla.

Papeleta andalucista

Uno de los principales escollos en esas hipotéticas conversaciones que ni siquiera han arrancado es el marcado tinte andalucista de las dos coaliciones en liza. Tanto Adelante Andalucía y Andaluces Levantaos tienen en su seno pequeñas formaciones, en algunos casos con una presencia municipal muy residual, herederas del Partido Andalucista, disuelto en 2015 tras caer en el extra parlamentarismo.  Ninguna de las siglas quiere renunciar a la baza de presentarse con una candidatura netamente andaluza. “Hace falta una voz andaluza. En el momento en el que estamos en el que tantísimos territorios reclaman la descentralización, Andalucía no puede quedarse atrás”, alega García.

Nuestro carácter andalucista pesa. La candidatura no puede estar al servicio de otros intereses y de partidos de signo nacional

ESPERANZA GÓMEZ, MÁS PAÍS ANDALUCÍA

“Queremos que haya una papeleta andalucista”, manifestó abiertamente Rodríguez el mes pasado, días después del manifiesto de Unidas Podemos. “Nuestro carácter andalucista pesa. La candidatura no puede estar al servicio de otros intereses y de partidos de signo nacional o de otros territorios”, coinciden desde Andaluces Levantaos.

En Anticapitalistas recuerdan que esa exigencia de autonomía fue uno de los detonantes del desencuentro entre la andaluza y la dirección de Pablo Iglesias. Su intención de conformar grupo propio, a imagen de En Comú Podem, y las negativas del ex líder acabaron en voladura. “Hoy somos la fuerza andalucista con más fuerza y claridad. La fuerza de Íñigo Errejón tendrá que ver dónde se coloca. Son una fuerza que acaba de llegar a Andalucía y que tiene que decidir su futuro”, comentan desde Adelante Andalucía acerca de Más País.

Desencuentros personales

Las disputas que rompieron en 2020 el Adelante Andalucía primigenio, con una sucesión de refriegas públicas entre los protagonistas, tampoco favorecen ahora la conquista de la unidad a contrarreloj. “Es que no ha habido relaciones. Ni frío ni calor. La última relación es que nos expulsaron del grupo parlamentario pactando con el PP y Vox. Eso es ya pasado, pero no ha habido relaciones en este tiempo”, dice gráficamente García. En Unidas Podemos apuestan por “dejar a un lado los problemas que se originaron entonces”. “No nos interesan las heridas de los líderes sino hacer la vida más fácil de los que defendemos”, recalcan.

No nos interesan las heridas de los líderes sino hacer la vida más fácil de los que defendemos

ERNESTO ALBA, UNIDAS PODEMOS POR ANDALUCÍA

Muestran como gesto de buena voluntad haber aparcado la batalla por la marca de “Adelante Andalucía”. “Ahora mismo ni se nos ocurre pensar en eso. Nuestra voluntad es que haya una candidatura unitaria. Todo lo que pueda generar interferencias y ruido está descartado en este momento”, contestan desde la sucursal regional de Unidas Podemos. Los de Rodríguez recuerdan, no obstante, que no existe contencioso salvo que los morados piensen en presentar alguna demanda cuando se convoquen las elecciones. Desde el pasado verano la gaditana figura como representante de la marca en el Registro de Partidos del Ministerio del Interior.

Más País no quiere ‘el rincón de la izquierda’

Otra de las razones que hacen improbable un acuerdo es las diferencias que los distintos actores exhiben en sus proyectos y su posicionamiento ideológico. El de Andaluces Levantaos, por ejemplo, trata de distanciarse del intento de “arrinconarlo” a la izquierda del PSOE y aspira a presentar un proyecto más centrado y ubicado en la socialdemocracia que capte votos desencantados con el partido que durante décadas gozó de un poder omnímodo en el sur.

El proyecto, aunque parezca ambicioso en su formulación, realmente lo es muy poco porque aspira a quedarse en una ‘esquinita’ del tablero

ESPERANZA GÓMEZ, ANDALUCES LEVANTAOS

“Lo primero que nos viene a la cabeza con los mensajes de unidad es que no queremos ser arrinconados al rincón de la izquierda. No tengo claro que esto sea un proyecto ambicioso que aspire a la mayoría. Algunos se sienten muy cómodos en un rincón de la izquierda y ahí aspiran a que otras fuerzas políticas se sumen. Nosotros no aspiramos a estar a la izquierda del PSOE”, replica Gómez. “El proyecto, aunque parezca ambicioso en su formulación, realmente lo es muy poco porque aspira a quedarse en una esquinita del tablero. Esa para nosotros es una diferencia y no nos quedamos cómodos ahí”, agrega.

Antonio Maillo, de IU-Andalucía, la candidata de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez, y Pablo Pérez Ganfornina, secretario de Comunicación de Podemos Andalucía.
Antonio Maillo, de IU-Andalucía, la candidata de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez, y Pablo Pérez Ganfornina, secretario de Comunicación de Podemos Andalucía. EFE

Los consultados también recelan de la estrategia adoptada por Unidas Podemos. “Es que parece que hablan más con los periodistas que con nosotros”, comentan. “Hay una batalla del relato. Vender más de lo que hay para luego, si fracasa, decir que los otros tienen la culpa”.  A día de hoy, Adelante Andalucía y Andaluces Levantaos –el barómetro andaluz de diciembre le concede 2-3 y 1 respectivamente– apuestan por mantener la aventura en solitario frente al hermano mayor de UP, que obtendría entre 11 y 12 diputados.

“Ir solos es la hipótesis en estos momentos. Queremos presentar una candidatura que hable de la vida real de los andaluces y la unidad de la izquierda no está en sus preocupaciones”, apunta García. Para Gómez, en cambio, el “embrollo” es un balón de oxígeno para el Gobierno de coalición de PP y Ciudadanos. “A mí lo que me preocupa es que estamos dejándole todo el campo libre a la derecha porque nos pasamos todo el día hablando de nosotros mismos, de si llegamos a un pacto o de si me han llamado. Mientras tanto hay una serie de fuerzas sin ninguna oposición y que se pueden dedicar a lanzar bulos, a hablar de lo que quieran o a cerrar ambulatorios por las tardes”, concluye.

Te puede interesar

Comentar ()