Meteorología

Expertos de 'Meteored': "Pese a lo que pueda parecer ha habido 5 agostos más cálidos que el de 2021"

hojas de árboles

Árboles en otoño PEXELS

Mañana tiene lugar el equinoccio de otoño a las 21:21, ese será el instante en el que de comienzo el otoño astronómico. Los expertos meteorólogos Francisco Martín, José Miguel Viñas y José Antonio Maldonado han compartido sus previsiones sobre las variaciones meteorológicas y cuáles son los efectos del actual cambio climático.

En los últimos años, los efectos de lluvias torrenciales se están intensificando. «El aire tiene en la actualidad un 4% más de humedad por cada 1ºF/0,55ºC de aumento de temperatura. De hecho, sobre los océanos este incremento es de hasta un 10% respecto a 1970», según indica el experto meteorólogo americano, Jeff Maters. Ese acrecentamiento adicional puede conducir a un 30% más de precipitaciones.

José Antonio Maldonado, director de meteorología, habla sobre las previsiones meteorológicas en las que promete un octubre con temperaturas ligeramente por encima de lo normal en la mayor parte de la península. Además, hace referencia a la ola de calor de este verano cuya temperatura batió 29 récords absolutos en 19 observatorios, aunque «el verano astronómico que acaba de terminar no ha sido un verano especialmente caluroso. Ha habido 5 meses de agosto más calurosos que los de este año», detalla.

Sin embargo, ¿cómo se relacionan el posible aumento de las precipitaciones y la posibilidad de que haya cada vez más sequías cuando ambas son producidas por el cambio climático? Pues bien, la razón va ligada a cómo se está comportando la situación atmosférica en nuestras latitudes. Si los periodos en los que hay bloqueo, coinciden con una época en la que suele llover, desencadena en un periodo de sequía. A pesar de ello, no se puede establecer una relación causal inmediata con el cambio climático, porque «aquí entran en escena factores ajenos al comportamiento atmosférico, como la ubicación de viviendas e infraestructuras en zonas inundables», comentaba Viñas.

No es fácil saber si se están formando más danas en los últimos años por este cambio climático, pero las que se forman y alcanzan la península Ibérica tienen más probabilidad de provocar episodios hidrometeorológicos extremos de alto impacto

Lo que si es seguro es que la DANA que se aproxima no tiene nada que ver con la de primeros de septiembre ya que su origen es diferente. Pero no cabe duda de que estamos ante una situación donde existe una gran humedad en la zona mediterránea y esto genera mayor inestabilidad meteorológica.

Según el IPCC es indiscutible que las actividades humanas están acelerando un cambio climático, haciendo que los eventos extremos, como las olas de calor, las lluvias torrenciales o las sequías, sean más fuertes o de mayor intensidad.

¿Qué es una DANA?

Apoyándonos en la DANA del 1 de septiembre, Francisco Martín León, meteorólogo y coordinador de la RAM ha aprovechado para explicarnos qué es una DANA y cómo podemos entenderla.

Una DANA se trata de un sistema de bajas presiones que se forman en unos niveles altos. Para comprenderlo mejor, es un sistema capaz de poner en el mismo lugar y en el mismo instante un conjunto de ingredientes atmosféricos (mucha humedad, aire con fuertes corrientes) que deriva en lluvias torrenciales y fuertes precipitaciones. Para que se produzca una DANA es fundamental la presencia de mucha humedad, inestabilidad y convergencias locales, por lo que en la mayoría de ocasiones este fenómeno lleva a una simple borrasca.

A todos estos ingredientes, Martín León los denomina «gasolina» asegurando que actualmente tenemos una gasolina de mejor calidad porque el mundo se calienta y como consecuencia, tenemos DANAS más intensas.

Mapa de españa con previsiones de lluvias en la zona mediterránea
Mapa de lluvia y nieve, 22 de septiembre METEORED

El meteorólogo José Miguel Viñas apunta que al calentarse el aire, la intensidad de lluvias aumenta y hay mayor dificultad para estudiar las DANAS a causa de su variabilidad. «Los cambios en el clima recientes son generalizados y cada vez más intensos, y no tienen precedentes en miles de años».

Por otro lado, Maldonado quería añadir a esta conversación un dato curioso sobre el nombre de la famosa borrasca, Filomena. «Las borrascas de gran impacto tienen su nombre puesto de antemano, están agrupadas por países (nosotros pertenecemos al grupo suroeste donde se encuentran Portugal, Bélgica, Francia y España). El primero que detecta que viene una borrasca de gran impacto tira de la lista que está preestablecida y en este caso tocó Filomena».

No obstante, según Francisco Martín León, no volveremos a vivir una nevada así hasta dentro de 50 o incluso 100 años.

Te puede interesar

Comentar ()