La contabilidad de Justicia Policial (Jupol) refleja que el sindicato incurrió en un gasto de al menos 2.522,12 euros con motivo de la concentración convocada por Jusapol a las puertas del Congreso de los Diputados el 3 de marzo de 2020, cuando la Mesa debía decidir si se debatía la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) por la equiparación salarial de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. El PSOE y Unidas Podemos avalaron el escrito del Gobierno negando su autorización y se vetó su tramitación, pese a contar con el respaldo de más de medio millón de firmas.

Entre las compras que la organización sindical realizó con motivo de aquella convocatoria se incluye la adquisición de máscaras a un comercio llamado Gran Bazar la víspera por un importe de 52 euros. Decenas de policías nacionales y guardias civiles que secundaron aquel llamamiento -tan sólo unos días antes de que se declarara la pandemia del coronavirus- ocultaban ese día su rostro con la careta de Guy Fawkes, popularizada por la novela gráfica V de Vendetta y que desde hace años se asocia con el conocido colectivo de hacktivistas Anonymous.

Éste es uno de los apuntes contables relacionados con la «concentración 3M» que aparecen en el libro diario de Jupol correspondiente a 2020, uno de los cuatro (junto a los de 2018, 2019 y 2021) entregados al juzgado de Madrid que investiga si el ex secretario general, José María García, imputó gastos personales al presupuesto de la organización. La investigación penal tiene su origen en una denuncia dirigida no sólo contra el anterior líder sino también contra el sindicato.

Apunte con la compra de máscaras la víspera de la concentración a las puertas del Congreso de los Diputados.

Igualmente, haya una anotación de 45,01 en «petardos», el flete de autobuses por 870 euros, un ticket de aparcamiento por 20,95 euros, un gasto de 207,63 euros en combustible, el abono de un kilometraje desde «Palencia» por importe de 92,36 euros y pagos varios que suman al menos 1.234,17 euros. Por el concepto que se describe, estos apuntes son los que se relacionan directamente con dicha manifestación, sin que pueda descartarse que otras compras -reseñadas sin esa referencia- también estén vinculadas a esa cita.

Anotación relativa a la compra de «petardos» el día antes de la manifestación del 3 de marzo de 2020.

Según la memoria presentada ante la División Económica y Técnica el 9 de abril de 2021 para justificar los 150.074,24 euros en ayudas recibidas de la Dirección General durante el ejercicio 2020, Jupol no destinó un solo céntimo de euro de los citados fondos públicos a gastos que no fueran la compra de muebles y la contratación de pólizas de seguros y servicios jurídicos.

Superávit de 553.000 euros en 2020

En concreto, imputó a dicha subvención dos recibos emitidos por el despacho Abam Abogados SLP (marzo y junio) por 31.351 euros, pólizas de seguros por importe de 107.262,34 euros suscritas con cuatro compañías diferentes (Axa, Berkley, Allianz y Legalitas) y 13.900,2 euros en la adquisición de sillas, sillones, mesas y armarios en la tienda que la cadena Ofiprix tiene en Alcorcón (Madrid).

Los 150.074,24 euros recibidos del Ministerio del Interior representaron el 8 % de los ingresos que Jupol contabilizó en 2020, un ejercicio marcado por el confinamiento y saldado con un superávit de 553.077,17 euros. El grueso de sus recursos procedió de las cuotas de asociaciones y afiliados (1.701.180,63 euros), partida que experimentó un crecimiento del 36,36 % respecto a 2019 (1.247.529 euros).

En los últimos cuatro años, el sindicato policial surgido del movimiento Jusapol ha acumulado un resultado positivo de 1.356.569,69 euros, según se detalla en los balances de situación. El mayor saldo lo logró en 2020, seguido de 2021 (333.419,04 euros), 2019 (328.890,62 euros) y 2018 (141.182,86 euros), el año de su constitución. Entonces no ingresó por cuotas de afiliados ni 425.000 euros, un 22,94 % de la cantidad que ingresó por este concepto el pasado ejercicio (1.852.015 euros).