Medio Ambiente

Greta Thunberg: "Están desesperados por silenciarnos"

Greta Thunberg, en La Casa Encendida en Madrid. EFE

Greta Thunberg, el rostro de la revolución juvenil contra el cambio climático, cree que las críticas que están recibiendo los jóvenes sólo demuestran una cosa: que los poderosos están nerviosos por los cambios que se avecinan. 

«Algunas personas quieren mantener el statu quo actual. Los jóvenes queremos cambiar las cosas y por eso quieren silenciarnos», indicó la joven de 16 años en una rueda de prensa en La Casa Encendida de Madrid, donde hoy participará en la Marcha por el Clima junto a Javier Bardem. «Las críticas que estamos recibiendo es una prueba de que nuestro discurso está teniendo impacto. Están desesperados por silenciarnos».

Greta Thunberg llegó hoy a Madrid procedente de Lisboa después de atravesar el Océano Atlántico en un catamarán para contaminar lo menos posible. En la capital portuguesa cogió un tren-cama y esta mañana llegó a Madrid, donde llevó a cabo una protesta en la Cumbre del Clima antes de encabezar esta tarde la Marcha que recorrerá las calles de Madrid entre Atocha y Nuevos Ministerios.

La sueca volvió a alzar la voz contra los políticos y los líderes mundiales y les pidió acciones reales. «Llevamos haciendo huelga más de un año y básicamente no ha ocurrido nada. La crisis climática se sigue ignorando por los que están en el poder», reclamó. «No es una solución sostenible que los niños no vayan al colegio. No podemos continuar así. Nos gustaría ver acciones. La gente muere y sufre por esta emergencia climática y no podemos esperar más».

«Sólo soy una activista climática»

Aunque en la rueda de prensa había otros tres portavoces del movimiento juvenil, todas las preguntas fueron para la sueca, que trató de quitarse protagonismo. «La gente no debería escucharme a mí antes que a cualquier otra persona. Yo sólo soy una activista climática, una pequeña pieza de algo muy grande», señaló. «Pero a pesar de eso necesitamos más activistas climáticos».

Greta Thunberg se mostró orgullosa por el camino recorrido en los últimos meses, por la revolución que desató con su huelga en Suecia, pero admitió que aún queda muchísimo camino por pisar.

«Hemos conseguido mucho, hemos concienciado a la opinión pública y hemos generado una opinión», recalcó. «Es un paso importante en la dirección correcta, pero ni de lejos suficiente. Las emisiones de CO2 están aumentando y no se puede considerar una victoria. Lo único que queremos ver es acción real y eso no ha llegado. Si lo vemos desde esa perspectiva, no hemos conseguido nada».

Te puede interesar

Comentar ()