España

El PSOE se pliega a las exigencias de Podemos para los presupuestos de Defensa y fiscalidad

Los morados aseguran que el incremento del gasto el Ministerio de Robles no irá en el borrador presupuestario, mientras se felicitan de que Hacienda se avenga a hablar de subidas de impuestos

María Jesús Montero y Yolanda Díaz EFE

«En el borrador de Presupuestos no va a ir nada del incremento del gasto en Defensa«, aseveran fuentes de Podemos respecto a la negociación con los socios gubernamentales de las Cuentas del Estado del año que viene. Según estos mismos medios, el sector socialista y el minoritario del Gobierno habrían pactado no llevar nada en el anteproyecto de Presupuestos de los compromisos adquiridos por Pedro Sánchez con la OTAN, en general, y con el presidente estadounidense, Joe Biden, en particular.

¿Y cómo va a dar cumplimiento el presidente Sánchez a dicha promesa? «Pues aprobando esas nuevas partidas en consecutivos Consejos de Ministros«, sin estar bajo el paraguas del techo de gasto, como ya se ha ido operando en muchas ocasiones de espaldas a sus aliados morados y ahora se va a hacer con su aquiescencia, aunque desconozcan el contenido concreto de esas partidas. Asumiendo que «no vamos a poder evitar lo que Sánchez quiera llevar a la mesa del Consejo de Ministros» y aun a sabiendas de que las decisiones son colegiadas y, por tanto, también les compromete, conseguir que dichas partidas salgan del borrador de Presupuestos abren la vía del acuerdo.

De hecho, las fuentes consultadas aseguran que desde el primer momento de la negociación entre los socios «se le dijo a Montero que este asunto no podía ir en presupuesto y Hacienda no lo ha puesto sobre la mesa». Eso, sin duda, facilita un acuerdo que Moncloa no duda se alcanzará para presentar las cuentas en «tiempo y forma». La intención de María Jesús Montero es llevarlas a la mesa del Consejo de Ministros el martes de la semana que viene, aunque, elude poner públicamente una fecha.

Pero la decisión de aparcar el incremento de los gastos en Defensa para llevarlos por otra vía paralela no sólo facilita el acuerdo con UP. Porque en Unidas Podemos creen que así también es más fácil recabar el apoyo de Bildu y de ERC a esas cuentas, independientemente de que los catalanes republicanos ya hayan hecho llegar al Gobierno su lista de exigencias mostrándose menos melindrosos con los gastos en Defensa siempre y cuando se atiendan sus reclamaciones.

El PSOE se negaba en redondo hace dos semanas a cualquier incremento fiscal

Otras cuestiones no menores que responden a las exigencias de Podemos es el de la subida de impuestos, más allá de la anunciada fiscalidad a los ricos, bien por la vía del IRPF o de Sociedades. Ayer la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, admitió desde la sede federal del PSOE que estudian una «subida selectiva» de impuestos, que no especificó aunque tienen previsto presentarla esta misma semana. Del mismo modo, fuentes socialistas no descartan asumir otra reivindicación de los morados, esto es, bajar el IVA a los productos de higiene femenina.

De hecho, la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, lamentó que la negociación estaba encasquillada, precisamente, por cuestiones fiscales, una vez no se ha abordado una reforma completa y en profundidad de sistema de recaudación de impuestos en nuestro país, tal y como se comprometieron en el pacto de investidura. De hecho, Hacienda vincula ahora esa reforma global al nuevo modelo de financiación autonómica, que hoy por hoy duerme el sueño de los justos.

El acuerdo presupuestario no está aún cerrado. El anuncio se producirá, pero irá acompañado de una escenificación previa. Cabe recordar cómo hace un año no terminaron de desbloquearse los Presupuestos hasta la misma mañana en la que el Consejo de Ministros debía dar el nihil obstat a la cuentas. Una conversación entre Pedro Sánchez y Yolanda Díaz, además de un paseo por los jardines de Moncloa, selló la paz entre los aliados gubernamentales y, esta vez sí, todo apunta a que serán las últimas cuentas de este gobierno.

Moreno sí llevaba en su programa la supresión del impuesto de Patrimonio contra la versión de Montero

Los morados se felicitan de la decisión de Montero de entrar a negociar cuestiones fiscales, a lo que el sector socialista se negaba apenas hace dos semanas, según ha podido saber El Independiente. Fue el anuncio, por parte del presidente de la Junta de Andalucía de eliminar el impuesto de Patrimonio el que desencadenó una carrera a la contra. No sólo aceptaba Hacienda el llamado «impuesto a los ricos» -no pocas veces ridiculizado por los socialistas- sino que este lunes Montero admitía una «subida selectiva» de impuestos y nuevas figuras fiscales.

Además, en una comparecencia este lunes ante la prensa, Montero negó por dos veces que Juan Manuel Moreno hubiera comprometido la desaparición del impuesto de Patrimonio. Nada más lejos de la realidad. En la página 36 del programa electoral con que los populares andaluces concurrieron a las elecciones el pasado 19-J, se afirmaba explícitamente, bajo el título Impuesto del Patrimonio, lo siguiente: «Continuaremos con la bajada progresiva del impuesto, hasta conseguir la definitiva eliminación del gravamen (sin que el impuesto pierda su finalidad de control)».

Y añadía: «Contribuyendo con ello a la atracción de talento e inversión a nuestra tierra, lo que repercutirá en el incremento de recaudación
en otras figuras tributarias, tal y como ya sucedió cuando bonificamos al
99% el impuesto de sucesiones y donaciones en el ámbito familiar».

En definitiva, la batalla fiscal sigue abierta en canal y el Gobierno de Pedro Sánchez parece dispuesto a subir la apuesta todo lo que haga falta.

Te puede interesar

Comentar ()