El PDeCat registrará este viernes su enmienda a la totalidad de los Presupuestos Generales del Estado (PGE). Así lo ha confirmado el portavoz del partido en el Congreso, Carles Campuzano, tras una reunión en la que han participado Quim Torra y Carles Puigdemont -por videoconferencia- los portavoces neoconvergentes en el Congreso y el Senado, la dirección de JxCat y el PDeCat y miembros del Govern.

Un encuentro en el que ha sido fundamental lo explicado por Elsa Artadi sobre sus conversaciones con la vicepresidenta Carmen Calvo durante las últimas semanas, según ha reconocido Campuzano. El portavoz soberanista ha dejado claro que su enmienda responde a la negativa del Gobierno a aceptar un espacio de diálogo con partidos independentistas y de ámbito estatal y las dificultades para pactar la figura del relator y ha apuntado que el Gobierno ha retrocedido en las últimas horas respecto a los acuerdos alcanzados hace una semana.

Calvo, Artadi y Aragonés siguen hablando

Aún así, Campuzano ha insistido en que «quedan horas para registrar la enmienda» -lo harán mañana a mediodía- y «nos consta que Calvo y Artadi siguen en contacto». Por tanto, ha concluido, el Gobierno «tiene margen para volver a las posiciones» acordadas según Artadi, que incluían la creación de una mesa de partidos de ámbito nacional con un relator neutral. La tramitación de los presupuestos, ha concluido, «dependerá de lo que ofrezca el Gobierno del PSOE». «Y hasta la votación nuestra propuesta sigue abierta: diálogo bilateral entre gobiernos y multilateral entre partidos con un relator».

El portavoz soberanista ha insistido en que «estamos siendo coherentes» recordando que «hace semanas que el PDeCat estableció sus condiciones, singularmente creación de espacio de diálogo entre partidos con una persona independiente». Campuzano se ha referido a la crisis del lunes, cuando Esquerra anunció la presentación de su enmienda a la totalidad y JxCat se sumó al anuncio, para ser corregido minutos después desde la dirección del PDeCat. Una nueva evidencia de la fractura entre el partido y el entorno Torra-Puigdemont que hoy se ha querido evitar con la masiva reunión en el Parlament, mezcla de gobierno, direcciones de los partidos y grupo en el Congreso.

Presión de PP y Cs

Campuzano ha constatado que en las últimas horas ha incidido en el Gobierno la presión de PP, Cs y «el sector más conservador del PSOE» en contra de la elección de un relator para gestionar la negociación con los partidos catalanes. «En las últimas horas las negociaciones nos llevan a la conclusión de que estamos más lejos del acuerdo que hace unos días en relación a la creación de dos comisiones de diálogo» ha reconocido.

En este sentido, ha animado a Pedro Sánchez a «hacer caso de los datos del CIS» según el cual la mayoría de los españoles quieren diálogo para resolver la crisis catalana. Y le ha pedido al PSOE «que reflexione» porque, a su juicio, «ceder a las presiones de PP, Cs y los sectores conservadores del PSOE es la mejor garantía de que la derecha gobierne España muchos años».