Evil Corps es una banda cibercriminal con sede en Rusia responsable del desarrollo del programa maligno Dridex, un paquete multifuncional diseñado para robar automáticamente información confidencial de los ordenadores que infecta, incluyendo credenciales bancarias, lo que lo convierte en un virus de tipo troyano. Este virus informático se difunde tradicionalmente mediante el envío de correos masivos que buscan que las víctimas abran enlaces o documentos adjuntos maliciosos.

Maksim Yakubets, el líder de esta organización, es también conocido como «Aqua» y está relacionado con dos entramados internacionales de pirateo informático y fraude bancario desde mayo de 2009 hasta la actualidad. El Departamento de Estado afirmó que este hombre de 32 años fue partícipe de «maliciosos esfuerzos cibernéticos» del Gobierno de Rusia, vinculado al Servicio Federal de Seguridad del país (FSB, antiguo KGB).

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos ha sancionado a la organización cibercriminal basada en Rusia Evil Corps como responsable de crear y difundir el programa maligno Dridex, que infectó los ordenadores de bancos e instituciones financieras «en más de 40 países, causando la pérdida de más de 100 millones de dólares en robos».

El Gobierno estadounidense castigó así a los 17 integrantes de este grupo, entre ellos el español Carlos Alvares y el considerado como cabecilla de la banda, el ruso Maksim Yakubets, por el que el Departamento de Estado ofreció una recompensa de 5 millones de dólares a cambio de información que ayude a su captura. Como consecuencia, se prohíbe la emisión de visados para viajar a Estados Unidos a estas personas y se congelan los activos que puedan tener bajo la jurisdicción estadounidense.

«El Tesoro sanciona a Evil Corps como parte de una acción contra una de las organizaciones cibercriminales más prolíficas del mundo», declaró hoy el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, en un comunicado. Mnuchin detalló que este operativo se ha realizado con la cooperación de algunos aliados de la OTAN, entre los que ha destacado la Agencia Nacional del Crimen del Reino Unido.