Ciencia y Tecnología | Consumo | Tecnología y Gadget | Transporte Estudio sobre tecnología y cambio climático

El coche eléctrico o el móvil del futuro, frenos al calentamiento global

Los acuerdos de París se podrían cumplir "sin esfuerzo" gracias a tecnologías de movilidad eléctrica y 'big data'

Coche eléctrico compartido reportando, contra el calentamiento global

Coche eléctrico compartido repostando Pixabay

Se dice, metafóricamente, que frenar el calentamiento global «está en nuestra mano». Pero un optimista estudio, liderado por un equipo austriaco, demuestra que esta afirmación puede ser literal: una combinación tecnologías y aplicaciones para móviles, la generalización del coche eléctrico y la implantación de sistemas y materiales más eficientes pueden limitar el calentamiento del planeta a 1,5ºC.

El documento, publicado en Nature Energy, muestra que transformaciones que poco a poco empiezan a verse en la forma en que calentamos y enfriamos hogares, compramos y usamos dispositivos pueden ayudar a ecumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.

Con ello, además de «mejorar la calidad de vida» se cumpliría con lo establecido por el Acuerdo de París 2015. Contra lo que es uno de los dogmas del desarrollo, el documento viene a decir que no es neceario un gran aumento en la demanda de energía a expensas del medio ambiente mundial. Algo que, sin embargo, empieza a ocurrir en países donde se externaliza parte de la producción industrial.

Cuatro acciones contra el calentamiento global

  1. Coche eléctrico compartido: Según el estudio, «las flotas compartidas o el transporte bajo demanda de vehículos eléctricos más eficientes y con una mayor ocupación pueden reducir la demanda global de energía para el transporte en un 60% para 2050. Además, suponen menos vehículos en la carretera.
  2. Aplicaciones móviles sociales: En la misma línea, el estudio destaca cómo las nuevas generaciones de usuarios de internet basan buena parte de sus acciones en aplicaciones sociales para desplazarse, comprar o contratar servicios. Desde compartir coche, a contratar viajes. Del análisis de esos grandes volúmenes de datos, se puede ajusta mejor la oferta a la demanda y programar de forma más eficiente.
  3. Nuevos materiales y técnicas de construcción: Las normas estrictas para el rendimiento energético de los edificios nuevos y las renovaciones de los edificios existentes pueden reducir la demanda energéticaen un 75% para 2050.
  4. Menos carne: Además, cambiar a una dieta más saludable con menos carne roja pero una ingesta similar de calorías puede reducir significativamente las emisiones de la agricultura, mientras que el aumento de la cubierta forestal en 2050 equivaldría al tamaño combinado de Italia y Bangladesh.

 

Según Arnulf Gruber, autor principal del estudio y director del programa de actuación IIASA, «una serie de nuevas innovaciones sociales, conductuales y tecnológicas, combinadas con un fuerte apoyo político para la eficiencia energética y el desarrollo bajo en CO2 pueden ayudar a revertir el trayectoria de demanda de energía en constante aumento».

Ahorro sin darnos cuenta

Basándose en estudios detallados de la energía utilizada en el transporte, en hogares y oficina, vieron que era posible reducir de 2 a 4 veces en la cantidad de energía necesaria para mover personas y mercancías o para satisfacer las necesidades materiales de las poblaciones en crecimiento, especialmente en lo que se viene a llamar el Sur global

En 2050 habrá el doble de móviles. Bien usados podrían limitar la demanda de energía mundial un 15%

Los teléfonos inteligentes pueden limitar el crecimiento explosivo de la demanda energética mundial a un 15% para 2050 para una economía digital con más del doble número de dispositivos que están en uso hoy en día.

«Nuestro escenario no solo muestra cómo cumplir con el objetivo climático de 1,5°C basado en la evidencia de lo que ya es posible, sino que también muestra cómo esta reversión dramática en las tendencias de emisiones globales respalda una amplia gama de objetivos de desarrollo en el Sur global, desde estándares de vida para un aire más limpio y una mejor salud «, dice Wilson.

Sin embargo, el equipo enfatiza que para hacer realidad este escenario se requerirán esfuerzos sin precedentes por parte de los legisladores para ajustar los estándares, las empresas para desarrollar e implementar innovaciones bajas en carbono, y por individuos y hogares para incorporar nuevas formas de actividad en sus vidas diarias.

Comentar ()