Madrid | Medio Ambiente

Los coches de comerciantes con etiquetas B y C podrán entrar en Madrid Central

Acceso a Madrid Central.

Acceso a Madrid Central. EFE

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid ha aprobado el anteproyecto de la nueva Ordenanza de Movilidad Sostenible, que cambiará Madrid Central por la figura de la Zona de Bajas Emisiones de Especial Protección (ZBEDEP), con restricciones para la circulación de vehículos contaminantes y que en principio serán el distrito Centro y el entorno de Plaza Elíptica.

Según ha explicado en rueda de prensa el delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, la nueva ZBEDEP distrito Centro mantendrá el mismo perímetro que Madrid Central e incorporará varias novedades, entre ellas equiparar a los 15.000 comerciantes de la zona con los residentes y permitir la circulación de motos hasta las 23 horas, una hora más que hasta ahora.

También se retrasará al 31 de diciembre de 2022 la limitación de acceso a los vehículos de mercancías con distintivo ambiental B y de más de 3.500 kilos de peso, dando un año más de margen de lo inicialmente previsto para la renovación de las flotas.

De este modo, Madrid Central seguirá vigente en sus líneas generales, aunque con otro nombre y una regulación algo diferente, y ello pese a haber sido anulado por la Justicia y pese a que el alcalde, José Luis Martínez-Almeida, prometió derogarlo en la campaña electoral de 2019.

Carabante ha defendido que esta ordenanza no equivale a «avalar Madrid Central» tal y como lo concibió la exalcaldesa Manuela Carmena, puesto que este plan es «más amplio» y «más ambicioso», y va acompañado de «alternativas» como la creación de aparcamientos disuasorios.

Freno de Ciudadanos

La nueva regulación de la zona de bajas emisiones no permite, finalmente, el acceso al distrito Centro de los coches con pegatina ambiental C, como planeaba inicialmente el PP, que desistió ante el rechazo de la oposición y de su socio de Gobierno, Ciudadanos.

Por otro lado, la ordenanza crea la ZBEDEP Plaza Elíptica, ya anunciada por el Ayuntamiento en 2020 y que tendrá restricciones más laxas que el Centro, puesto que sólo se limita el acceso a los vehículos A de no residentes y a los de distribución urbana de mercancías sin distintivo ambiental y de más de 3.500 kilos de peso.

Más allá de las zonas con especificaciones, la ordenanza ratifica el calendario de limitaciones a la circulación previsto por el Ayuntamiento, de modo que en 2024, los vehículos sin distintivo ambiental que no estén matriculados en la capital no podrán acceder a la ciudad, y en 2025 la medida se extenderá a los residentes madrileños.

Ya en 2022, los coches A de los no residentes en la ciudad quedarán excluidos del interior de la M-30, y en 2023 se les vetará en la propia M-30.

El Ayuntamiento espera aprobar la norma antes de verse obligado a ejecutar la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), ratificada luego por el Tribunal Supremo, que anula Madrid Central por los defectos formales de la ordenanza del equipo de la excaldesa Manuela Carmena.

De momento el Ayuntamiento ha paralizado el envío de multas por entrar indebidamente a Madrid Central, aunque las cámaras siguen encendidas y se registra a los infractores por si eventualmente el TSJM instara al Consistorio a seguir multando mientras no se ejecute la sentencia. 

Te puede interesar

Comentar ()