La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) prevé a partir de mañana, lunes, precipitaciones «muy fuertes y persistentes» que afectarán la mitad norte del área mediterránea peninsular y Baleares. El aviso especial de fenómenos adversos, remitido por la Aemet, que tiene un grado de probabilidad alto, superior al 60 %, comienza el lunes 21 de septiembre y se prolonga hasta el jueves 24.

La Aemet prevé que durante la noche del lunes al martes, una DANA (depresión aislada en niveles altos) se sitúe sobre el suroeste de la Península desplazándose posteriormente hacia el área mediterránea.

Esta configuración en niveles medios y altos de la atmósfera irá acompañada, en niveles bajos, de un proceso de ciclogénesis (desarrollo de bajas presiones en superficie), que se iniciará en el norte de Argelia, extendiéndose las bajas presiones entre el martes y el miércoles por el Mediterráneo occidental hacia el nordeste peninsular.

Las precipitaciones «podrían llegar a ser torrenciales» durante el martes 22

Como consecuencia de la evolución descrita, indica el aviso, se esperan «precipitaciones localmente fuertes y persistentes en amplias zonas del tercio oriental peninsular y Baleares». Las precipitaciones «podrían llegar a ser torrenciales» durante el martes 22 en puntos del litoral catalán y norte de la Comunidad Valenciana.

El miércoles 23, «la zona más probable de precipitaciones más intensas» corresponde al nordeste de Cataluña y también a puntos del área cantábrica.

Según la Aemet, «es probable que las mayores cantidades de precipitación acumulada a lo largo del episodio se registren en el norte de la Comunidad Valenciana, Baleares y, sobre todo, en Cataluña, donde se podrán acumular más de 200 mm en algunas zonas en todo el episodio».

El aviso especial también indica que habrá que tener en cuenta el temporal marítimo entre la fachada mediterránea peninsular y Baleares, «alcanzando el viento fuerte y fuerte oleaje a los litorales y zonas costeras, sobre todo a lo largo del martes».

Pequeñas variaciones en la ubicación de los distintos centros de baja presión que se irán formando en el proceso de ciclogénesis harán variar los flujos de viento de niveles bajos lo que podría desplazar de forma significativa las zonas de máxima precipitación.

El jueves 24, es «probable que la DANA aún permanezca en el área mediterránea», persistiendo la inestabilidad en la zona mediterránea así como en el Cantábrico oriental, aunque con tendencia a disminuir.