Salud

España, en el top 10 de los países con más sobrepeso infantil de la OCDE y la UE

Un tercio de los niños entre ocho y 16 años tiene sobrepeso en España, según advierte el informe "Malnutrición, obesidad infantil y derechos de la infancia en España" de Unicef.

Toman menos frutas y verduras, lácteos y legumbres, pero más snacks y aperitivos.

Un estudio revela que los niños que comen en el comedor escolar comen peor. EP

España tiene el triste honor de estar en el top 10 de los países con más exceso de peso en menores de los 41 Estados que forman la OCDE y la UE. Es así porque uno de cada tres niños (35%) entre ocho y 16 años padece sobrepeso, según el informe «Malnutrición, obesidad infantil y derechos de la infancia en España» que este martes ha presentado Unicef.

Para luchar contra esta lacra, el responsable del informe, Gabriel González-Bueno, asegura que el Pacto de Estado por la Educación es «una oportunidad de oro» para luchar contra el sobrepeso y la obesidad infantil, un serio problema mundial de salud pública.

Educación contra «epidemia»

Y es la educación el contexto en el que mejor se pueden arbitrar y aplicar algunas de las medidas que los expertos recomiendan para abordar esta «lacra» o «epidemia», términos que ya utilizan para denominar el problema.

Más horas de deporte a la semana y más y mejor información nutricional son dos de los pilares para combatir el exceso de peso, y ambos deben formar parte del currículum que debería gestarse en el futuro Pacto de Estado por la Educación, explica González-Bueno. Dos medidas a las hay que añadir la mejora de la calidad de la comida en los comedores escolares.

En España, el 63,6% de los niños y adolescentes no cumplen la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de practicar al menos una hora de actividad física al día, recuerda González-Bueno. No obstante, el responsable del informe de Unicef subraya que la lucha contra el sobrepeso afecta a todos los ámbitos y requiere de planes y políticas públicas que, junto con la colaboración privada, contribuyan a la prevención y al tratamiento del sobrepeso y la obesidad infantil. La prevención debe acometerse desde la familia hasta la dimensión internacional.

Es decir, desde los hábitos de alimentación en casa o la realización de actividad física, hasta los sistemas de producción y comercialización de alimentos, pasando por las normativas nacionales e internacionales y la intervención desde los sistemas educativos, de salud o de protección social.

Son muchas y muy variadas las medidas que proponen los expertos para combatir esta lacra y que pasan por el fomento de la lactancia materna, legislar para reducir la demanda de alimentos insanos o mejorar el etiquetado de los alimentos.

Insiste además González-Bueno en la necesidad de implicar tanto al sector público (educación, sanidad, protección social) como al privado mediante medidas como incentivar la producción y distribución de alimentos más sanos o eliminar los subsidios para el azúcar y la producción de grasas saturadas. Y exige que todos los niños tengan acceso tanto a una alimentación saludable como a instalaciones y recintos deportivos.

Porque, explica González-Bueno, hay diferencias por comunidades e incluso por barrios. Los más desfavorecidos cuentan con menos instalaciones deportivas y sus tarifas dificultan que los menores con menos recursos puedan acceder a ellas. «Se trata -dice- de garantizar los derechos de los niños».

Además, recuerda que la prevención del sobrepeso supone un importante ahorro sanitario. Según los últimos datos disponibles (2015), los costes directos e indirectos asociados a la obesidad suponen un 7 % del gasto sanitario total (2.500 millones de euros anuales). Unicef también subraya la importancia de reducir la influencia de lo que los expertos denominan «entorno obesogénico».

Un ambiente colmado de comercios de comida rápida, trabajo sedentario o excesiva carga laboral sin posibilidad de entrenar, e incluso un ambiente estresante y tenso favorecen ese entorno, al igual que el excesivo tiempo dedicado a las pantallas y la escasa disponibilidad de espacios e instalaciones deportivas.

A escala mundial, desde el 2000 hasta el 2016, el porcentaje de niños y adolescentes con sobrepeso (de 5 a 19 años) ha pasado del 10,3 % al 18,4 %, una cifra que se traduce en 124 millones de niños y adolescentes con obesidad y 216 millones con sobrepeso. En Europa, el 25 % de los escolares tiene exceso de peso.

Una lacra que afecta especialmente a los menores de entre 5 y 10 años y que sigue creciendo en los entornos sociales menos favorecidos.

Radiografía española

En España, según el estudio PASOS, coordinado científicamente por la Gasol Foundation, un 20,7% de los menores y adolescentes de 8 a 16 años tiene sobrepeso y un 14,2 %, obesidad, lo que suma un 34,9%.

El estudio de referencia Aladino 2015 de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición cifra el porcentaje de menores de entre 6 y 9 años que tienen sobrepeso u obesidad en el 41,3%.

Y la Encuesta Nacional de Salud en España (ENSE) de 2017, del Ministerio de Sanidad, habla de un 28,6% de obesidad y sobrepeso para niños y adolescentes de 2 a 17 años y de un 10% de obesidad infantil, así como de una gran disparidad entre comunidades que va desde el 40% de obesidad y sobrepeso de Murcia, hasta el 15% de Navarra.

Comentar ()