El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha expresado este martes su satisfacción por el hecho de que los vendedores del Rastro hayan aceptado la propuesta que les hizo el Ayuntamiento de Madrid para la reapertura de este mercadillo que es tradición de la capital. Almeida ha asegurado que el Ayuntamiento hará todo lo posible para que el Rastro reabra el domingo próximo, el siguiente o, en cualquier caso, «lo antes posible».

Los comerciantes del Rastro aceptaron este fin de semana una última propuesta que les hizo el jueves el Ayuntamiento, aunque han rechazado de esta —por ser competencia municipal— que debieran ser ellos quienes delimitaran las zonas de los puestos y el aforo del mercado. Almeida ha destacado la «buena noticia» de que «los comerciantes hayan aceptado la propuesta del Ayuntamiento». En este sentido ha agradecido a los comerciantes «el esfuerzo» que han hecho, ha reconocido que «han pasado meses muy duros, muy complicados», y ha manifestado que «si conseguimos reabrir el Rastro es una buena noticia para todos los madrileños».

«Si conseguimos reabrir el Rastro es una buena noticia para todos los madrileños»

«Hemos trabajado de manera incansable para hacerles una propuesta en una cuestión difícil por las propias características del Rastro, por su número de puestos, por estar en una zona con alta densidad de población», ha expresado Martínez Almeida. «Y por tanto con las dificultades en cuanto al control del aforo y la garantía de que no se puedan producir riesgos adicionales de contagio».

A una pregunta acerca de si reabrirá el Rastro el fin de semana próximo, tras el acuerdo, Almeida ha afirmado que el Ayuntamiento hará «todos los esfuerzos que sean necesarios» para que se produzca la reapertura el domingo, aunque ha precisado que «hay cuestiones  logísticas y prácticas que hay que ejecutar de común acuerdo con los comerciantes». Almeida ha precisado que será el Ayuntamiento de Madrid «con sus medios» el que controle el aforo, aunque ha advertido que posiblemente no vaya a encargarse de esa tarea la Policía Municipal.

Con respecto a los balizamientos, Almeida ha considerado que «es una cuestión muy menor» y ha previsto que «sin lugar a dudas va a haber entendimiento entre los comerciantes y el Ayuntamiento». «Es lógico que los comerciantes tienen que entender que la superficie que ocupan sus puestos tiene que estar debidamente balizada y debe quedar debidamente perimetrada para que no haya confusión y para que haya un mejor control», ha asegurado el alcalde de la capital.

500 puestos y un aforo de 2700 personas

La portavoz de los comerciantes del Rastro, Maika Montalvo, ha asegurado que la última propuesta del Ayuntamiento les «sorprendió» por ser un «retroceso» al pedir que fueran ellos quienes delimitaran los puestos del Rastro con cinta balizadora y se encargasen de señalar los lugares por donde deberán transitar los  vecinos y visitantes. Según Montalvo, se trata de un asunto «ya superado» en un debate anterior en el que el Ayuntamiento se había comprometido a hacerlo.

La portavoz asegura que, ante la posibilidad de rechazar o aceptar del todo la propuesta del Ayuntamiento, un poco más de la mitad de los comerciantes han optado por aceptarla «sin admitir de ninguna manera» que sean los vendedores quienes se encarguen del perímetro y del aforo. La propuesta del Ayuntamiento aceptada por los vendedores prevé la reapertura del Rastro por sectores con 500 puestos y un aforo total  limitado hasta las 2.700 personas. También recoge la colocación de los puestos, con un sistema rotatorio de domingos y festivos, como habían solicitado los comerciantes porque el público es diferente en función de si es domingo o festivo.