España | País Vasco

Euskadi solicita oficialmente la entrada de la selección vasca de fútbol en la UEFA y la FIFA

Miembros del Gobierno de Urkullu y la Federación Vasca de Fútbol aseguran que es una aspiración "absolutamente legal" y dan un año a la Federación Española de Fútbol para cerrar un acuerdo para su integración en los organismos internacionales.

Imagen de la equipación de la Euskal Selekzioa durante una exposición celebrada por la Sociedad Deportiva Eibar.

Euskadi ha solicitado hoy oficialmente la integración de la Selección Vasca de Fútbol como miembro de pleno derecho de la FIFA y de la UEFA. El presidente de la Federación vasca, Luis María Elustondo, junto a la vicepresidenta, Nerea Zalabarria han viajado hasta Suiza acompañados del director de deportes del Gobierno vasco, Jon Redondo, para presentar formalmente la petición. La entrega de la documentación jurídica y administrativa se ha realizado tanto en la sede de la UEFA en Nyon como de la FIFA en Zurich.

Los responsables de las instituciones vascas dan cumplimiento así al acuerdo que hace ahora dos años se alcanzó en la Asamblea de la Federación Vasca de Fútbol para dar pasos hacia el reconocimiento de la entidad como socio de pleno derecho en los organismos internacionales que rigen el fútbol. En una nota han asegurado que la solicitud se presenta tras comprobar que existe «viabilidad legal y posibilidad efectiva» del reconocimiento internacional de la federación vasca.

Consideran que se trata de una reclamación que cuenta con el apoyo mayoritario de la sociedad vasca. Subrayan que es una aspiración «absolutamente viable desde un punto de vista legal». Recuerdan que otros territorios europeos «que no son estados independientes» ya han sido reconocidos e integrados en la FIFA y la UEFA. Son estos dos organismos, de carácter privado, los que deben tomar la decisión.

Responsables del Gobierno vasco y la Federación vasca durante la entrega de la documentación ante la FIFA.

Sin duda la posición de la Federación Española de Fútbol, como miembro de ambos organismos juega un papel determinante para el devenir de la petición. Por ello, los solicitantes han señalado que han trasladado a la RFEF su voluntad de «abrir un periodo de negociación para acordar» los términos de la integración solicitada. Un acuerdo para el que se dan un año de plazo en el que se tendría que pactar las condiciones de la integración. Al mismo tiempo, en la petición se insta a la FIFA y la UEFA a que emitan un dictamen motivado con las condiciones y requisitos que Euskadi debería cumplir para ser admitido como miembro de pleno derecho. La Federación Vasca de Fútbol se compromete a actuar «de buena fe» para superar los posibles obstáculos que se planteasen a su solicitud.

Entre la documentación entregada en las oficinas de los organismos que rigen el fútbol internacional se ha incluido un informe divulgativo de la trayectoria de la selección vasca desde 1915, además de un informe legal emitido por el Gobierno vasco donde se motiva y fundamenta la capacidad de integración de la selección vasca. También se incorpora la notificación entregada en la Federación Española de Fútbol para activar un proceso de negociación que agilice la integración.

Objetivo de la ‘agenda vasca’

Hace años que el Ejecutivo de Iñigo Urkullu y el PNV han reactivado su reclamación para exigir al Gobierno del Estado que acceda a facilitar la oficialidad de las selecciones vascas en todas las modalidades deportivas. Los dirigentes nacionalistas aspiran a que Euskadi sea reconocida como nación no sólo institucionalmente sino también en lo deportivo. La oficialidad de las selecciones vascas es un punto más dentro de la llamada agenda vasca que marca las negociaciones del nacionalismo con el Estado. Recuerda que un objetivo así debería ser compatible con la condición de “estado plurinacional que la Constitución proclama”.

El Ejecutivo autonómico tiene elaborado desde hace años un informe jurídico en el que concluye que no existen impedimentos legales para no autorizar que las federaciones vascas puedan competir con selecciones propias en torneos de carácter internacional. Un documento que facilita a las federaciones a modo de argumentario para solicitar su reconocimiento en los organismos internacionales.

Los responsables del área de Deporte y Juventud del Ejecutivo defienden que sólo es una cuestión de voluntad política ya que no existen impedimentos legales para poder autorizar la existencia de selecciones propias. El director de deportes del Gobierno aseguró hace dos años que las “naciones vasca y catalana” pueden convivir junto a la “nación española” y competir entre si integrándose en las diferentes federaciones internacionales.

Gales, Escocia e Inglaterra, los referentes

La pasada legislatura el Ejecutivo vasco ya se comprometió a impulsar un plan para salir de lo que considera que es una situación de bloqueo que impide este reconocimiento deportivo de Euskadi. El Ejecutivo de Urkullu siempre se ha mostrado partidario de acudir a las instituciones como el Parlamento Europeo, el Tribunal de Luxemburgo o incluso llegar hasta el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) si fuera necesario para abrir la puerta a que las federaciones vascas, y las del resto de nacionalidades sin Estado, puedan solicitar su adscripción a las federaciones internacionales correspondientes. Actualmente cerca de medio centenar de naciones sin Estado cuentan con más de una selección reconocida.

Recientemente el Gobierno de España aseguró que son estas instituciones las que fijan las reglas para la integración de asociaciones y que no se rigen por el derecho internacional. La ministra de Asuntos Exteriores lo recordó al ser interpelada por la presencia de Kosovo, un estado que España no reconoce, en el grupo en el que se encuentra la selección española en la fase de clasificación de Catar 2022.

Medio centenar de ‘naciones sin Estado’ tiene una selección reconocida internacionalmente

El actual director de Deportes del Gobierno vasco, Jon Redondo, suele recordar que las federaciones deportivas internacionales no están integradas por Estados y por tanto no se rigen por el derecho internacional público. Por esta razón, “tienen capacidad para establecer sus normas de admisión de nuevos miembros”. Un marco de autoregulación que cuenta con numerosos ejemplos que serían “aplicables” al caso de Euskadi y Cataluña, como el reconocimiento de las selecciones de Gales, Escocia e Inglaterra, al margen del Reino Unido o casos similares en Bélgica: “¿Por qué lo que en otros Estados se da no se puede reflejar en el Estado español?”, se pregunta Redondo.

Como muestra de la voluntad política que rige en esta cuestión el responsable de Deportes del Ejecutivo vasco detalla el caso de la Federación Vasca de Surf, anterior a la española y que era miembro de pleno derecho de la Federación Europea pero que perdió ese reconocimiento cuando en 2000 España constituyó su propia federación en esta disciplina: “Es evidente que si la Federación y el Gobierno español hubieran solicitado que se mantuvieran como miembro la Federación vasca hoy ambas estarían en la europea”.

Comentar ()