Ciencia y Tecnología

Cambio de hora: a las 2 serán las 3 y no será la última vez

La madrugada del sábado al domingo se cambia la hora adelantando los relojes

Cambio de hora. EFE

El cambio de hora llega a su cita este último domingo de marzo. En la madrugada del sábado 30 al domingo 31, cuando el reloj marque las 2 serán automáticamente las 3. Es decir, se dormirá –si quieres o puedes– una hora menos. Habrá más horas de luz por la tarde y menos por la mañana. El sol saldrá una hora más tarde.

¿Será el último cambio de hora de la historia en Europa, como adelantó el presidente de la Comisión el pasado agosto? No. Tampoco cambiaremos de huso para quedarnos en el horario de invierno. España mantendrá el de Alemania y no el de Portugal. Eso sí. El Comité de Transporte y Turismo de la Unión Europea aprobó la propuesta con 23 votos a favor y 11 en contra de que los países voten lo que quieren establecer, pero plantea que el último cambio de hora se realizaría en marzo u octubre de 2021. Es decir, todos los países dejarán de hacer el cambio de hora, pero nada les impide elegir su huso horario. Ahí es donde se podría dar el cambio y pasarnos al horario portugués o británico (una hora menos), con lo que, de facto, nos estaríamos quedando para siempre con el horario de invierno. Con todo, eso no está decidido.

La ministra Isabel Celaá ha explicado que el Gobierno ha estado estudiando el informe encargado a la comisión de expertos para revisar el huso horario. Por ahora no se plantea cambio alguno. «España lleva empleando el mismo huso horario desde hace más de 30 años, que coincide con el de Alemania y se remonta a la época franquista»», explicó tras el Consejo de Ministros de la semana pasada.

La partida de golf que nos cambió la hora


[Descarga aquí el podcast en mp3]

El Independiente Podcast. Recuperamos esta emisión en la que contamos la paradójica vida de la primera persona que propuso el cambio de hora… para poder jugar tranquilo al golf.

 

A William Willett le encantaba el golf. Aquel era un deporte relativamente popular en la Inglaterra meridional donde vivió este hombre a caballo entre los siglos XIX y XX.

Willett no era un jugador cualquiera. Le gustaba el golf de tarde. Claro, en aquel tiempo no era muy normal que los campos para la práctica del juego estuvieran iluminados. Por eso prácticamente sólo se podía jugar en verano. Eso a Willett le incomodaba. Porque le gustaba mucho el golf. Así que propuso, por primera vez, un cambio de hora de la nación, al llegar el verano, para que la luz del día durase más. Nadie le hizo caso… hasta después de su muerte.

Más de un siglo después, el 40% de los países del mundo cambia la hora en primavera y otoño. Es el conocido como horario de verano o de ahorro de electricidad. Hasta 2001, cada país comunitario podía decidir en qué fecha ajustaba sus relojes. Desde que se aprobó la Directiva Europea 2000/84/CE, el último domingo de marzo se adelanta una hora el reloj: a las 2 son las 3. El último domingo de octubre se atrase una hora el reloj: a las 3 serán las 2 de nuevo.

Comentar ()