España

Paz Esteban pide cobrar la cesantía tras su destitución como directora del CNI

La ex jefa de los espías no podrá ejercer otra actividad, aun renunciando a la retribución, mientras perciba esta indemnización

Paz Esteban, el día que acudió a la comisión de secretos oficiales del Congreso.

Paz Esteban, el día que acudió a la comisión de secretos oficiales del Congreso. EP

Paz Esteban, la directora del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) destituida por la brecha de seguridad que afectó a los teléfonos de Pedro Sánchez y de los ministros Margarita Robles (Defensa) y Fernando Grande-Marlaska (Interior), ha solicitado la indemnización compensatoria a la que tiene derecho tras cesar como alto cargo. Mientras cobre dicha prestación no podrá ejercer otra actividad aunque renunciara a la retribución.

El pasado 11 de mayo, el día que el Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó el real decreto por el que se disponía su relevo, Esteban cumplimentó el formulario (el denominado modelo 14) por el que solicitaba la cesantía. El documento tuvo entrada en la Oficina de Conflicto de Intereses -el departamento adscrito al Ministerio de Hacienda y Función Pública que se encarga de tramitar estas solicitudes y resolver las peticiones de compatibilidad- al día siguiente, dentro del plazo de 15 días hábiles de que disponía.

La Ley reguladora del ejercicio del alto cargo de la Administración General del Estado prevé la posibilidad de que cuando aquél cesa en su responsabilidad pueda percibir una compensación económica durante un periodo máximo de dos años. En concreto, la indemnización equivale al 80 % de la retribución que tenía cuando ocupaba el puesto y las mensualidades van en función del tiempo que hubiera desempeñado dicho cargo.

Solicitud presentada por la ex directora del CNI.

Según establece la norma, el cobro de este tipo de pensión es «incompatible» con cualquier retribución procedente tanto de los presupuestos de las administraciones públicas como de cualquier empresa privada e impide ejercer una actividad económica pública o privada remunerada aunque se renunciara a dicha asignación.

Paz Esteban fue nombrada secretaria de Estado-directora del Centro Nacional de Inteligencia el 4 de febrero de 2020, si bien interinamente estaba al frente de los servicios secretos desde julio de 2019 tras expirar el mandato de Félix Sanz Roldán. La ex jefa de los espías ha desarrollado toda su carrera profesional en el CNI, donde ingresó en 1983 como analista en la división de Inteligencia Exterior y donde fue progresando hasta ocupar la máxima responsabilidad. Mano derecha del general conquense, fue su directora de gabinete y secretaria general.

Esteban no podrá ejercer otra actividad, aun renunciando a la retribución, mientras cobre esta pensión

De momento, no ha trascendido ni el número de mensualidades que tendrá derecho a percibir ni la cuantía económica que le corresponde. El sueldo del director de los servicios de Inteligencia es ‘secreto’ y no se detalla en el portal de la transparencia, donde sí se refleja la retribución bruta anual de otros 47 altos del Ministerio de Defensa (organismo del que depende el CNI). Entre ellos el de Margarita Robles: 89.787,62 euros en 2021.

Sí figura el de la persona que ocupaba el pasado año la Secretaría de Estado de Defensa y hoy dirige precisamente el Centro Nacional de Inteligencia: Esperanza Casteleiro (131.146,88 euros, incluidos sus 13 trienios como funcionaria). Fue, con diferencia, el alto cargo de dicho ministerio con la remuneración más elevada.

La indemnización por cese también la solicitó el antecesor de Paz Esteban en el puesto. Sanz Roldán tuvo derecho a percibir 6.848,98 euros al mes durante dos años, si bien no agotó esta prestación tras fichar como asesor en asuntos internacionales de Iberdrola en julio de 2020. Según se detalla en el portal de la transparencia, el ex jefe de los Servicios de Inteligencia cobró del erario 35.778,33 euros tras cesar en el cargo.

Espionaje al Gobierno

El pasado 2 de mayo, el Gobierno anunció en una comparecencia informativa que había denunciado ante la Audiencia Nacional la brecha de seguridad que habían sufrido los teléfonos de Pedro Sánchez y de la ministra Robles, sustrayéndole más de 2,73 gigas de información tras haber sido infectado con la aplicación espía Pegasus. El hackeo había tenido lugar entre mayo y junio de 2021, en plena crisis diplomática con Marruecos.

La existencia de dicho fallo fue la razón esgrimida por el Ejecutivo de Pedro Sánchez para justificar la destitución de Paz Esteban como jefa de los Servicios de Inteligencia. El cese se consumó días después de que la ya ex alto cargo se negara a dimitir, como le había pedido la ministra de Defensa y ha informado este diario. Robles la había defendido públicamente hasta entonces.

De esta forma, el Gobierno ha descargado toda la responsabilidad por la polémica del caso Pegasus -programa con el que el CNI espió con amparo judicial al menos a 18 dirigentes independentistas, entre ellos el hoy president Pere Aragonès- en Esteban, a pesar de que la seguridad integral del jefe del Ejecutivo (incluidas las comunicaciones) depende del Departamento de Seguridad de La Moncloa y no de los servicios secretos. Así lo reconoció en respuesta a una pregunta parlamentaria formulada por el grupo de Vox en el Congreso de los Diputados en septiembre de 2020.

Nacida en 1958, la ex directora soñaba con jubilarse en el Centro Nacional de Inteligencia, organismo al que ha dedicado 39 años de servicio. Así se lo confesó a la periodista Pilar Cernuda en el libro No sabes nada de mí. Quiénes son las espías españolas (La Esfera de los Libros, 2019) durante su etapa como secretaria general: «Mi salida va a ser fácil, porque, por edad, no me queda mucha vida activa y, cuando llegue el momento de dejar de ser secretaria, lo que tengo claro es que me quiero jubilar aquí».

Ese deseo se truncó definitivamente en la mañana del pasado 10 de mayo, cuando el Consejo de Ministros acordó su destitución para rebajar la tensión con el independentismo catalán a cuenta del espionaje. Eso sí, «agradeciéndole los servicios prestados».

Te puede interesar

Comentar ()