Cataluña | España

JxCat se queda sin candidatos en Barcelona y Girona para las municipales de 2023

Marta Madrenas no concurrirá a las próximas elecciones municipales en 2023. La alcaldesa de Girona, única capital de provincia en manos de JxCat, ha anunciado este lunes que no volverá a liderar la candidatura del partido porque «lo óptimo es no ir más allá de dos mandatos». El partido de Carles Puigdemont se queda así sin candidatos en Barcelona y Girona a un año de los comicios, y a un mes del congreso en el que Laura Borràs y Jordi Turull sustituirán a Puigdemont y Jordi Sánchez al frente de JxCat.

Madrenas ha hecho pública su decisión en una comparecencia en el consistorio, el día en que JxCat abría el proceso de primarias para elegir el candidato a las municipales de 2023. «Siempre he defendido que en una ciudad tan importante como Girona hay que renovar los liderazgos en plazos relativamente cortos», ha añadido.

Pese a la renuncia, Madrenas asegura estar «muy fuerte» y promete que durante el año que resta para las elecciones su equipo seguirá «trabajando intensamente». Ha reafirmado también su compromiso con Junts, partido por el que es diputada en el Parlament.

Dos bajas en dos semanas

La retirada de Madrenas se suma a la de Elsa Artadi hace poco más de dos semanas. Dos renuncias en dos plazas clave a un año de las elecciones en las que JxCat se juega una batalla fundamental: hacerse con la red territorial de la antigua Convergencia. El partido convocará a partir de ahora las primarias para elegir candidatos, pero «construir» candidaturas en las dos capitales no entraba los planes del partido, inmerso en una renovación de su liderazgo.

Además, Girona ha sido históricamente el mejor bastión de JxCat. También lo era de CiU, y el hecho de que Puigdemont gobernara la ciudad antes de saltar a la Generalitat da al partido especial ventaja en este ayuntamiento. En 2019, Madrenas ganó con 9 regidores y el 31% de los votos. Cuatro años antes, CiU obtuvo 10 regidores y un 32% de los sufragios con Carles Puigdemont.

Madrenas asegura que su decisión no ha tenido nada que ver con el hecho de que Puigdemont haya decidido no optar a la presidencia de Junts. Pero lo cierto es que las renuncias de Artadi y Madrenas suman dificultades a la nueva dirección de Borràs y Turull, antes incluso de estrenarse.

Batalla por la herencia de CDC

En los últimos meses JxCat, PDeCat y Centrem han librado una batalla nada soterrada por sumar a sus siglas a los alcaldes ex convergentes que no se sumaron a la escisión que supuso la creación de Junts. Unos 60 alcaldes que permanecieron fieles al partido que sigue presidiendo Artur Mas, pero ahora dudan de la viabilidad del PDeCat. Especialmente tras quedar fuera del Parlament en las elecciones de 2021.

Muchos de ellos habían llegado a acuerdos de no agresión con Jordi Sánchez, todavía secretario general de JxCat, para evitar que el partido de Puigdemont presentara candidaturas rivales en sus municipios que dieran la victoria a ERC. Se comprometían, a cambio, a sumar sus votos a los de JxCat en diputaciones y consejos comarcales.

Está por ver si esos alcaldes -recelosos del camino de confrontación emprendido por Puigdemont- mantienen el acuerdo con el partido liderado por Borràs, con un peso cada vez mayor de los independientes que reniegan de la herencia convergente.

Te puede interesar

Comentar ()