España

Sánchez elude su responsabilidad en el pinchazo de Aragonès: "El Gobierno no interviene en las decisiones operativas del CNI"

Anuncia una nueva Ley de Secretos Oficiales, ya comprometida desde haces meses, y modificar los controles judiciales del CNI conforme las recomendaciones del Defensor del Pueblo

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, comparece en el Congresos sobre el espionaje con 'Pegasus' a líderes políticos independentistas, a miembros del Ejecutivo, y que provocó la destitución de la directora del Centro Nacional de Inteligencia (CNI).

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, comparece en el Congresos sobre el espionaje con 'Pegasus' a líderes políticos independentistas, a miembros del Ejecutivo, y que provocó la destitución de la directora del Centro Nacional de Inteligencia (CNI). EP

El presidente del Gobierno ha querido dejar claro durante su intervención ante el pleno para explicar el caso Pegasus que el Ejecutivo «no decide sobre las decisiones operativas», de modo que ha eludido su responsabilidad respecto a si conocía o no que el CNI había intervenido el móvil de 18 dirigentes independentistas, entre ellos, el del actual presidente de la Generalitat, Pere Aragonés. Sánchez ha llamado a no entrar «en especulaciones» y cuestionado en buena medida el informe de Citizenlab.

Entre las medidas concretas ha anunciado dos iniciativas legislativas para reforzar el marco regulatorio de los servicios de inteligencia. Por un lado, una nueva ley de Secretos Oficiales, para sustituir a la vigente de 1968, ya comprometida desde diciembre y bloqueada por ellos mismos en el Congreso. «Es fundamental que se adapte a los principios democráticos y constitucionales», ha argüido Sánchez. Asimismo, propone reformar la ley orgánica reguladora del control judicial del CNI conforme las recomendaciones del Defensor del Pueblo, tal y como adelantó El Independiente, además de aumentar las capacidades de inteligencia y la coordinación entre el Centro Criptológico Nacional y la ciberseguridad.

Por lo demás, ha justificado que entre 2015 a 2020, la ofensiva soberanista en Cataluña «causó una enorme preocupación para la seguridad nacional, de ahí que se propusieran las medidas oportunas, pero el Gobierno no decide sobre las decisiones operativas, eso ha podido pasar con otros gobiernos». En todo caso, ha dicho no conformarse con la demostración de que no hay espacio para la actuación ilegal de los servicios del Estado, para su uso indigno o para intentar ocultar la vergüenza de la corrupción».

Además, lamenta que este hecho haya «laminado la confianza política» con la Generalitat. “Y como quiera que al calor de estas noticias ha puesto en duda el compromiso del Gobierno con la política de diálogo y de reencuentro con Cataluña, espero poder despejar las dudas”, ha afirmado dirigiéndose a los escaños de ERC. “Esos momentos tan duros, difíciles y dramáticos que vivió la sociedad son tiempos pasados”, ha subrayado para agregar que eso “no quiere decir que el conflicto político esté superado, pero lo hemos devuelto al territorito de la política. Gracias al dialogo hay una amplia mayoría de catalanes que creen en la vida del diálogo y de reencuentro”.

Relaciones de Puigdemont con Rusia

Consciente de que con este debate se juega en buena medida la tranquilidad para el resto de la legislatura, y tras afirmar que «no voy a entrar a valorar las comprometidas relaciones de algunos dirigentes independentistas con países extranjeros, tampoco las dudas razonables por la metodología del informe de Citizenlab«, se ha reivindicado al afirmar que lo que «ha hecho el Gobierno es manifestar su plena disposición a desclasificar la información que le sea notificada en sede judicial».

Pese a sus defectos “nuestra democracia es sólida. Mi compromiso con la regeneración democrática continúa y se extiende a todos los ámbitos del Estado, también al de la seguridad nacional, que exige rigor y cumplimiento de la legalidad”. Y tras agradecer el trabajo de las FSE y de los servicios de inteligencia, si bien ha justificado que este trabajo “exige discreción, que no debe confundirse con opacidad, la preservación de cierta información no es una actuación ilegítima o irregularidad democrática y mucho menos una conculcación” de la ley.

Sin hacer ninguna alusión al cese de la que fuera responsable del CNI, Paz Esteban, Sánchez asegura que su Ejecutivo está “comprometido con la regeneración democrática. Con este gobierno no hay policía paralela”. Transparencia, colaboración “incondicional” con la justicia y refuerzo de los servicios públicos ha sido la fórmula que ha propuesto para despejar dudas en una intervención que ha arrancado con una andanada contra los populares, casi ejerciendo de oposición al primer partido de la oposición.

Arremetida contra el PP

“Pusimos todos los instrumentos del Estado al servicio de la Justicia. Conocimos el caso Gurtel, Púnica, Lezo, Taula, Fitur o Bárcenas y luego la Kitchen al servicio de los intereses más oscuros. Todavía hoy descubrimos detalles de las acciones ilegales, antidemocráticas. Hemos escuchado audios en que dirigentes del PP compadrean con esa policía paralela y les proponen acciones ilegales en un lenguaje descarado que provoca autentica vergüenza ajena. ¿De verdad que el PP nada tiene que decir? ¿Cómo vamos a estar seguros de que esos comportamientos no van a repetirse?».

Te puede interesar

Comentar ()