España

Sánchez se niega a condenar a Marruecos por la represión en la valla de Melilla

Un grupo de migrantes junto a la valla de Melilla.

Un grupo de migrantes junto a la valla de Melilla. EP

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se niega a condenar a Marruecos por la represión en la valla de Melilla en una entrevista en El País publicada este domingo. «Da la sensación algunas veces de que pensamos qe países como Marruecos no sufren la migración irregular. España y Europa tienen que ser solidarias también con Marruecos», explica.

Preguntado por la situación vivida el pasado 24 de junio en la valla de Melilla, donde un intento de entrada de cerca de 2.000 migrantes se saldó con cerca de 23 fallecidos, según las autoridades marroquíes, y numerosos agentes heridos, Pedro Sánchez afirma que España «siempre ha defendido la migración regular y ordenada».

«Lo que ocurrió en la valla de Melilla es el último episodio de una tragedia que empieza mucho antes, a muchos kilómetros. Fue un ataque violento a las fronteras de nuestro país, fueron armados», argumenta.

Cuestionado sobre si se están cumpliendo los derechos humanos, Sánchez contesta: «Me parece que esa respuesta la tiene que dar Marruecos. Nosotros tenemos que hablar de lo que estamos haciendo en España. Y también tenemos que reconocer el esfuerzo que está haciendo Marruecos, que también está sufriendo la presión de la migración irregular por defender, en este caso, las fronteras que no son suyas, que son las fronteras de España. Y yo solamente, lamentando la pérdida de vidas, defiendo que la desigualdad es la principal causa de la migración. Los verdaderos culpables son las mafias».

El presidente del Gobierno reconoce que, tras los sucesos de la valla de Melilla, no ha hablado directamente con ninguna autoridad de Marruecos pero insiste en que «la relación entre ambos gobiernos es francamente positiva».

Por otro lado, Sánchez insiste en la entrevista en El País en denunciar el impacto de «poderes oscuros» en su gestión. «Lo que quieren estos poderes es muy claro: que los progresistas nos demos por vencidos. Y no lo vamos a hacer. Lo que quieren es que bajemos la cabeza. Y no vamos a bajar la cabeza. Vamos a tener la cabeza bien alta en la defensa de los intereses de la mayoría social de este país», asegura, al tiempo que denuncia que «las terminales políticas y mediáticas tienen una capacidad de tratar de desmovilizar al electorado progresista».

El presidente del Gobierno descarta el cambio de portavoces o ministros: «Tienen todo mi respaldo»

Sobre el cambio de liderazgo en el PP, tras la llegada de Alberto Núñez Feijóo, considera que «la estrategia no ha cambiado». «Seguimos teniendo una derecha política en nuestro país que no es autónoma respecto a esos poderes a los que he hecho referencia, y de alguna forma ansían volver al viejo orden», según informa Europa Press.

En cuanto a la situación en Cataluña, avanza la intención de reunir la mesa de diálogo. «Nos gustaría que fuera en el mes de julio, y desde luego nos gustaría contar con la presencia de Junts per Catalunya. Uno de los grandes activos de este gobierno de coalición progresista es que se puede garantizar la cohesión y la convivencia en Cataluña y en el conjunto de España con el diálogo y con la agenda del reencuentro», señala.

Anuncia que «este próximo martes, en el Consejo de Ministros, vamos a aprobar la mayor estabilización de los profesionales sanitarios de la historia del Sistema Nacional de Salud desde su creación. Vamos a estabilizar a 67.300 profesionales sanitarios de todos los niveles y de todo el conjunto de la Administración»,

Por último, sobre los cambios de portavoces o ministros, Sánchez es claro: «Tiene todo mi respaldo tanto el Gobierno como la dirección del PSOE».

Te puede interesar

Comentar ()