El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha asegurado este jueves que la eliminación del delito de sedición es «un paso indispensable en la desjudicialización».

Lo ha dicho en un apunte en Twitter recogido por Europa Press después de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, haya anunciado que el PSOE y Unidas Podemos presentarán este viernes una iniciativa legislativa en el Congreso para reformar el delito de sedición.

«Seguimos trabajando para acabar completamente con la represión y poder votar en un referéndum. Para resolver el conflicto político y por la libertad», ha subrayado Aragonès.

ERC dice que la reforma de la sedición es «un gran paso adelante»

Esquerra Republicana (ERC) ha valorado «muy positivamente» la reforma del delito de sedición del Código Penal anunciada por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, este jueves y ha indicado que es «un gran paso adelante» e «imprescindible» para acabar con lo que consideran «conflicto» entre España y el Gobierno de Cataluña.

Según han informado fuentes de la formación presidida por Oriol Junqueras, la reforma de la sedición «no hubiera sido posible sin la negociación política entre ambos gobiernos» y han defendido la apuesta de ERC por «la vía negociada» para poner fin a «la represión».

En este contexto, desde ERC han reiterado que la amnistía y la autodeterminación son el «objetivo político» del partido, como han defendido siempre, y que seguirán «trabajando en ello» para conseguirlo.

Por su parte, Junqueras ha celebrado en Twitter que «avanzar en la desjudicialización siempre es positivo, porque aporta justicia allá donde existe injusticia». «Por eso, los republicanos y republicanas celebramos la eliminación de la sedición. Y seguiremos trabajando la senda de la negociación política para alcanzar la amnistía y la autodeterminación», ha apuntado.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado este jueves que PSOE y Unidas Podemos presentarán mañana una iniciativa legislativa en el Congreso para reformar el delito de sedición, que pasará a llamarse de «desórdenes públicos agravados».

Así lo ha afirmado en una entrevista en La Sexta, recogida por Europa Press, en la que ha señalado que el nuevo tipo penal será «más o menos homologable» con otras democracias europeas como Alemania, Francia, Italia, Bélgica y Suiza y las penas por esos delitos serán las que rigen en los códigos penales de esos países