InvestigaciónEnergías limpias

Setas, bacterias y grafeno para producir electricidad

Crean una simbiosis de hongos y bacterias capaces de producir electricidad y conducirla con grafeno

logo
Setas, bacterias y grafeno para producir electricidad
Seta biónica envuelta en una red de bacterias y grafeno

Seta biónica envuelta en una red de bacterias y grafeno ACS

Resumen:

El mundo del grafeno es un universo como el de Lewis Carroll. Este supermaterial del futuro vive por ahora en el país de las maravillas, ya que su implementación industrial es cara y compleja. Pero los laboratorios siguen dando a luz miles de aplicaciones. En este caso, literalmente: un hongo biónico para producir electricidad.

En la búsqueda por reemplazar los combustibles fósiles, la ciencia siempre están buscando fuentes alternativas de energía que no dañen el medio ambiente. Pero, ¿quién podría haber imaginado una seta que produce electricidad? Gracias a bacterias productoras de energía eléctrica, investigadores del Instituto Stevens de Tecnología (EE.UU.) han creado una simbiosis de champiñones, que sirven de hogar a cianobacterias impresas en una red 3D de cintas de grafeno, que recogen su electricidad.

Bacterias y grafeno impresos en 3D

Las cianobacterias son capaces de liberar electrones durante la fotosíntesis, mientras que el hongo les proporciona comida y humedad para que generen su bioelectricidad.

Una red de setas más amplia pordría encender una bombilla led.

Para hacer realidad su hongo biónico, los investigadores imprimieron en 3D una tinta electrónica que contenía nanocintas de grafeno en el sombrero de la seta viva con un patrón ramificado. Luego imprimieron una tinta biológica que contenía cianobacterias en la tapa con un patrón en espiral, que se cruzaba con la tinta electrónica en múltiples puntos.

En estos sitios, los electrones podrían transferirse a través de las membranas externas de las bacterias a la red conductora de nanocintas de grafeno, los cablecitos de electricidad, por así decirlo. Se genera una corriente de aproximadamente 65 nanoamperios. Aunque esta corriente es insuficiente para alimentar un dispositivo electrónico, los investigadores dicen que una amplia variedad de hongos biónicos podría generar suficiente corriente para encender una bombilla led. Los investigadores ahora están trabajando en formas de generar corrientes más altas utilizando este sistema.