Esquerra seguirá «defendiendo los intereses catalanes» negociando los Presupuestos Generales del Estado (PGE), ha asegurado este miércoles el presidente de la Generalitat, Pere Aragonés. «Y si es posible llegaremos a acuerdos» ha añadido el líder republicano, cuestionado por Junts en el Parlament por la reunión de ERC y PSOE desvelada por La Vanguardia.

Aragonès no ha negado el encuentro -que han evitado confirmar desde ERC- y ha defendido su posición negociadora, frente al rechazo frontal de las cuentas que JxCat ha exhibido en los últimos años. Y que exacerbará ahora tras su salida del Govern.

El presidente catalán ha apuntado además uno de los puntos exigidos por los republicanos, «trabajar con mecanismos de garantía de cumplimiento de las inversiones, como se ha hecho en otros territorios». Un punto al que ha invitado a sumarse a «todos los diputados catalanes en el Congreso» como «oportunidad para trabajar en el marco de los presupuestos».

Junts pasa al ataque

En una sesión de control en la que todos los grupos se han esforzado por dejar en evidencia la debilidad del nuevo gobierno Aragonès, con solo 33 de los 135 diputados a su favor, Junts ha mostrado cual será el eje de su discurso en la oposición atacando a las negociaciones entre republicanos y socialistas.

«Van a apoyar los presupuestos de Pedro Sánchez» le ha preguntado Albert Batet a Aragonès, tras enumerar los datos sobre el bajo nivel de ejecución de las inversiones en Cataluña.

«Pedro Sánchez no es de fiar, no se le puede dar ningún cheque en blanco» ha añadido Batet, asegurando que la «agenda del reencuentro es ficción» y los «incumplimientos del Gobierno tienen consecuencias en el día a día de los catalanes». Aragonès ha recogido el guante denunciando que en el último lustro el Gobierno ha ejecutado una media del 60% de las inversiones previstas «frente al más del 100% de Madrid» pero ha defendido su negociación presupuestaria.