España

Un corno inglés, gaitas o un fagot: Interior gasta 256.000 euros en la banda de la Guardia Civil

Interior

El Ministerio del Interior ha adjudicado por más de 256.000 euros la compra de nuevos instrumentos para la banda de música de la Guardia Civil. La Unidad tendrá un corno inglés, un fagot, dos gaitas gallegas y tres flautas traveseras, entre otros útiles, a partir de 2023.

La compra se ha separado en cuatro lotes, entre los que hay instrumentos de viento madera (los más caros), viento metal, percusión y otros accesorios. La adjudicación se ha hecho a dos empresas: Instrumentomania Cyberstore SL y Hol Music Dral, según la documentación a la que ha tenido acceso El Independiente.

La licitación tenía un coste máximo de 212.030 euros, que al sumarse el 21% de IVA asciende a 256.556,30 euros. El corno inglés será el instrumento más caro: el ministerio que dirige Fernando Grande Marlaska pagará 10.495 euros por una pieza construida en madera de ébano de primera calidad y con acabados bañados en plata.

En el segundo puesto de instrumentos más caros para 2023 se encuentra una tuba por la que la Benemérita desembolsará 10.166 euros. Medirá algo más de un metro y contará con 4 pistones frontales de acero inoxidable más un cilindro lateral.

El fagot será la tercera adquisición más cara. Interior pagará por él 9.504,13 euros, estará fabricado a mano en madera de arce y contará con 27 llaves niqueladas y 9 rodillos. De las tres flautas traveseras, dos de ellas tendrán un precio de casi 5.000 euros, mientras que la tercera costará 8.838. Las primeras tendrán platos de estilo francés y chimeneas soldadas, mientras que la última destaca porque su lacado exterior será en oro rosa de nueve quilates, con muelles de oro de 10 quilates. En total serán 103 instrumentos nuevos con los que contarán los músicos.

Enfado entre los agentes

La publicación de la adjudicación por parte de Interior ha encendido los ánimos en las organizaciones representantes de los agentes. La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) ha criticado que se conoce esta documentación «mientras los agentes se ven obligados a buscarse la vida para conseguir materiales de protección como los chalecos antibalas o los propios uniformes para llevar a cabo los servicios, ya que en la actualidad es generalizado que en todas las unidades del Cuerpo tengan que comprase los agentes de su bolsillo el vestuario para ello».

A lo que añaden: «Lo más grave que están soportando los guardias civiles es la falta de chalecos antibalas, dado que los agentes que salen de la academia no cuentan con este tipo de material de protección».

En la Comisión de Interior de principios de octubre de este año, la directora del Cuerpo, María Gámez, se refirió a la falta de esta prenda protectora, una de las reivindicaciones más repetidas por las asociaciones. “2023 va a ser el año en el que se complete, absolutamente, la dotación de chalecos individuales para los Guardias Civiles de Seguridad Ciudadana”, detalló Gámez. 

La Institución ha requerido para ello una partida de 5,6 millones de euros, que se engloban en los 22,4 millones de euros destinados a la reposición de la uniformidad. En total, el Insituto Armado verá incrementado en 900 millones su presupuesto de cara a 2023 en relación a las cuentas de 2020.

Una banda con historia

La propia Guardia Civil explica en su página web que el Cuerpo, desde su creación en el año 1844, ha contado con formaciones musicales de Infantería y Caballería pero que no fue hasta 1859 cuando aparecieron por primera vez datos acerca de su existencia.

En 1949, y como consecuencia de la fusión de los Cuerpos de Carabineros y de la Guardia Civil, se unificaron igualmente sus respectivas bandas de Música, originándose dos Unidades: la del primer Tercio Móvil, ubicada en Madrid, y la del Colegio de Guardias Jóvenes en Valdemoro.

En la actualidad las dos Unidades de Música se han vuelto a refundir, constituyendo la Unidad de Música de la Dirección General de la Guardia Civil.

Te puede interesar

Comentar ()