España

Unidas Podemos intenta una confluencia con Errejón en Andalucía que deja fuera a Teresa Rodríguez

"Se puede sentir cómodo en el proyecto de Yolanda Díaz", dicen en Izquierda Unida sobre el líder de Más País

Yolanda Díaz e Ílñigo Errejón en una imagen de archivo

Yolanda Díaz e Ílñigo Errejón en una imagen de archivo EFE

De cuatro a tres. En Podemos y en IU confían en que la izquierda andaluza no concurra a las elecciones fragmentada en cuatro formaciones políticas, esto es, PSOE-A, Adelante Andalucía, Unidas Podemos y Más País bajo la marca «Andalucía levantaos». La izquierda a la izquierda del partido socialista se mueve mucho «y todos hablan con todos», dicen fuentes de IU, o con casi todos. Porque si bien hay un intento de acercamiento a Íñigo Errejón, fuera de le ecuación queda Teresa Rodríguez, con quien las heridas están muy recientes, admiten.

A la espera de que el presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, revele sus intenciones, esto es, si convoca en junio o ya en octubre, las distintas fuerzas políticas han ido tomando posiciones. Los sondeos dan una ventaja considerable al candidato popular a la reelección, aunque dependerá de Vox para poder seguir gobernando, mientras la diputada de esta formación Macarena Olona «calienta por la banda» antes de su más que previsible candidatura.

«Se puede sentir cómodo en el proyecto de Yolanda Díaz», dicen en Izquierda Unida

En la izquierda el debate es otro. Ni sumando parece tener posibilidades de descabalgar a Moreno y mucho menos fragmentados en cuatro, lo que también preocupa al PSOE. En el entorno del ministro de Consumo y líder de IU, admiten que hay un proceso de acercamiento a Errejón, «quien se puede sentir cómodo en el proyecto de Yolanda Díaz», explican.

De hecho, Errejón ha dicho coincidir con el discurso de la vicepresidenta segunda respecto a que la izquierda a la izquierda del PSOE es un rincón que se le queda pequeño. «Es una línea acertada en la que siempre me he reconocido y defendido», dijo el líder de Más País para agregar que «me gustan, son muy sensatas y van en una línea que es evidente: España no se cambia con la izquierda, se cambia con el pueblo; y para cambiar nuestro país y hacerlo más justo, no basta con la izquierda, sino una mayoría popular amplia de gente que se pone etiquetas y de gente que no se las pone», dijo a RNE.

Esa va a ser la estrategia negociadora con el que fuera uno de los fundadores de Podemos, destacar que tras Unidas Podemos está el proyecto de Díaz. Errejón se ha unido a «Andalucía por sí» e «Iniciativa del Pueblo Andaluz», formaciones herederas del Partido Andalucista, alianza que tiene el plácet y el sello de Compromís y de otras formaciones como el BNG.

IU, que siempre ha tenido implantación territorial importante en Andalucía e incluso formó parte de un gobierno de coalición con el PSOE entre 2012 y 2015, intenta una entente con «Andalucía levantaos». Porque aunque en este territorio el porcentaje mínimo para obtener representación es sólo de un 3 por ciento, se corre el riesgo cierto de que alguna de estas coaliciones no llegue a ese número y sus votos se pierdan.

Unidas Podemos desiste de cualquier intento de acercamiento a Teresa Rodríguez

«IU sigue trabajando por la unidad. Nosotros somos confederales», señalan los mismos medios. En cambio, desisten de cualquier tipo de acercamiento a Teresa Rodríguez. En este caso, recuerdan, «la ruptura es más reciente» y las heridas están muy abiertas. Podemos también ve imposible cualquier frente común con la roteña, aunque tampoco albergan esperanzas con el líder de Más País, al que consideran un traidor. Ahora bien, entienden que es suicida acudir tan fragmentados y, a fin de cuentas, el recién llegado a la arena política andaluza es Errejón.

Se prevé una campaña complicada. Por un lado, es más que segura la irrupción de Olona, que si bien facilita a la izquierda parte de su discurso electoral, no es muy del agrado de Moreno si luego tiene que negociar con ella la vicepresidencia del Gobierno regional. De hecho, Moncloa confía en que la presencia de Olona facilite el entendimiento de la izquierda a la izquierda del PSOE, también la movilización de su electorado.

Ese es el objetivo principal del socialista Juan Espadas, convencido de que puede doblar el pulso a los sondeos si recupera parte del electorado perdido en 2018. Los socialistas andaluces se dejaron entre 2014 y 2018 nada menos que 400.000 votos. Bien es cierto que el PP también perdió 250.000, pero aún así logró sumar con Ciudadanos y con Vox y sacar a los socialistas de la Junta tras 41 años de gobiernos ininterrumpidos.

Te puede interesar

Comentar ()