España

Los ministros de Podemos desafían a Sánchez y no darán "ni un paso atrás" en la defensa de Garzón

La reacción del presidente del Gobierno, lamentando las palabras de su ministro de Consumo, ha provocado un enorme malestar en sus socios

El ministro de Consumo, Alberto Garzón Europa Press

El sector morado del Ejecutivo no dará «ni un paso atrás» en el debate abierto por el ministro de Consumo, Alberto Garzón, respecto a las macrogranjas y la calidad de la carne que producen. Es más, aseguran que esta polémica «ha venido para quedarse, es pertinente, concreta y oportuna» y responde a los intereses de los ciudadanos españoles, en general, y de los castellanoleoneses y andaluces, en concreto, por ser dos territorios que celebran este año elecciones autonómicas.

«Tenemos programa de gobierno y pensamiento propio», aducen en fuentes moradas consultadas por El Independiente para justificar la que ha sido su posición tradicional sobre la ganadería intensiva que tanta polémica ha abierto a raíz de una entrevista que Garzón concedió al diario británico The Guardian. Y recuerdan que dicha posición es la misma que contiene la Agenda 2030 y la estrategia comunitaria «Farm to Fork», esto es, «De la granja a la mesa», «cuyo objetivo es hacer que los sistemas alimentarios sean justos, saludables y respetuosos con el medio ambiente», según reza la página web de la Comisión Europea.

Garzón, que no es precisamente de los ministros morados que más adeptos tiene entre los suyos, ha recibido en este caso el apoyo abierto de la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz- de la que depende su continuidad y no de Sánchez– y del ex líder de Podemos y también ex vicepresidente, Pablo Iglesias.

Descartado queda que Yolanda Díaz esté pensando en sustituir a su ministro de Consumo

Descartado queda que la actual jefa de filas del sector morado del Gobierno esté pensando en sustituir a su ministro de Consumo con el que ha hablado varias veces a raíz de esta polémica de la que culpan, a partes iguales, al PP y a Vox así como a lo que consideran al ala más conservadora del PSOE, personificada en los presidentes autonómicos castellano-manchego, Emiliano García Page, y aragonés, Javier Lambán.

Díaz, que tuvo fuertes enfrentamientos políticos con Garzón que le llevaron a renunciar a su carné de IU, ha recordado que la llamada Agenda 2030 -cuyo pin llevaron puesto en la solapa durante mucho tiempo los miembros del Gobierno y alude a los objetivos de desarrollo sostenible– «apuesta por la ganadería extensiva y sostenible» y «eso nos obliga a todo el gobierno en su conjunto». A raíz de este reflexión ha pedido que «cuidemos la coalición y seamos cuidadosos con nuestras palabras».

La vicepresidenta no se refería a Garzón sino al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que por la mañana en la cadena Ser dijo haber «lamentado» las declaraciones de su ministro de Consumo y defendido la «extraordinaria calidad» de la carne que exporta España.

La reacción de Sánchez ha provocado un enorme malestar en sus socios. Primero, el coportavoz estatal de Podemos, Pablo Fernández, ha tildado de «decepcionante» y «preocupante» que Sánchez y el PSOE den «pábulo» a los «bulos» de la derecha para «atacar» al ministro, en contraposición con la «extraordinaria lealtad» que han mostrado cada vez que el Ejecutivo de coalición ha sufrido «ataques», informa Europa Press.

El argumento de Iglesias, desde la emisora RAC1, no ha sido muy diferente. «Es gravísimo -ha dicho- que el presidente del Gobierno haya dado por cierto una noticia que él sabe que es falsa, pero él entiende que han ganado el relato», en alusión al lobby cárnico de las macrogranjas y al PP. «Si tú construyes una noticia falsa y comprada y eso convence a todo el mundo, ¿qué es lo que tiene que hacer el presidente del Gobierno? Pues decir ‘mire usted, esto es mentira y el ministro Garzón nunca dijo tal cosa'», ha reprochado al jefe del Ejecutivo.

Unidas Podemos está dispuesta a llevar el tema de las macrogranjas a la campaña del 13-J

El PSOE ha hecho «un mal uso de una información», que, además, «salva al PP en un momento complicado», agregan los medios consultados. Lejos de aminorar, la polémica va a ser aprovechada por los populares y Vox en la campaña castellanoleonesa y Unidas Podemos, que por vez primera se presenta en coalición en este territorio, recoge ese guante. «Es justo el momento de hablarlo ahora y también en las andaluzas», dicen en vicepresidencia segunda.

«Ni un complejo cuando estamos firmes en una cosa», insisten los morados que, frente a la acusación de que Garzón fue imprudente y extemporáneo al hacer esas declaraciones a un medio internacional, aducen que «si fuera por una cuestión de oportunidad política nunca deberíamos abrir la boca. En definitiva «vamos a afrontar este debate al calzón quitado, sin callarnos», desafían a sus socios de Gobierno con un jefe del Ejecutivo que carece de potestad para cambiar a los ministros de Unidas Podemos.

Te puede interesar

Comentar ()