El Ayuntamiento de Barruelo de Santullán, uno de los municipios de la Montaña Palentina más afectados por el temporal Elsa, ha tenido que evacuar esta noche la residencia de ancianos, con 19 personas mayores, que ha resultado totalmente anegada.

«Sacarlos de allí ha sido toda una odisea», ha asegurado a Efe el alcalde de Barruelo, Cristian Delgado, que ha explicado que «la noche ha sido horrible» porque Barruelo de Santullán «ha sido el punto más afectado por el temporal de agua y viento en el norte de Palencia».

Según ha explicado el alcalde a Efe la situación más preocupante se dio en la residencia de ancianos Santa Bárbara, donde residen 19 personas mayores, al tener que decidir su desalojo por su proximidad al río Rubagón, que podía desbordarse en cualquier momento.

De hecho el Ayuntamiento ha tenido que tirar muros para reconducir el agua del pueblo hasta el río Rubagón, con «control» y con la preocupación constante de que este no se desbordara, ha explicado Delgado.

Todos los ancianos han pasado la noche en un hotel rural, atendidos por las trabajadoras de la residencia, y serán trasladados a lo largo del día con toda probabilidad a la residencia de Salinas de Pisuerga.

El alcalde ha agradecido la colaboración de los vecinos y de la Guardia Civil, de los trabajadores del ayuntamiento y de toda la corporación municipal a lo largo de la noche para evitar que ocurriera una desgracia.

Además de la residencia de ancianos ha habido calles «reventadas», con todo el asfalto levantado «como si hubiera habido un terremoto» porque los colectores no han podido con la cantidad de agua que había.

A esta situación se ha sumado el problema de que «el pueblo estaba aislado» porque las carreteras que conectan Barruelo de Santullán con Aguilar de Campoo y Cervera de Pisuerga estaban cortadas y la zona de Brañosera estaba «prácticamente anegada».

Una situación que ha ido mejorando a lo largo de la mañana ya que solo está cerrada la de Aguilar de Campoo porque en Nestar se ha desbordado el río y ha dejado de llover.

En cualquier caso el estado de los pueblos de la Montaña Palentina sigue siendo complicado con numerosas inundaciones y ríos en estado de alerta, y se ha requerido la intervención de los bomberos de ocho parques.