La floración de los cerezos en el cacereño Valle del Jerte se adelantará este año respecto a lo que viene siendo habitual, debido a la subida de las temperaturas registradas durante el pasado mes de febrero. Así, lo normal este que esta floración se produzca durante los últimos 10 días de marzo y los primeros 10 días de abril, sin embargo, este año el Consejo Regulador de la DOP Cereza del Jerte prevé que se adelante por esta subida de temperatura.

La floración dura entre 12 y 14 días y es un momento de celebración para toda esta comarca cacereña que festeja la Fiesta del Cerezo en Flor, declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional. Este año se inaugurará en Jerte, el 27 de marzo y se clausurará en Valdastillas el 4 de abril, un evento que celebra desde hace ya más de 40 años como un momento de júbilo en el que el agricultor agradece y aplaude la inminente llegada de la próxima cosecha.

Siguiendo una tradición familiar de siglos, los cerezos se cultivan artesanalmente en bancales labrados en las altas montañas del Valle del Jerte, entre manantiales y aire puro, ya que «solo en un entorno único, con un microclima privilegiado, pueden cultivarse las mejores cerezas de España y la Picota del Jerte que es una variedad originaria del Valle». Cabe recordar que solo hay cinco variedades certificadas con la Denominación de Origen Protegida, de las que cuatro de ellas pertenecen al grupo de las Picotas del Jerte de características similares, que son Pico Limón Negro, Pico Negro, Pico Colorado y Ambrunés y la única variedad con pedúnculo llamada Navalinda.

Este tipo de cultivo abancalado, que se transmite de generación en generación, también repercute significativamente en la calidad y propiedades saludables de las cerezas y picotas, unos frutos que son «fuente de salud puesto que contienen ocho vitaminas, hierro, magnesio y calcio, gran cantidad de antioxidantes y fibra, además de pocas calorías».

Producto exclusivo

Las Picotas del Jerte son un producto exclusivo que se distingue por su sabor y dulzura. Son las únicas que se desprenden del árbol sin rabito, pero hay más características que las diferencian del resto, como es su textura carnosa y más crujiente, su tamaño de un calibre de menor tamaño – comprende desde los 26 milímetros- y su sabor más dulce y su color. Su cultivo natural y su recogida y tratamiento tradicionales multiplican sus propiedades y permiten que lleguen a los mercados en el momento óptimo para el consumo, destaca la DOP Cereza del Jerte.

Este producto cada vez está más demandado tanto en el mercado nacional como internacional, sobre todo en Alemania y en Reino Unido. El 60 por ciento de la producción de Picotas del Jerte se exporta.

Cabe destacar que el Consejo Regulador de Denominación de Origen Protegida Cereza del Jerte es una entidad que trabaja para promocionar y certificar el origen y la calidad de los productos protegidos, y sus principales objetivos son difundir la imagen corporativa de Origen Protegida Cereza del Jerte, así como promocionar el cultivo y la comercialización de cerezas de calidad.