El PDeCat quiere que el Gobierno concrete el compromiso de creación de una mesa de diálogo integrada por PSOE y Podemos, además de los partidos independentistas. Y así lo ha concretado en el texto de la enmienda a la totalidad de los Presupuestos que su Grupo en el Congreso ha registrado este mediodía. «Si la moción de censura permitió abrir una puerta al diálogo, con carácter previo a la tramitación de los presupuestos el Gobierno debe garantizar que habrá mesas para el diálogo» advierte el texto registrado por los neoconvergentes, que ayer anunciaron su enmienda tras una reunión en el Parlament en la que participaron Quim Torra y Carles Puigdemont, además de las dirección del PDeCat y JxCat.

«Aunque a lo largo de las últimas semanas ha habido tímidos avances en relación a estos aspectos (mesas para el diálogo), estos no son suficientes ni disponen de la concreción necesaria, y desde el PDeCAT siempre mantendremos abierta la puerta a consolidar estos espacios de diálogo…hasta el día 13 donde se van a producir las votaciones a las enmiendas a la totalidad», afirma el texto de la enmienda, que se suma a las presentadas por ERC, PP y Cs, también esta mañana. La enmienda no menciona, sin embargo, la controvertida figura del «relator» que desde el Govern y los partidos independentistas se exige al Gobierno y que se ha convertido en blanco de las críticas de la oposición.

La iniciativa registrada una hora antes de que venciera el plazo de las 14,00 horas para poder entrar en el Congreso, también incide en que la negociación con el Gobierno puede ir más allá del calendario de tramitación de estos Presupuestos. No obstante, entienden que sería necesario «consolidar estos espacios de diálogo» con carácter previo a la tramitación presupuestaria y confían en que haya voluntad «sin vetos previos» sobre todo para debatir el derecho a la autodeterminación de Cataluña en esas mesas de diálogo.

Unas exigencias que en los últimos días ha reiterado desde el Govern Elsa Artadi, persona de confianza de Carles Puigdemont en la Generalitat, y a las que también se ha referido Esquerra.

La enmienda del PDeCat señala además el «agujero negro legislativo y democrático» que supone el hecho de que el Estatuto actual no haya sido votado por los catalanes, «ni el Congreso y el Senado». «Es el Estatut del Tribunal Constitucional» apuntan, y esto «obliga al Gobierno del Estado a un debate político».

El texto se refiere también al juicio contra los políticos independentistas responsables del 1-O y la posterior declaracion de independencia, poniendo en cuestión la «independencia judicial» y señalando que su reelección en las autonómicas de 2017, «en unas atípicas elecciones», significa que «existe un muy grave problema político entre España y Cataluña que los gobernantes del Estado deben debatir con la mayoría independentista de Cataluña, pues sin duda sobrepasa la esfera judicial».

En este contexto, lamenta que tan sólo se han producido dos «breves» encuentros entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez y el presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, además de «unas cuantas» reuniones bilaterales y sectoriales entre responsables ministeriales que han sido «insuficientes».

En el ámbito económico, el PDeCAT también cree que los Presupuestos no afrontan retos sociales y económicos que necesita Cataluña y asevera que la inversión presupuestada, pese a que aumenta, «no cumple con lo estipulado en el Estatut», ya que debería representar el 19,2 % del total territorializado y no el 16,8 %.

Además critica que la mayor parte de las inversiones se vinculen a ADIF, que en los últimos años «se ha destacado por su reducida ejecución de las inversiones presupuestadas» y alude a la necesidad de un nuevo sistema de financiación autonómica y para los ayuntamientos.