El juzgado de lo penal nº6 de Barcelona ha dejado vista para sentencia el segundo juicio por desobediencia contra el ex presidente de la Generalitat, Quim Torra. Lo ha hecho en una vista oral en la que Torra ha plantado al tribunal alegando que no quiere «legitimar un juicio político», mientras su abogado, Gonzalo Boye, ha llegado a ligar la acusación contra Torra con la Rusia de Vladimir Putin.

Boye ha tachado de «acusación política» la causa contra el ex presidente catalán, apuntando que la Fiscalía no ha actuado contra el Ayuntamiento de Barcelona por colgar pancartas contra la violencia machista o la guerra de Ucrania. Ha ligado esa acusación «teñida de contenido político» con la resolución del Consejo de Europa en la que se cuestionaba una supuesta persecución judicial a los líderes independentistas y ha advertido que esa resolución «no es una anécdota».

«Si fuera anecdótico Putin no se hubiera ido del Consejo de Europa, no nos vayamos a encontrar un día sentados junto a Putin», ha concluido Boye. Lo ha dicho en un informe final cargado de ironía, en el que también ha preguntado a la sala si «no hubiera sido más sencillo quemarlo en la hoguera y no ahorrábamos el papel».

Insumisión institucional

La fiscal, por su parte, ha acusado al ex president de haberse instalado durante su mandato en la «insumisión institucional». Torra, ha recordado el ministerio público, «debe cumplir los requerimientos judiciales» pero optó por esa desobediencia sistemática. Desobediencia cuyas víctimas «podían ser la Junta Electoral o el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña».

La fiscal ha añadido que el problema nunca fue el contenido de las pancartas impuestas por Torra en defensa de la existencia de «presos políticos», sino el «uso indebido de las instituciones». Un uso en el que el presidente independentista olvidó la debida neutralidad institucional.

Plantón

Torra ha anunciado su plantón en las redes sociales, apenas una hora y media antes del inicio de la vista, a la que debía llegar arropado por dirigentes de JxCat, ERC y la CUP que ya habían anunciado su asistencia.

«No legitimaré un nuevo juicio político con mi presencia en el juicio» argumenta Torra, que pide «amparo a los tribunales internacionales» porque «sabemos que los independentistas no encontraremos justicia en los tribunales españoles» porque no tienen en cuenta «los derechos fundamentales universales».

«Hoy me vuelven a juzgar por no haber obedecido las órdenes de un tribunal» por no retirar las pancartas de apoyo a los presos políticos, explica Torra en un vídeo colgado en sus redes sociales. «Sí, desobedecí estas instrucciones ilegales porque no podía hacerlo de otra manera, mi deber era respetar y obedecer los derechos fundamentales» argumenta Torra.

Segundo juicio por desobediencia

Este segundo proceso por desobediencia contra Torra parte de una denuncia de la organización Impulso Ciudadano (IC) por colgar de nuevo la pancarta tras las elecciones generales de 2019. Impulso Ciudadano solicita que se le imponga la pena 108.000 euros de multa y una inhabilitación especial para el ejercicio de cargos públicos electivos así como para el ejercicio de funciones de Govern por tiempo de dos años.

Impulso Ciudadano argumenta en este proceso que al volver a colgar la pancarta, Torra «vulneró la neutralidad ideológica de los entes públicos» que garantiza la Constitución, así como la libertad de pensamiento, «en su vertiente negativa, aquella que exige de los poderes públicos un comportamiento de imparcialidad» incompatible con defender la libertad de «políticos presos y huidos relacionados con la causa que sigue el Tribunal Supremo». 

Rectificación Gonzalo Boye

Gonzalo Boye ha dirigido una comunicación a este diario en ejercicio de su derecho de rectificación:

-El sr. Boye no ha ligado la acusación contra el MHP Torra con la Rusia de Putin, simplemente se ha limitado a establecer que la descalificación que la Sra. Fiscal hizo de la Resolución 2381 de 2021 de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, calificándola de «documento anecdótico» era asimilable a las descalificaciones que de los órganos europeos realiza el Sr. Putin

-El sr. Boye no ha usado como ejemplo ni reclamado ningún tipo de actuación en contra del Ayuntamiento de Barcelona ni de ninguna otra entidad catalana, tan solo, y basándose en las pruebas practicadas en el juicio, ha puesto de manifiesto que, como manifestaron los Mossos que comparecieron como testigo al juicio a petición de la Fiscalía, las únicas pancartas criminalizadas en Catalunya eran aquellas que eran vinculadas al independentismo.