Adrián Ballester, diputado de Proyectos Europeos, Agenda Digital e Innovación de la Diputación de Alicante.

Ciencia y Tecnología | Inteligencia Artificial ENTREVISTA | ADRIÁN BALLESTER, DIPUTADO DE INNOVACIÓN Y AGENDA DIGITAL DE LA DIPUTACIÓN DE ALICANTE

"No podemos permitir la brecha digital en España durante la pandemia"

A Adrián Ballester (Orihuela, 1982) le apasionan la tecnología y las telecomunicaciones desde que era pequeño. Aunque trabajó como ingeniero, no tardó en embarcarse en la política. Primero en las juventudes del PP, luego como concejal del Ayuntamiento de la localidad alicantina de Redován y después como diputado provincial en Alicante.

Desde mayo de 2019, Ballester es el portavoz adjunto del gobierno de la Diputación y diputado de proyectos europeos, innovación y agencia digital de la provincia y sus pueblos. Por eso se atreve a decir que España «es uno de los países más avanzados en administración electrónica». Aunque con matices: «La administración local está mucho más avanzada que la autonómica o la del Estado».

El próximo viernes, el político participará en el III Congreso Internacional de Inteligencia Artificial, que organiza El Independiente, para moderar la mesa que debatirá sobre cómo está ayudando la tecnología a la sanidad y en el servicio a los ciudadanos durante la pandemia.

Una Administración Central que envía documentos firmados con sello y bolígrafo es del siglo pasado»

«Tenemos que buscar la tecnología del blockchain para que el intercambio de nuestros documentos entre las administraciones públicas sea seguro. Me parece fundamental la ciberseguridad porque los ataques informáticos se multiplican y en las administraciones locales tenemos que estar preparados», expone Ballester en una conversación telefónica con este periódico.

El portavoz del Gobierno de la Diputación alicantina defiende, además, otra idea: «No podemos permitir en España la brecha digital durante la pandemia». Ballester también ha compaginado su vida política con su trabajo como profesor de secundaria. De esa experiencia, explica, ha aprendido que no sólo hay que enseñar habilidades digitales a los más mayores. «Esto es una reflexión que comparto con muchos docentes. Tenemos jóvenes que solo saben de tecnología para aquello que le interesa, como las redes sociales o el WhatsApp, pero no para manejar un procesador de textos porque tienen deficiencias de escritura importantes y tampoco saben cómo funciona la administración pública. Más que nativos, necesitamos creativos digitales que utilicen la tecnología y sepan interpretarla para poder mejorar sus vidas».

Las oficinas públicas ante la pandemia

Cuando estalló la crisis sanitaria, las empresas se lanzaron al teletrabajo y los ciudadanos sólo podían salir de sus casas por razones justificadas. Las oficinas públicas no reabrieron físicamente hasta la fase 2. En Alicante las administraciones salvaron los muebles gracias a un plan de modernización que comenzó hace varios años. «Hemos podido mantener el nivel de atención en los servicios públicos en los momentos más complicados del confinamiento porque los puestos de trabajo de los funcionarios de los ayuntamientos ya estaban virtualizados, estaban en la nube», asegura Ballester.

Al popular le «sorprende» ver resoluciones ministeriales o de la subdelegación del Gobierno firmadas con sello y bolígrafo. «Eso es del siglo XIX y XX, no corresponde a la sociedad del siglo XXI», critica. Ante esta situación, Ballester pide al Gobierno central que lidere a nivel tecnológico: «No lo está haciendo y me parece fundamental».

«Echo de menos que el Gobierno no aproveche toda la tecnología que tenemos. Podría utilizarla para todas las necesidades de las entidades locales (…) y que nos dé aplicativos tecnológicos para poder luchar contra la pandemia», concluye.

Comentar ()