España | Tribunales

Isabel Peralta, la ultraderechista española a la que Alemania expulsa por llevar una esvástica

La joven, a la que la Fiscalía denunció por "apremiar a la violencia y hostilidad contra los migrantes marroquíes y musulmanes”, fue invitada por un grupo neonazi para formarse en el país

Isabel Peralta, la joven a la que Alemania impidió este jueves la entrada en el país por portar una bandera y un llavero con la esvástica nazi y el libro Mein Kampf de Adolf Hitler, ya está bajo el foco tanto de la Policía alemana como de la Fiscalía española. Tras encontrar dichos objetos en su maleta, las autoridades alemanas procedieron a expulsarla del país.

La Fiscalía de Madrid presentó el año pasado dos denuncias contra la joven, convertida en musa del neofascimo, por presunto delito de odio. Según el Ministerio Público, Peralta apremió «a la violencia y hostilidad contra los migrantes marroquíes y musulmanes» durante una concentración del pasado 18 de mayo organizada por Bastión Frontal, grupo del que es líder visible.

Isabel Peralta protagonizó titulares de prensa en febrero de 2021 como oradora estrella de un acto en apoyo a los muertos de la División Azul (voluntarios españoles que viajaron a Rusia para luchar junto al Ejército de Hitler contra la Unión Soviética). En dicho acto, consideró a los judíos «culpables de todo mal». Tanto la joven como los organizadores de aquella marcha fueron denunciados por el Ministerio Público, por un posible delito de odio.

Con el brazo derecho en alto, camisa azul falangista y lenguaje corporal desafiante, la imagen de Isabel Peralta se hizo viral, entre manifestantes de extrema derecha, mayoritariamente hombres adultos que la vitoreaban como su musa. Ella acababa de alcanzar la mayoría de edad. Su viralidad fue tal que el grupo fascista alemán Der III Weg (Tercer Sendero), del que forman parte neonazis expedientados por participar en asociaciones prohibidas en Alemania por exaltación del antisemitismo, la becó y en septiembre 2021 viajó a Dusseldorf para realizar un curso de formación en propaganda y movilización callejera, según adelantó Caso Abierto, de Prensa Ibérica. Con el objetivo de localizar e intimidar a extranjeros sin papeles, dicho grupo, el Der III Weg, organizó el año pasado marchas a las fronteras de Alemania con países limítrofes.

El grupo liderado por Isabel Peralta surgió en la pandemia

Peralta domina las redes sociales. En Twitter lanzó mensajes racistas y xenófobos, aunque su cuenta ya no está activa; Instagram le cerró su perfil por el contenido que divulgaba, según afirmó ella misma en uno de sus recientes vídeos de Youtube. En dicha red social sí continúa difundiendo explicaciones históricas sobre, entre otras cuestiones, el origen de Falange Española y, recientemente, sobre la «tiranía feminista«. Isabel Peralta se define como «nacionalsocialista y fascista, que no nazi», término que ella misma, dice, encuentra «despectivo».

Sin embargo, Bastión Frontal, el grupo que Isabel Peralta lidera, según la Fiscalía, basa su razón de ser en un «extremismo violento identitario de derechas«. El Ministerio Público presentó una denuncia contra dicha organización, de la que forman parte menores de edad y mayoritariamente jóvenes que no alcanzan los treinta años. Dicho Ministerio se basa en un informe de la Policía de Madrid que alertó de que se habían dirigido el pasado verano de 2021 al centro de acogida de menores extranjeros no acompañados de la Casa de Campo. Ahí podían leerse mensajes como «la islamización es imparable» en las pancartas que portaban. En una de sus marchas hacia el centro, instaban a la ciudadanía a «expulsar» a los menas (menores extranjeros no acompañados) de San Blas, el barrio donde la Policía sitúa el nacimiento de Bastión Frontal la primavera de 2020, en plena pandemia.

Cuando su actividad ya había sido denunciada por el Ministerio Fiscal, el movimiento Bastión Frontal continuó su actividad en las redes sociales. «Volvemos a repetirlo. Son un foco de robo, delincuencia y violaciones: los barrios se han convertido en zonas inseguras y violentas. No los queremos ni en los barrios ni en las ciudades. En Casa de Campo, en Hortaleza o donde sea. Los queremos fuera de nuestras fronteras #MenasNo», publicaban en redes sociales. Dichas expresiones no se encuadran en la libertad de expresión, según la Fiscalía. Más bien, son constitutivas de delito de odio del artículo 510 del Código Penal, dado que instan a la hostilidad, discriminación o violencia contra un grupo por razón de su pertenencia aquel y por motivos racistas.

Bastión Frontal: similitudes con la extrema derecha europea

El grupo Bastión Frontal nació inspirado en el grupo neofascista Bastión Social francés. Imita la vestimenta, el comportamiento y los lemas homófobos y antisemitas, así como contra la inmigración africana y árabe, de los movimientos de extrema derecha o neonazis que proliferan durante los últimos años en Centroeuropa y de los que bebe Peralta, a juzgar por la invitación que recibió de Alemania y el contenido de sus discursos y publicaciones en redes sociales.

Tal como consta en la segunda denuncia de la Fiscalía contra ella, Peralta encabezó una convocatoria sin permiso de la Delegación del Gobierno en la calle Serrano de Madrid, frente a la Embajada de Marruecos, el 18 de mayo de 2021, donde identificó «inmigración con invasión» y gritó: «¡Muerte al invasor!«. Dicho evento coincidía en tiempo con la entrada masiva de inmigrantes marroquíes en la frontera de España con Marruecos, por la playa de Tarajal (Ceuta). En dicha concentración que tuvo lugar en el centro de Madrid, cinco manifestantes acabaron detenidos por enfrentarse a la Policía.

«La llegada masiva de inmigrantes que acaban con nuestra polifonía, que acaban con nuestra cultura, que acaban con nuestra identidad moral y que acaban con lo que viene siendo España y Europa, y eso no lo vamos a permitir», gritó. «Si nosotros no los frenamos esto será inminente porque la inmigración en Europa va a suplantar nuestra raza (…) y
nosotros somos los únicos que vamos a luchar por ello…», fue una de sus consignas en el discurso en el que reiteró su idea de luchar contra los migrantes porque «no vamos a dejar que nos
invadan», se puede leer en la denuncia del Ministerio fiscal. Durante la convocatoria se expusieron pancartas en las que se leyó: «Ni el Rey ni el Gobierno ni la UE frenarán el expansionismo marroquí» o «Mohamed VI quita tus sucias manos de nuestra tierra… Adelante España».

Se define en entrevistas de prensa a sí misma como racista y contraria a la «mezcla» de razas. En uno de los vídeos de Youtube de Isabel Peralta, esta se pasea con un elegante vestido de seda negro ceñido al cuerpo delante del palacio Belvedere de Viena. Parafraseando con tono épico a Pierre Krebs, ensayista franco-alemán inspirador de la Nueva Derecha alemana, la joven sostiene que «todo puede volver a comenzar de nuevo para los europeos. En la medida en que las cualidades hereditarias de una raza se mantienen sanas, la energía y la audacia de sus antepasados puede volver a resurgir».

Te puede interesar

Comentar ()