Ciencia y Tecnología | Objetivos Desarrollo Sostenible

La factura por desastres naturales asciende a 260.000 millones por el cambio climático

El mar inundó el Malecón de la Habana (Cuba) al paso de Irma en 2017. EFE

En 2017 se produjeron numerosos desastres con gran impacto económico. La aseguradora Munich Re ha evaluado el total de pérdidas por desastres provocados por fenómenos meteorológicos y climáticos en 2017 en 260.000 millones de euros, la mayor cuantía anual jamás registrada (después del ajuste por la inflación). La temporada de huracanes del Atlántico Norte, impulsada por las temperaturas cálidas de la superficie del mar, fue la más costosa de la historia de los Estados Unidos y destruyó décadas de logros en materia de desarrollo en pequeñas islas del Caribe, como Dominica.

De acuerdo con las estimaciones de los Centros Nacionales de Información Ambiental, las pérdidas totales en los Estados Unidos causadas por los huracanes Harvey, Irma y María ascendieron a 215.000 millones de euros. El Banco Mundial estima que los daños y pérdidas totales ocasionados por el huracán que azotó Dominica alcanzan los 1.000 millones de euros el 224 % de su producto interno bruto. Las naciones vulnerables se ven especialmente afectadas por los impactos climáticos, como se pone de manifiesto en un estudio reciente del Fondo Monetario Internacional, en el que se advirtió que un aumento de 1 °C de la temperatura podría reducir considerablemente las tasas de crecimiento económico en muchos países de bajos ingresos.

Los efectos devastadores de las condiciones meteorológicas extremas en el desarrollo económico, la seguridad alimentaria, la salud y la migración se pusieron de relieve en la Declaración de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) sobre el estado del clima mundial en 2017, que la organización publica todos los años. En el informe, confeccionado por la OMM con los aportes de los Servicios Meteorológicos Nacionales y los asociados de las Naciones Unidas, se brinda información detallada para respaldar la agenda internacional relativa a la reducción del riesgo de desastres, el desarrollo sostenible y el cambio climático.

El 30% de la población mundial vive en condiciones climáticas capaces de generar temperaturas potencialmente letales al menos 20 días al año

El riesgo general de contraer enfermedades relacionadas con el calor o de fallecer como consecuencia del calor ha aumentado de forma constante desde 1980, y actualmente cerca del 30% de la población mundial vive en condiciones climáticas capaces de generar temperaturas potencialmente letales al menos 20 días al año, según datos de la Organización Mundial de la Salud que se citan en la Declaración. En la publicación también se incluye una sección sobre la relación entre el clima y la epidemia del virus del Zika en América durante el período 2014‑2016.

 

Te puede interesar

Comentar ()