España

Bolaños se defiende de su fracaso con UPN en la reforma laboral: "No había otra mayoría"

Ha invitado a Omella a que la Conferencia Episcopal se incorpore a la comisión e expertos que forme Ángel Gabilondo para investigar los casos de pederastia en el seno de la Iglesia

Félix Bolaños, este jueves en el Congreso Europa Press

En plena resaca de la convalidación de la reforma laboral, que salió gracias a la equivocación de un diputado del PP tras la deserción de dos parlamentarios de UPN, el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, se ha defendido esgrimiendo que «no me puedo arrepentir de practicar el juego limpio y de hablar con personas en las que tienes que confiar que sean gente decente. Yo hablé con el presidente de UPN, que ha sido traicionado por sus dos diputados».

Bolaños fue uno de los negociadores con UPN junto al secretario de Organización del PSOE, el navarro Santos Cerdán, que se saldó en fracaso con la espantada de Sergio Sayas y Garlos García Adanero. Arguye el hombre fuerte del Gobierno en una entrevista en la SER que «no había otra mayoría, la natural, la del bloque de la investidura. No existía en esta ocasión. Si hubiéramos estado en sus manos nos hubiéramos tenido que rendir. Te llevaba a un camino sin salida». A su juicio, ERC o PNV han estado en contra de la reforma laboral «por motivos inexplicables». Negociamos «muchísimo con ellos y no había camino posible», ha insistido.

Bolaños ha invitado a poner el foco «no en los que actuamos de buena fe, sino en los que están en las trampas, en el juego sucio, en intentar siempre una maniobra con malas artes a última hora». Defiende que no sólo hubo «dos tránsfugas», dado que también ha calificado como tal al que fuera diputado de Ciudadanos, Pablo Cambronero, hoy en el Mixto, que también votó en contra de la reforma «y hace méritos para entrar en el PP»

Con los partidos del bloque de la investidura «nos hubiéramos tenido que rendir»

«No era una cuestión de fiarnos. Era un texto que nos venía dado. Por eso es tan singular. Era una negociación imposible», ha descrito el ministro quien, sin embargo, asegura creer que no están rotos los puentes con ese bloque de la investidura, en el que volverán a apoyarse para garantizar la estabilidad de la legislatura.

Se queja Bolaños del «poco nivel» a su juicio del líder de la oposición, Pablo Casado, al que exhorta para que reconozca el «error humano» de su diputado Alberto Casero. Ahora «está el PP intentando tener un trato privilegiado cuando se han equivocado decenas de veces otros y la votación no se ha repetido».

Respecto a las elecciones en Castilla y León, con un aluvión este lunes de sondeos, observa que las encuestas demuestran que el PP «se está desinflando. Estas elecciones permiten que, por primera vez, se hable en exclusiva del PP, de 35 años que están agotados». El PSOE, en cambio, «aguanta y hay que movilizar al votante progresista y moderado».

La tendencia desde el verano, ha agregado, es que el PSOE «recupera espacio electoral porque el votante progresista reconoce nuestra agenda y por el centro no puede haber una persona que le parezca bien la deriva del PP con un discurso a la derecha de la derecha en muchas ocasiones», indica.

Por otro lado, el PSOE va a presentar hoy en la Cámara Baja la propuesta de que sea el Defensor del Pueblo, Ángel Gabilondo, el que centralice la comisión para la investigación de los abusos y violaciones en el seno de la Iglesia. «Nos parece que es más útil y acompaña mejor a las víctimas. Garantiza su privacidad». Asimismo, ha revelado que se mantiene en contacto con el presidente de la Conferencia Episcopal, Juan José Omella, al que ha invitado para que la Iglesias se incorpore a la comisión de expertos que nombre Gabilondo.

Te puede interesar

Comentar ()