España En la reunión con los parlamentarios del PP

Feijóo ya ejerce de líder en el Senado: "Propongo rebelarnos contra el sanchismo y el populismo"

Apuesta por transitar por un camino "menos espectacular" en el Congreso y el Senado que el seguido por el Gobierno, sus socios o Vox para erigirse como única "alternativa" política

(I-D) La secretaria general del PP y portavoz del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso, Cuca Gamarra; el presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo; y el portavoz del Grupo Parlamentario Popular en el Senado, Javier Maroto; llegan juntos a la reunión plenaria de los grupos parlamentarios del PP.

(I-D) La secretaria general del PP y portavoz del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso, Cuca Gamarra; el presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo; y el portavoz del Grupo Parlamentario Popular en el Senado, Javier Maroto; llegan juntos a la reunión plenaria de los grupos parlamentarios del PP. EP

El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, ha reunido este viernes en el hemiciclo del Senado a los distintos grupos parlamentarios del partido, tanto en el Congreso de los Diputados, la propia cámara alta y el Parlamento Europeo. Allí ha querido inaugurar su etapa al frente de tres estructuras renovadas y «cerradas» -y como senador autonómico- para erigirse como auténtica alternativa al Gobierno. Asimismo, para dar las principales directrices de gestión y actuación de cara a lo que resta de legislatura; para estar «preparados» por si Pedro Sánchez decide apretar el ‘botón’ electoral.

«Propongo rebelarnos contra la política que, mayoritariamente, he encontrado desde que asumí la presidencia. Contra el desprecio al orden constitucional y autonómico, cuya cogobernanza se proclama pero no se practica», ha señalado Feijóo refiriéndose al Gobierno frente a todos los representantes nacionales y europeos de la formación. No obstante, también ha tenido unas palabras «contra el desprestigio populista que, con el calor de las distintas oleadas de indignación, algunos políticos de distinto signo han intentado levantar contra nuestras instituciones» ha expresado aludiendo a Unidas Podemos o Vox.

Frente a ello, ha destacado, el PP piensa «contribuir a proteger y prestigiar las instituciones». «Me rebelo contra el servilismo sanchista que sin pudor está sacrificando los intereses de todos frente a los intereses de los que quieren fracturar los de todos», apelando sus pactos con el independentismo de Esquerra Republicana y EH Bildu.

Para Feijóo, durante el monográfico para comparecer sobre el caso del espionaje con Pegasus, Pedro Sánchez «desaprovechó la oportunidad de ofrecer explicaciones». El líder popular considera que el presidente actuó más como «líder de la oposición a un gobierno del PP» que como máximo responsable del Ejecutivo. «Y es normal», dice, «porque el resultado de un gobierno como el que tiene ahora va a exigir un cambio». «Sánchez no gobierna, lo hacen sus socios; no gestiona, no es capaz de controlar la deriva inflacionista; pone en riesgo la viabilidad de las empresas y las familias, o la llegada de los fondos europeos; miente con las previsiones como demuestran los estudios; y sacrifica incluso las instituciones del Estado para ganar unos meses más en la presidencia», ha explicado el ‘número uno’ del PP.

A consecuencia de ello, ha determinado, el PP tiene tanta responsabilidad. «Una gran parte de la sociedad tiene puesta la confianza en nosotros, porque es consciente de que hemos escrito muchas de las páginas de la democracia española. Desde el trabajo y el respeto a las instituciones». En ese sentido, ha reafirmado su compromiso con el Estado y, de ahí, su predisposición a seguir siendo un apoyo firme al PSOE, como gran partido nacional. Todo pese a los «insultos».

Desde mi nombramiento en Sevilla “he tratado de defender el interés general con hechos apoyando al Gobierno, pero que nadie me pida participar en una ficción en la que por la mañana se insulta y difama al primer partido de la oposición, y por la tarde se pide negociar en un cuarto secreto como si nada hubiera pasado. Que no cuenten para eso”, ha asegurado Feijóo.

El dirigente popular entiende que «el mal gobierno está más cómodo insultando o confrontando» con Vox y pactando con aquellos que «no tienen más argumentos que el insulto al Estado», pero, según ha dicho, «los españoles se han dado cuenta de ello y están casado». Por ello, mantendrá esa postura pactista mientras se organizan para concurrir a unas generales como alternativa.

Petición a los grupos

Feijóo ha resaltado la «enorme confianza» que tiene depositada en los distintos Grupos parlamentarios del PP y en sus liderazgos recién ratificados. «No puedo pediros mucho porque ya lo estás haciendo todo; pero quiero trasladaros mi propuestas», ha indicado. El presidente del partido demanda «ser mejor que los demás en el fondo y en las formas» para «estar a la altura del país que representamos». Para ello, sugiere no instalarse en el rechazo, sino contribuir para situar a España en «un rumbo claro».

Tras la conformación del organigrama completo de Génova y los equipos, ha instado a «trabajar en un proyecto». Porque sin ello, «nada tiene sentido». Debemos «trabajar con estilos diferentes, para que todos los españoles se vean representados». Es necesario «una confrontación honesta», pero sin caer «en el insulto». «Os pido que contribuyáis todos los días para volver a dignificar el parlamentarismo español», ha solicitado. La petición máxima del líder de la oposición es trabajar con educación, porque «la cámara no es una red social en la que competir con zascas». Tampoco es «un circo», ha añadido.

Feijóo ha criticado la deriva atravesada por la política en los últimos años. No quiere que en el Congreso o en el Senado, los representantes populares caigan en «las formas del Gobierno». «El objetivo no debe ser sobresalir», sino trabajar de manera seria: «prefiero una crítica razonada a un titular llamativo; una iniciativa útil a los españoles, que una foto que sirva para satisfacer el ego del retratado; o una enmienda correcta al Presupuesto que un tuit ingenioso de un diputado».

Si actúan así, ha determinado, la sociedad empezará a percibir al PP como la única «alternativa» clara, porque «hay muchos españoles que nos están esperando», ha dicho. «El camino del PP es el menos espectacular, pero el mejor para los ciudadanos». Debemos asumir «errores», pero «explicar lo que proponemos y defendemos: la unidad de la nación, la responsabilidad de gasto, la planificación frente la improvisación, el rigor frente a la frivolidad y un cambio de prioridades y exigencias con nosotros mismos».

Te puede interesar

Comentar ()