La ex diputada de la CUP Maria Sirvent lidera la única candidatura colectiva que aspira a ocupar el Secretariado Nacional de los antisistema a partir de la próxima semana. Una nueva dirección de carácter continuista que deberá preparar al partido para las próximas elecciones municipales y definir la relación, cada vez más tensa, con el gobierno de Pere Aragonès.

Una relación que, según el programa presentado por su candidatura, pasará por exigir que Aragonès se someta a la moción de confianza que prometió a los antisistema en el pacto de investidura.

Bajo el lema «Per tornar-hi» (para volver) el programa de Sirvent recrimina a ERC el «incumplimiento del acuerdo de investidura». Y advierte que el no de la CUP a los presupuestos de la Generalitat para 2022 no desliga a Aragonès del compromiso adquirido con los antisistema para someterse a la moción de confianza «antes de que acabe la primera mitad de 2023» recuerdan.

Ese compromiso «sigue vigente» avisan, y «tiene que ser un punto de inflexión en la correlación de fuerzas de la investidura». Por ello, abogan por aprovechar la moción para «visualizar nuestra estrategia parlamentaria».

Retos inmediatos

Entre los retos inmediatos del nuevo Secretariado Nacional, Sirvent señala la preparación de las próximas municipales, los comicios en los que la CUP ha obtenido tradicionalmente mejores resultados. Unas elecciones en las que los antisistema se plantearán concurrir no solo en Cataluña, sino también en la Comunidad Valenciana y Baleares.

La nueva dirección abrirá además el debate sobre la posibilidad de presentar candidaturas de la CUP en las autonómicas valencianas y baleares. También se abrirá el debate sobre una eventual candidatura antisistema al Parlamento Europeo, así como la continuidad de la CUP en el Congreso, tras concurrir por primera vez en las últimas elecciones generales.

Aunque el objetivo esencial sigue siendo preparar el próximo «envite al Estado» para hacer realidad la independencia, insiste la candidatura de Sirvent. Especialmente en un contexto, lamentan, de «consolidación de un escenario de estabilidad institucional y social que ha agotado el pulso que significó la celebración del referéndum del 1-O».

Se ha consolidado un escenario de estabilidad institucional y social que ha agotado el pulso del referéndum del 1-O»

En otras palabras, recriminan a la ERC de Pere Aragonès haber facilitado la distensión auspiciada por el Gobierno de Pedro Sánchez con los indultos a los líderes del procés. Mientras, se lamentan, «el peso de la represión se hace más evidente como herramienta de perpetuación del Estado, control y neutralización de prácticas de disidencia».

La candidatura oficializada este martes se votará de forma telemática entre el 7 y el 9 de marzo y los resultados, con pocas sorpresas, se comunicarán el 10 de marzo. En la lista colectiva predominan los representantes de Endevant -una de las principales organizaciones que conforman la CUP, la menos pactista, de la que forma parte Anna Gabriel- como la propia Sirvent o Edgar Fernández.