José Luis Martínez Almeida, alcalde de Madrid, ha cargado de nuevo contra el dirigente socialista y presidente de la Segunda República Francisco Largo Caballero, a quien ha descrito como el «Lenin español». Para el alcalde, el expresidente no debería ser «objeto de ningún homenaje». Además, ha hecho hincapié en que «fue uno de los grandes responsables de la represión y las matanzas que se produjeron en el Madrid republicano en los primeros meses de la Guerra Civil».

La jueza de lo Contencioso-Administrativo número 15 de Madrid ha anulado el acuerdo del Pleno del Ayuntamiento de Madrid de 29 de septiembre de 2020 entre PP, Cs y Vox por el que se retiró la placa al dirigente socialista al entender que no es ajustado a derecho. La magistrada, que impone las costas al Consistorio, subraya en la sentencia la ausencia de datos temporales precisos que vinculen los hechos que se les atribuyen con los hitos históricos mencionados por el artículo 15.1 de la Ley de Memoria Histórica como la sublevación militar de 1936, la Guerra Civil española o la posterior represión de la Dictadura.

Tras conocerse la última sentencia que obliga a reponer la placa en la capital de Largo Caballero, Almeida ha dado ante los medios de comunicación su opinión y ha comunicado que «respeto a las resoluciones judiciales; se tienen que respetar a uno le beneficien o no. Serán los servicios jurídicos los que tengan que estudiar el contenido de esa sentencia y quienes decidan si procede o no el recurso».

«En mi opinión, Francisco Largo Caballero no debería ser objeto de ningún tipo de reconocimiento o de homenaje. Fue ministro de una dictadura, sí, nos hemos olvidado, pero el PSOE participó en la dictadura de Primo de Rivera, de 1923 a 1930. En segundo lugar, fue artífice del golpe de Estado de 1934 que derivó en la revolución de octubre de Asturias con miles y miles de muertos. Nadie es ajeno a que era conocido como el Lenin español y que dijo que si la democracia burguesa no le valía, tendría que acudir a las armas», ha expresado el alcalde.

A pesar de afirmar que él acatará la sentencia, «no quiere decir que piense que Largo Caballero, quien decía que la democracia burguesa iba a ser superada por la dictadura del proletariado, no merece ningún homenaje ni reconocimiento por mucho que al PSOE le guste reconocer a los golpistas como sucedió ayer en el Congreso», ha añadido.