Gente

Isa Pantoja pone punto y final con Kiko Rivera tras la filtración de sus audios pidiendo "auxilio"

Pantalla partida de 'El Programa de Ana Rosa'. A la izquierda, Kiko Rivera en 'sábado Deluxe', y a la derecha su hermana, Isa Pantoja, comentando su posición

Isa Pantoja en el 'Programa de Ana Rosa', comentando la visita de su hermano, Kiko Rivera en 'Sábado Deluxe' Telecinco

En el punto de mira después de los durísimos ataques que Kiko Rivera le dedicó el pasado sábado en el Deluxe, de su posterior visita a Isabel Pantoja en Cantora y de la filtración de sus audios pidiendo «auxilio» al Dj tras una fuerte discusión con Asraf, Isa Pantoja se ha sentado en El programa de Ana Rosa y dolida ha dejado claro que ahora ve más lejano que nunca un acercamiento con su hermano.

«Estoy enfadada y decepcionada. Uno no sabe hasta qué punto va a llegar una persona a la que quiere y en quien puede confiar. No tiene límites y ha traspasado una línea muy fina haciendo esto», ha confesado Isa que, sin entender cómo Kiko ha filtrado los audios y la ha podido traicionar de esta manera, ha dejado claro que no se va a quedar callada. «Yo no le voy a atacar como él a mí, pero me voy a defender mientras tenga boca para ello» ha afirmado.

«El único que tiene esa conversación es Kiko y la ha filtrado él, dando a entender que Asraf no me trata bien cuando yo ya conté lo que pasó», ha asegurado Isa, anunciando que tomará medidas legales por la difusión de este audio sin su autorización y explicando una vez más que ese ‘grito de auxilio’ corresponde al pasado verano, cuando tras una discusión con su novio llamó a su hermano para pedirle que fuese a buscarla; algo que, finalmente no hizo falta porque las cosas se calmaron, como ella ya contó en su día y en lo que hoy, dolida por la sombra que planea sobre su relación, ha vuelto a repetir. Muy enamorada, la hija de Isabel Pantoja ha dedicado unas preciosas palabras a Asraf, que lo único que ha hecho es apoyarla, equilibrarla, hacer que esté bien y darle buenos consejos para propiciar un acercamiento con su madre.

Sin ocultar su hartazgo por los ataques de Kiko, Isa ve más lejano que nunca un acercamiento con él porque «no tengo ganas de hablar con él. Se me ha quitado la esperanza de acercar posturas con mi hermano» ha confesado, insistiendo en que lo único que ella hace es defenderse de los ataques del Dj y que, sin duda, lo seguirá haciendo: «No me voy a callar. Llega un punto en el que no me va a pisotear más y mientras me diga yo me voy a defender. Sé consecuente, pero yo no me pienso callar». «¿A qué estás jugando? Vamos a quitarnos la careta y a decir verdades, y no sigo porque no tengo que atacarte soltando más caquita, solo me defiendo», ha apuntado, dirigiéndose directamente al marido de Irene Rosales.

Él no puede sacar nada de mi porque con él no he hablado nada, prácticamente la mitad de mi vida desde que he cumplido 18 años he estado enfadada con él. Es él el que viene a la tele a ponerme verde. Él vende una cosa que no es y yo le contesto», se ha quejado amargamente, confesando que si su hermano quiere «quererme y protegerme» – como Kiko ha confesado en más de una entrevista – «es lo contrario a lo que ha hecho hasta ahora y con eso te lo resumo todo».

Asegurando que ha llegado un punto en el que ya no se cree nada de Kiko porque hoy dice una cosa y mañana otra, Isa ha dejado entrever que Irene no está para nada de acuerdo con las cosas que hace su marido, «pero otra cosa es que públicamente le apoye». «Kiko debería tener un apoyo de alguien que le de buenos consejos» ha afirmado la peruana, convencida de que su hermano debería tener un escarmiento por parte de sus seres queridos «para que sepa que las personas sentimos y padecemos. No solo él, el rey de Cantora».

La visita de Isa a su madre en Cantora

Hablando de Cantora, Isa también ha contado cómo surgió su visita a Isabel Pantoja y cómo vio a su madre cuando ha pasado mes y medio del fallecimiento de doña Ana. Desmintiendo que decidiese ir a la finca después de la durísima entrevista de Kiko en el Deluxe -de la que, sostiene, no hablaron- la colaboradora ha aclarado que fue su madre quien la llamó el sábado y por eso fue a comer con ella el domingo.

Sin entrar en detalles de cómo se encuentra la tonadillera, Isa ha revelado que, aunque está «mejor», no se acostumbra a la ausencia de doña Ana. «Ella ha hecho todo lo posible para que estuviese bien, sabía que era mayor. Ella lo entiende, pero no quita para que esté mejor», ha asegurado.

«No hablamos nada de la entrevista de mi hermano. Hablamos en general, pero esa parte prefiero quedármela para mí porque mi madre no va a hablar nunca de Kiko», ha apuntado, sin mojarse sobre si ve un acercamiento entre el Dj y la tonadillera más lejano que nunca y no precisamente por parte de Isabel. «No lo se. Mi madre está allí y él puede ir cuando quiera». El interés que ha tenido en ir a ver a la yaya en un año y medio es el mismo interés que tiene en ir a ver a mi madre, ninguno», ha soltado dolida.

Además, y después de que Kiko asegurase ser testigo de cómo Isa trataba a su abuela, mirando el móvil sin darle siquiera un vaso de agua cuando doña Ana tosía, la colaboradora ha dejado claro que su madre nunca le ha reprochado nada sobre este tema y que, a pesar de que su relación con su abuela era nula en los últimos años, sí se preocupó de «pedir perdón si alguna vez le había hecho algún daño porque es lo que mi madre necesitaba». «Mi conciencia está tranquila», ha señalado.

Muy unida a Isabel Pantoja en estos complicados momentos, Isa confiesa que nunca ha dudado del amor incondicional de su madre. «He sido una niña muy deseada y me lo recalca cada vez que me ve. Mi madre me necesita porque ha perdido a su madre; y no solo a mí, necesita a mi hermano también», ha añadido, mandando un mensaje indirecto a Kiko para que, dejando los ataques a un lado, arrope a la artista tras la muerte de uno de los pilares de su vida.

Te puede interesar

Comentar ()