España

Sánchez se escuda ahora en Villarejo y la "libretita" de Bárcenas para esquivar el escándalo Pegasus

El presidente del Gobierno ha asegurado a Aitor Esteban que ni Policía ni Guardia Civil disponen del sistema israelí, pero el portavoz vasco no se fía

Gamarra muestra una foto de Sánchez con los independentistas.

Gamarra muestra una foto de Sánchez con los independentistas. EFE

La «libretita» del ex tesorero del PP Luis Bárcenas y los tratos de distintos dirigentes populares con el ex comisario Villarejo le han servido al jefe del Ejecutivo para replicar a Cuca Gamarra en la sesión de control al Gobierno. Las revelaciones de las conversaciones del controvertido e imputado comisario con María Dolores de Cospedal o Esperanza Aguirre ha sido el argumento para sostener que el PP de hoy «se parece no al de ayer, que fue fulminado por denunciar casos de corrupción, sino al de anteayer», y eludir así el escándalo sobre el uso del sistema Pegasus.

En cambio, «el de hoy está más pendiente de la ‘libretita’ de Bárcenas, de destruir ordenadores, de llamar a Villarejo o hacer un policía mal llamada patriótica», ha insistido en alusión a los intentos de Cospedal de impedir la difusión de los anotaciones de Bárcenas con la contabilidad del partido. «Las verdades duelen. -ha proseguido el jefe del Ejecutivo- Frente a los villarejos y la destrucción de ordenadores fueron condenados por corrupción y mientras están más pendientes de parar esa ‘libretita’ el gobierno está a lo que importa».

Gamarra, que ha llegado a hablar de «pacto diabólico» con el soberanismo, le había preguntado con anterioridad respecto a cómo fue posible que en 2020 sacara adelante la votación de investidura gracias a los políticos a los que se estaba espiando por considerarlos un peligro para la seguridad del Estado, como es el caso de Pere Aragonès. «Su Gobierno supo semanas antes de su investidura que por orden judicial se investigaba a dirigentes independentistas. La clave fueron las 18 abstenciones de ERC y Bildu. A ellos les debe ser presidente. ¿Ha hecho suficientes concesiones al independentismo por su apoyo parlamentario o le quedan muchas por hacer?», le ha interpelado.

Sánchez ha asegurado a Aitor Esteban que ni Policía ni Guardia Civil tienen el Pegasus, pero el portavoz vasco no se fía

«La diferencia -ha respondido Sánchez- es que ustedes mandaban piolines en Cataluña y con nosotros juega la selección española sin problema. Ahora más del 70 por ciento de los catalanes no considera la independencia una prioridad. Eso se llama concordia frente a discordia».

Por otro lado, ha asegurado a Aitor Esteban que ni Policía ni Guardia Civil disponen el sistema Pegasus, tal y como ya señaló el Ministerio del Interior. Pero el portavoz del PNV no las tiene todas consigo. «Que lo diga usted es importante», ha replicado el vasco para agregar que «yo tomo nota y veremos en unos meses qué pasa». Es más, le ha pedido que «se asegure bien porque este es un instrumento muy invasivo y el gobierno debe tener cuidado».

Lo cierto es que por mucho que Moncloa intente pasar página de este caso, todavía quedan varios capítulos por delante, entre otros, la comparecencia presidencial del próximo jueves y la restauración de las relaciones con ERC.

Precisamente, Sánchez ha indicado a preguntas de Mertxe Aizpurua, de Bildu, su voluntad a mantener las vías de diálogo con el independentismo catalán. La ciudadanía, a juicio de Sánchez, «quiere seguir con las conversaciones. El Gobierno ha dado pasos firmes por el reencuentro, la reconciliación y la concordia. La confianza que tiene el gobierno de España en restablecer ese diálogo es rotunda y con disponibilidad a reunirnos y a convocar la mesa de diálogo cuando lo considere también la parte catalana», aunque no ha especificado fecha para su cita con Aragonès ni para una mesa que vuelve a dormir el sueño de los justos.

Te puede interesar

Comentar ()