España | Sociedad

El Real Madrid no entiende de síndromes postvacacionales y vuelve a reinar en Europa

El conjunto blanco vuelve a exhibir su pegada en la Supercopa de Europa frente al Eintrach Franckfurt al vencer 2-0

Benzema y Alaba celebran el primer gol del Real Madrid en la Supercopa

Benzema y Alaba celebran el primer gol del Real Madrid en la Supercopa EP

Otra final al bolsillo. El Real Madrid ha vuelto a conquistar un nuevo título europeo al son de Benzema, que sigue empeñado en dar noches de gloria a la afición madridista. Esta vez fue el Eintrach Frankfurt el que probó en sus carnes la sed insaciable del francés, que marcó el segundo gol y participó en el primero. El conjunto blanco ha vencido fácilmente al conjunto alemán por 2-0.

Decía uno de los verdugos del Real Madrid, Diego Pablo Simeone, hace unos años que para ser campeón hay que tener en la plantilla a un buen delantero y a un buen portero. Y en esas está la escuadra de la Castellana. Porque durante los primeros minutos de la Supercopa de Europa, Thibout Courtois sostuvo a su equipo con un par de paradas de mejor portero del mundo, pero cuando la cosa se puso seria, Benzema volvió a tirar de galones y dio una nueva exhibición.

Con un Real Madrid dubitativo ante el ímpetu alemán, fue Alaba el que se aprovechó de varios rechaces para marcar el primero del partido a la salida de un córner. Benzema puso la cabeza en el centro, el balón se perdía por el fondo, pero Casemiro volvió a meter el esférico en el campo para que Alaba marcara a placer. El equipo de Ancelotti está en ese momento que acude al casting de Masterchef con una hamburguesa del McDonalds y se lleva la chaquetilla blanca.

Antes del gol Vinicius, que ha empezado este inicio de temporada más voluntarioso que efectivo, tuvo en sus botas el primero, pero Tuta le negó volver a ser el protagonista, como lo fue en la final de Champions.

Ya en la segunda parte, y con la confianza del que sabe que va a aprobar un examen porque ha llegado con los deberes hechos, Benzema marcó el segundo tras un buen pase del extremo brasileño. Tampoco hay que olvidarse de Modric, que según se va acercando a sus 40 años, va rejuveneciendo su fútbol. Su talento, clase y sobriedad hartó al Eintrach, que esta vez no pudo igualar la machada del Camp Nou.

Todo lo que vino después, sobró salvo para aquellos madrileños que se pegaron el viaje a Helsinki para ver a su equipo ganar y, de paso, olvidarse del infierno que se ha convertido Madrid por culpa de la eterna ola de calor. Porque, como es habitual en las finales, con permiso del Atlético de Madrid (único equipo que ha podido ganarle en los últimos años), el Real Madrid vuelve a llevarse otro título a las vitrinas.

Te puede interesar

Comentar ()