Medio Ambiente

El futuro que deja la COP26: mantiene un calentamiento mínimo de 2,4ºC

Activistas disfrazados demandan más ambición climática en el famoso canal Clyde de Glasgow.

Activistas disfrazados demandan más ambición climática en el famoso canal Clyde de Glasgow. Andrew Milligan/ EP

Los anuncios de compromisos de los estados presentes en la cumbre del clima de Glasgow, COP26, no están a la altura de las expectativas creadas en este decisivo encuentro multilateral. La última actualización del Climate Action Tracker (CTA), que hace seguimiento del impacto de las políticas de todo el mundo sobre el calentamiento global, augura un fracaso de la COP26.

Los analistas del CTA han recalculado las previsiones de calentamiento medio del planeta teniendo en cuenta los anuncios realizados, hasta el momento, por los estados presentes en la COP26. Con todas las promesas de objetivos, incluidas las realizadas en Glasgow, las emisiones globales de gases de efecto invernadero en 2030 seguirán siendo aproximadamente el doble de lo necesario para el límite de 1,5°C. El mundo se dirige a 2,4°C de calentamiento, si no más, según este análisis.

El calentamiento proyectado a partir de las políticas actuales, lo que los países están haciendo en realidad- sin las promesas- es aún mayor, alcanza los 2,7˚C. Y sólo se ha producido una mejora de 0.2˚C durante el último año.

El CAT ha observado avances positivos en el último año desde la Cumbre de Líderes de Biden de abril de 2021,en la estimación de la temperatura con los compromisos a largo plazo, más allá de 2030. Esto se debe a los compromisos a largo plazo de China y EEUU de emisiones cero China en 2060 y EEUU en 2050. 

Más de 140 gobiernos han anunciado metas de emisiones cero, que cubren el 90% de las emisiones globales. Unos anuncios que han hecho proliferar el optimismo en los últimos meses. Las estimaciones del CAT a largo plazo -si se cumplieran esos compromisos- el calentamiento global sería de 1,8ºC para 2100. Esta vía «optimista» está lejos del límite de 1,5°C del Acuerdo de París, aunque entra el calentamiento máximo que fija París en 1,9°C para finales de siglo XXI.

Los compromisos de los estados para 2030

Para llegar a esos escenarios el CAT denuncia que los estados no están tomando las decisiones adecuadas para conseguirlo. Ese camino pasa, necesariamente, por tener más ambición climática en 2030. “Está muy bien que los líderes afirmen que tienen un objetivo neto cero, pero si no tienen planes sobre cómo llegar allí, y sus objetivos para 2030 son tan bajos como muchos de ellos, entonces, francamente, estos objetivos netos cero son sólo palabras sobre la acción climática real. Glasgow tiene una seria brecha de credibilidad ”, Bill Hare, director ejecutivo de Climate Analytics, una organización socia de CAT.

El informe del CAT ha caído sobre Glasgow como un jarro de agua fría. «Este nuevo cálculo es como un telescopio dirigido a un asteroide que se dirige a la Tierra. Es un informe devastador que, en cualquier mundo cuerdo, haría que los gobiernos de Glasgow dejaran inmediatamente de lado sus diferencias y trabajaran con un vigor inflexible para llegar a un acuerdo que salvara nuestro futuro común», ha declarado a directora ejecutiva internacional de Greenpeace, Jennifer Morgan.

«Tenemos hasta el fin de semana para darle la vuelta a esto. Eso significa que los países se pongan de acuerdo en cómo van a volver el año que viene y todos los años siguientes hasta que se cierre la brecha de 1,5°C. Los ministros no deberían abandonar esta ciudad hasta que lo hayan conseguido», ha añadido la ecologista.

Te puede interesar

Comentar ()