España

Junts estalla tras la expulsión de Puigneró: "Es un error histórico y defrauda el mandato electoral"

Laura Borrás y Jordi Turull, en el Parlament de Cataluña durante el debate de política general.

Laura Borrás y Jordi Turull, en el Parlament de Cataluña durante el debate de política general. EFE

Junts per Catalunya responderá este jueves por la mañana a la decisión de Pere Aragonès de expulsar al vicepresidente Jordi Puigneró, como represalia a la petición de una cuestión de confianza. La dirección del partido se reunirá a partir de las 8 de la mañana para «abordar el escenario político y tomar las decisiones que toquen, siempre pensando en el progreso y el bienestar de los catalanes y en la consecución de la independencia como objetivo».

En un comunicado publicado a las 00:14 de la madrugada, una hora después de que Pere Aragonès anunciara su decisión, Junts calificaba el cese como un «error histórico» que «pone en peligro la continuidad del proyecto independentista». Así se lo habría trasladado el secretario general del partido, Jordi Turull, a Pere Aragonès durante una reunión de más de tres horas en la sede de la Generalitat.

Previamente, el ex presidente Carles Puigdemont marcaba posición con un mensaje en sus redes sociales en el que defiende a Puigneró y su «lealtad a Cataluña». La ha demostrado «desde hace años» añade, «de otros no podremos decir lo mismo cuando tengan que dejar el cargo» advierte en referencia aparente a los dirigentes de Esquerra.

La decisión de Junts

Tras el cese de Puigneró Junts tiene que decidir si sigue en el Govern, como les ha propuesto Aragonès, o deja a Esquerra en un gobierno en minoría. El president ha asegurado en su comparecencia que mantiene «plena confianza» en el resto de consejeros de JxCat, pero para el partido de Puigdemont será difícil justificar ahora su permanencia.

Antes de su encuentro con Turull Aragonès ya había reunido de urgencia al Govern y había preguntado uno por uno a los consejeros de Junts si apoyaban la petición de una cuestión de confianza. Una reunión muy tensa tras la que se especulaba que el Ejecutivo autonómico podía romperse definitivamente.

Finalmente, Aragonès optó por cortar la cabeza del vicepresidente, hombre muy cercano a Carles Puigdemont, y devolver la pelota al tejado de Junts. El partido del ex presidente afincado en Waterloo, Jordi Turull y Laura Borràs debe decidir ahora si se traga el sapo de la humillación política, persiste en la petición de una cuestión de confianza o si rompe definitivamente la coalición independentista que sostiene al Govern tras las últimas elecciones del 14-F de 2021.

Incumplimientos y deslealtades

Junts per Catalunya reprocha a Pere Aragonès incumplimientos continuos de la hoja de ruta hacia la independencia, horas después de que el presidente defendiera el modelo canadiense como ejemplo para un futuro referéndum pactado en Cataluña. Junts considera esto, entre otras cosas, una traición al referéndum ilegal del 1 de octubre, del que precisamente esta semana se cumplen cinco años.

En su comunicado, Junts carga directamente contra Pere Aragonès y asegura que la decisión del cese de Puigneró «vulnera el acuerdo de gobierno firmado entre los dos partidos» y «defrauda el mandato electoral del 14-F». En el contexto de ese ambiente irrespirable, Junts tendrá que decidir este jueves sobre una posible ruptura con la que se lleva especulando ya varios meses, mezclada además con el escándalo y sustitución de Laura Borràs como presidenta del Parlament tras su imputación judicial.

Te puede interesar

Comentar ()