En la presentación del Samsung Galaxy S8 que tuvo lugar el pasado 29 de marzo en Nueva York la compañía coreano no solo presentó su nuevo smartphone, también presentó en sociedad a Bixby. Es el asistente por voz que está incorporado en el móvil para hacer el mismo papel de Siri o el Google Assistant en sus respectivos dispositivos, aunque está teniendo un comienzo mucho más duro que el de sus rivales.

Bixby está, de momento, en una fase muy primaria. De hecho todavía no funcionan ni las órdenes por voz, ya que ahora mismo los usuarios tienen que apretar un botón para poder utilizar el asistente. Sí es cierto que es capaz de ejecutar, según la propia compañía, alrededor de 3.000 acciones, pero eso no es relevante si un asistente por voz no es capaz de obedecer órdenes por esa vía.

Tener su asistente en esta fase inicial no ha impedido a Samsung dar un paso más allá y comenzar a desarrollar un smart speaker, un asistente del hogar inteligente, que pueda competir de manera directa con Amazon Echo, Google Home o Apple HomePod.

El proyecto, que según The Wall Street Journal ha quedado bautizado como Vega, está todavía arrancando por culpa de los retrasos de Bixby, que está exigiendo más recursos de los que había previsto Samsung. De hecho, el propio diario estadounidense ha podido confirmar que las órdenes por voz no estarán disponibles, como poco, hasta finales del mes de julio.

Los tiempos, en cualquier caso, no serán especialmente decisivos. Samsung se enfrentará a un mercado que está plagado de gigantes tecnológicos con productos mucho más rodados que el suyo, con un público ya conquistado y, si no cambian mucho las cosas, mucho más avanzados.

El primero que desembarcó en este sector fue Amazon, que en el año 2014 lanzó Echo con Alexa como gran protagonista. No es sólo un dispositivo más barato que sus rivales, es que además es el más avanzado y el que más opciones ofrece a sus usuarios.

Google Home, que llegó a los hogares el año pasado, también ha dado muchos pasos en la buena dirección gracias al Google Assistant y ha plantado batalla a Amazon, aunque de momento esté perdiendo la guerra.

Por supuesto, Apple es otro de los rivales, aunque todavía no ha lanzado un producto que presentó en la última Conferencia de Desarrolladores. No será hasta diciembre cuando podremos comprar Apple HomePod, aunque parece que el alto precio puede hacer que su publico objetivo sea muy diferente.

Sea como fuere, Samsung tiene que acertar sí o sí y presentar un producto redondo. El Galaxy S8 es un teléfono muy potente pero que no ha acabado de conquistar a los analistas y a los usuarios, debido a que las prisas tras el fracaso del Note 7 aceleraron los tiempos en Seúl. Bixby tiene que funcionar a las mil maravillas, y el proyecto Vega debe ser todo un éxito.