Tras tres años alejado de las cámaras, Enrique Espinosa, el niño que protagonizó el anuncio de Navidad de Airtel a finales de los años 90, ha tenido una pubertad más que envidiable. Conocido por su estelar frase «Hola, soy Edu. ¡Feliz navidad!», ha reaparecido recientemente en el programa Obrim Fil de Xavier Sardá y Ana Boadas, emitido por RTVE Cataluña y en el espacio Planta Baixa de TV3.

Además del anuncio de la marca de coches Volkswagen el pasado 2018 y la aparición de Espinosa en Sálvame en Navidad de ese mismo año, las cámaras no habían captado su físico adulto ha dado un vuelco en toda regla. En Sálvame se le pudo ver con unos kilos de más, pero es que de tanto ir al gimnasio se ha apostado por su faceta más atlética. Enrique Espinosa se hizo muy famoso en 1997 con su papel de Edu en el famoso anuncio de la compañía telefónica mencionada.

Por dicha aparición en el spot recibió una cifra alrededor de los 20.000 euros, que en aquella época representaba una suma importante de dinero. El joven Enrique pasó una dura infancia con casos de acoso que le llevó a rechazar y negar a su personaje interpretado de niño.