España

Yolanda Díaz, sobre la reforma laboral: "Hacemos cosas chulísimas y no somos capaces de comunicarlas"

Ha contado cómo fue su encuentro con el Papa Francisco, al que acudió por encargo "cargada de rosarios para que me los bendijera"

Yolanda Díaz, durante su entrevista en Buenismo bien.

Yolanda Díaz, durante su entrevista en Buenismo bien. Cadena SER

La vicepresidenta segunda del Gobierno Yolanda Díaz ha lamentado que, pese a que el Ejecutivo “hace cosas chulísimas” en el desarrollo de su gestión, no llegan a ser “capaces de comunicarlas” a los ciudadanos. Algo que, según afirma la encargada de Trabajo, sí consiguen hacer desde el ministerio que dirige. “La gente sabe muy bien lo que hemos hecho” con la Reforma Laboral, porque “es increíble” que, “por primera vez, de las cuatro grandes reformas estructurales del trabajo”, se haya hecho “con los agentes sociales”.

Aunque aún falta que el proyecto en materia laboral pase el filtro del Congreso de los Diputados y de los socios de investidura del gobierno de coalición, Díaz ha expresado que el consenso en torno a la reforma “es satisfactorio”, porque “la apuesta en común y el diálogo robustece al país y nos ayuda a caminar”. Y, respecto a las negociaciones en las Cortes, considera que llegarán a buen puerto con “un acuerdo”. Así lo ha expuesto ante los micrófonos de Cadena SER este martes en el programa Buenismo bien.

En la entrevista, la vicepresidenta del Gobierno también ha abordado la discusión existente por las macrogranjas y la ganadería extensiva abierta entre los ministros socialistas y su compañero de coalición en Unidas Podemos Alberto Garzón. Díaz cree que este tipo de temas, “delicadísimos” por estar relacionados con la salud, “se abordan con demasiada ligereza”.

“La ganadería es un sector esencial y necesitamos que sea clave, pero tiene que modernizarse, innovar y ser sostenible como lo tienen que ser otros sectores como el automovilístico”, ha señalado la vicepresidenta. No obstante, ha explicado que no entiende “dónde está la polémica” con esta cuestión, porque la alimentación sostenible “está en los objetivos de la propia Comisión Europea” y nadie lo pone en duda.

Ha afirmado que “no todo vale en política” y que le cuesta entender “que alguien piense que defender las macrogranjas le puede dar votos”, en alusión al PP y al propio PSOE. Pese a todo, Díaz ha hecho un llamamiento a lo “importante” que es “cuidar la coalición”, hacer “las cosas con cierto cariño” y no caer en enfrentamientos de este tipo.

En esta línea electoralista, Díaz ha reiterado que aún no contempla su candidatura a la presidencia del Gobierno en 2023. Ha confesado que, a diferencia del resto de políticos, que buscan “los aplausos y que le reconozcan las cosas”, a ella no le gusta la exposición pública: “me gusta pasar desapercibida, hacer el trabajo y desaparecer”. Asimismo, le “da mucho terror” la ilusión que se está creando respecto a su plataforma de izquierdas.

“Que la gente tenga esperanza es algo muy bueno, pero las esperanzas son cosas muy grandes, y eso no se puede concentrar en personas pequeñitas; y yo me siento bastante pequeñita, llena de miedos”, ha explicado.

Sí cree que en ese ciclo electoral que se inaugura en Castilla y León, van a “ganar las personas que creemos en un país abierto, plural, en una democracia mucho más ancha”. Mientras que “los que nos quieren llevar a las cavernas y al retroceso no van a conseguirlo”.

En alusión al PP y a Vox, ha expuesto que considera que “hay una derecha que no está a la altura de su país, que no tiene un problema con mi gobierno, si no con su país”. “Un PP absolutamente secuestrado por Vox que está dañando a la gente” y que ha dejado atrás lo que era hace unos años.

En el desarrollo del programa, con el humor como eje temático, ha contado cómo fue su encuentro con el Papa Francisco, al que acudió por encargo «cargada de rosarios para que el Papa me los bendijera». Ha puntualizado que “fue un encuentro emocionante y fascinante», donde hablaron, entre otras cosas, de política internacional. Un nivel por parte del pontífice que «a veces» no ve en «mandatarios europeos» con los que se reúne.

Te puede interesar

Comentar ()