España

Podemos culpa a Robles de "furor militar" y pacta una tregua con el PSOE

Los equipos de Pedro Sánchez y Yolanda Díaz han hablado para poner fin a la escalada de declaraciones sobre una posible intervención en Ucrania

La ministra de Defensa, Margarita Robles Europa Press

Los equipos de presidencia del Gobierno y de vicepresidencia segunda, esto es, de Pedro Sánchez y de Yolanda Díaz, han acordado atemperar el enfrentamiento interno, otro más, a cuenta de los movimientos de tropas de la OTAN por la amenaza rusa sobre Ucrania, según ha podido saber El Independiente. Y ello después de que Unidas Podemos rescatara el lema de «No a la guerra» de Irak de 2003, mientras que el sector socialista del Ejecutivo recordaba a sus socios los compromisos de España con la OTAN, renovados recientemente en el Consejo de Ministros.

No obstante, esta semana ha arrancado algo más suave, producto de esas conversaciones destinadas a rebajar el tono en el seno de la coalición. Eso no evita que los morados apunten en una dirección muy concreta, esto es, al «furor militar» de la ministra de Defensa, Margarita Robles. Fue ella la que anunció la semana pasada el envío de la fragata Blas de Lezo al Mar Negro y así como de cazas a Bulgaria si era necesario, lo que provocó una airada reacción de Unidas Podemos mandando de avanzadilla a su ex líder y ex vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, que pidió al PSOE que no se convirtiera en el «partido de la guerra» junto al PP.

La cumbre de la OTAN en Madrid condiciona la actitud del Gobierno

Que la próxima cumbre de la OTAN se celebre en Madrid los días 29 y 30 del mes de junio es otro argumento de Unidas Podemos para acusar a la titular de Defensa de «sobreactuación», de «querer agradar a la Alianza», se malician. Lo cierto es que el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, publicó un tuit este domingo en el que destacaba «la vital contribución de España a la OTAN» poniendo como ejemplo, precisamente, el despliegue de la fragata Blas de Lezo.

No es, sin embargo un empeño personal de Robles. Pedro Sánchez está mimando especialmente esta cita de junio y, de hecho, Stoltenberg revelaba en Twitter que había hablado este domingo con el jefe del Ejecutivo para preparar dicha cumbre. Otra cosa es el grado de entusiasmo con el que los morados, declarados anti-atlantistas, acojan esta cita internacional.

Tampoco es la primera vez que el sector minoritario del Ejecutivo apunta contra la ministra Robles. La titular de Defensa nunca ha tenido empacho en replicar a los socios de Gobierno ni éstos en descalificarla. Este mismo lunes respondía a Iglesias que el ex vicepresidente tiene «mucho tiempo libre y poca responsabilidad», después de acusarla de tomar por «tontos» a los españoles en el caso ucraniano.

Ya las tuvieron dobladas a raíz de la intervención de la UME en las residencia de ancianos durante la primera ola del Covid, o por sus discrepancias sobre el Sáhara. «Formar parte de un Gobierno exige también unas responsabilidades», le respondió entonces la ministra.

Quien más ha dado réplica a Robles desde Unidas Podemos ha sido Ione Belarra, sobre todo antes de ser titular de Derechos Sociales y Agenda 2030. Sin duda, su compañera de Gobierno es, junto con la vicepresidenta primera, Nadia Calviño, las dos «bestias» negras para los morados.

Pero esta vez parece haber funcionado el llamamiento a la moderación de las manifestaciones públicas. Para el portavoz de Podemos, Pablo Fernández, el PSOE «ha rectificado» al introducir ahora en su discurso términos como «desescalada» o «diálogo», mientras que el sector socialista ha pedido a sus socios «contención» a la hora de manifestarse sobre esta crisis, para no alterar las relaciones diplomáticas, en palabras de la ministra portavoz, Isabel Rodríguez, informa Europa Press.

Podemos se muestra prudente con Albares

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, dijo este fin de semana en una entrevista en El Mundo que España apuesta por el «diálogo», pero está preparada «para cualquier eventualidad» en Ucrania y reiteró que estas cuestiones las dirime en el Gobierno el jefe del Ejecutivo. Olvida en todo caso el ministro que Pedro Sánchez deberá pasar por el Congreso de los Diputados a pedir autorización a la Cámara si hay, finalmente, intervención militar.

Precisamente, Albares comparece este martes a petición propia en el Congreso para informar sobre la situación en Ucrania, en particular, «sobre las decisiones adoptadas al respecto en el Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea», según reza la convocatoria oficial. En Podemos se muestran prudentes respecto a cual va a ser el tono de su intervención. «Escucharemos antes qué cuenta el ministro», aducen con cautela para estrenar ese nuevo clima. Habrá que ver cuánto les dura a unos y a otros.

Te puede interesar

Comentar ()