Medio Ambiente

El volcán de La Palma se reactiva con enorme virulencia y la lava se acerca al mar

Tras un día relativamente en calma, la erupción volcánica de La Palma ha empezado a lanzar lava a gran velocidad y virulencia.

Tras un día relativamente en calma, la erupción volcánica de La Palma ha empezado a lanzar lava a gran velocidad y virulencia. EFE/Ángel Medina G.

Tras un breve descanso de dos horas y media, el volcán de La Palma se ha reactivado al mediodía de este lunes con nuevas explosiones, una nube de cenizas y emitiendo nuevas coladas de lava en dirección al mar. Y a última hora de la tarde la actividad se ha intensificado y el Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan) ha grabado enormes ríos de lava saliendo del cono principal.

Sobre las 08:30 de la mañana (hora local) del lunes, el Involcan comunicaba que el tremor volcánico -las vibraciones que preceden a las explosiones- había «casi desaparecido» tras ocho días de actividad. El Involcan colgó además en Twitter un gráfico en el que se apreciaba claramente la baja actividad del volcán de Cumbre Vieja en las últimas horas de la madrugada.

Sin embargo, el descanso ha durado apenas dos horas y media, porque sobre las 11:00 hora local el cono principal del volcán ha vuelto a emitir lava y a escupir ceniza. Después ha habido otra pequeña pausa antes de que se volviera a reactivar con una enorme virulencia a última hora de la tarde.

Según los últimos datos captados por el satélite Copernicus, la lava ha cubierto 237,5 hectáreas y sepultado 513 casas. Además, las cenizas se extienden por un terreno de más de 1.500 hectáreas. Sin embargo, las imágenes captadas por la tarde mostraban una lava más fluida y que se movía a más velocidad, por lo que no se descartan que esos números crezcan en las próximas horas y que las coladas avancen más rápido de lo esperado hacia el mar.

Las fases de descanso son normales

El Instituto Geológico Minero de España (IGME) ha atribuido el cese de actividad que ha registrado esta mañana durante unas horas a una fase de descanso que es normal que se produzca.

Raúl Pérez, coordinador de la Unidad de Respuesta Geológica ante Emergencias del IGME, ha explicado a la Agencia EFE que es «poco probable» que esa fase de relativa calma se acabe con una gran explosión, porque para ello tendría que haber una interacción con grandes cuerpos de agua o un efecto tipo «botella de champán» por el taponamiento del cráter por un colapso del cono que no han observado.

Otra cosa, ha admitido, es que pueda haber un desplazamiento del magma en profundidad, bien lateral o si se está acumulando en la primera cámara del volcán. «Probablemente estamos en una fase profunda» del proceso eruptivo, ha señalado tras pasar toda la noche monitorizando la actividad sísmica en La Palma.

Confinamientos en Todoque por gases tóxicos

La dirección del Plan de Prevención de Riesgo Volcánico de Canarias, Pevolca, ha ordenado el confinamiento de varios núcleos poblacionales del municipio de Tazacorte ante la posibilidad de que la lava llegue al mar en las próximas horas.

En previsión de posibles emanaciones de gases nocivos, se ha ordenado el confinamiento de los barrios de San Borondón, Marina Alta, Marina Baja y La Condesa. El Pevolca indica que la población deberá seguir las indicaciones y permanecer en sus domicilios con puertas y ventanas cerradas hasta que mañana se evalúe la situación. Además aconseja mantenerse informado por canales oficiales y medios de comunicación.

Los gases y las partículas emitidas por el volcán, son potencialmente dañinos para la salud, tal y como subrayó en este periódico la portavoz de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) Cristina Martínez.

Cuando la lava contacte con el mar, se producirán explosiones por el choque de temperatura. «Se van a producir cristales que se lanzarán como proyectiles y es una situación de peligro. No es un espectáculo, aunque las imágenes van a ser bonitas», señala el sismólogo Juan José Rueda, del Instituto Geológico Nacional. En esas explosiones se liberarán sustancias como ácido clorhídrico y azufre, que pueden ser muy perjudiciales para la salud.

La colada de lava ya ha sobrepasado el barrio de Todoque, donde derrumbó la torre de la iglesia, y se encuentra a 1,6 kilómetros de la costa, según la última previsión realizada por el Pevolca. Se calcula que avanza a unos 100 metros por hora.

Te puede interesar

Comentar ()