Cataluña | España

Puigdemont prepara la vista ante el TGUE alimentando la expectativa de un retorno a España

Carles Puigdemont junto a Toni Comin durante la reunión de parlamentarios de JxCat en Bruselas JxCat

Carles Puigdmeont quiere volver al centro de la escena política. Lo ha demostrado en las últimas semanas con dos movimientos de peso: primero, su intervención en el debate sobre la continuidad de Junts en el Govern, debate que acabó decantando en favor de la salida. Después, haciendo público que «emisarios de la Moncloa» le han visitado para ofrecerle salidas a su situación judicial. Pero el momento clave llegará a final de mes, cuando Puigdemont, comparezca ante el Tribunal General de la Unión Europa (TGUE) en la vista sobre su inmunidad como diputado europeo.

Puigdemont y los también eurodiputados Toni Comin y Clara Ponsatí comparecerán los próximos 24 y 25 de noviembre ante el TGUE. El primer día se abordará la retirada de la inmunidad y el segundo día se tratará el suplicatorio que aprobó el Parlamento Europeo. Si el resultado de esos recursos es positivo para los intereses de Puigdemont, y éste ve su inmunidad ratificada por el TGUE, podría regresar a España.

Por lo menos, así lo apuntan en el entorno de Junts, donde alimentan la expectativa de un Puigdemont poniendo a prueba las «convicciones» europeas de la justicia española. «Por qué no, el exilio nunca fue para salvar el culo, es una vía para dejar en evidencia al Estado» apunta en privado un dirigente de la formación.

Reforma de sedición

En este contexto, los de Junts son especialmente combativos a la hora de rechazar las negociaciones entre ERC y el PSOE para la reforma del delito de sedición. Comin ha insistido este lunes en que la única propuesta aceptable es la derogación del delito «si lo que se busca es homologar» la legislación española a los «estándares europeos».

Ha sido tras la reunión de los grupos de Junts en el Parlament, Congreso, Senado y Parlamento europeo, presidida por el propio Puigdemont en Bruselas. Un encuentro al que también ha asistido la presidenta del partido, Laura Borràs, y el secretario general, Jordi Turull, aunque el objetivo era poner de nuevo a Puigdemont, y su «estrategia exterior», en el foco mediático.

Somos optimistas

El portavoz del partido, Josep Rius, aseguraba el pasado viernes que son «optimistas sobre las resoluciones» de la justicia europea. Y recordaba pronunciamientos anteriores, como los del tribunal de Schleswig-Holstein contra la entrega de Puigdemont por sedición -sí por malversación-.

«Tenemos plena confianza en el trabajo del exilio», insistió Rius. Un trabajo que definió como «defensa del referéndum 1-O y la declaración de independencia del 27-O» de 2017, que según Junts siguen siendo vigentes, mientras ERC ha optado por explorar nuevas vías hacia un referéndum pactado.

El pasado julio, sin embargo, Puigdemont y su equipo jurídico recibieron un revés cuando el Tribunal General de la UE declaró inadmisible el recurso de anulación contra la negativa del expresidente del Parlamento Europeo Antonio Tajani a reconocerle inicialmente la condición de diputado europeo.

Tajani tomó esa decisión tras las elecciones europeas de mayo de 2019 alegando que no podía tratarlos como futuros miembros de la Eurocámara, puesto que sus nombres no figuraban en la lista de candidatos electos notificada oficialmente por las autoridades españolas. Un debate que ha reabierto ahora la nueva presidenta de la eurocámara, Roberta Metsola, la requerir de nuevo a la Junta Electoral Central (JEC) por qué no han sido proclamados electos.

Te puede interesar

Comentar ()