Gente

Garzón y Delgado, Baltasar y Lola: la boda que sella tres décadas de amistad

Dolores Delgado y Baltasar Garzón, el pasado mes de marzo durante su participación en unas jornadas sobre memoria democrática en en Catoira, Pontevedra.

Dolores Delgado y Baltasar Garzón, el pasado mes de marzo durante su participación en unas jornadas sobre memoria democrática en en Catoira, Pontevedra. Álvaro Ballesteros / Europa Press

Su relación personal ha sido un secreto a voces durante años en los mentideros de Madrid. Aireada por primera vez ante la opinión pública en octubre de 2018, cuando Dolores Delgado era ministra de Justicia y se difundieron las polémicas grabaciones de una comida con Baltasar Garzón y el controvertido comisario Villarejo en una marisquería de Madrid celebrada en 2009. En 2020 su noviazgo se confirmó tras la publicación de las fotos de un viaje a Roma. Ahora, se ha sabido que la exfiscal general del Estado y el abogado y exjuez de la Audiencia Nacional, de 61 y 68 años, respectivamente, contraerán matrimonio el próximo 3 de diciembre.

La noticia, adelantada este jueves por La Otra Crónica, se conocía un día después de que el Tribunal Supremo anulara el ascenso de Delgado a fiscal de la Sala de lo Militar del máximo órgano judicial por "desviación de poder". Una de cal y otra de arena para Delgado, que comparte con su futuro marido un perfil controvertido en su profesión. En 2012, Garzón fue expulsado de la carrera judicial por las escuchas ilegales a los abogados de la trama Gürtel. Delgado, reprobada tres veces por las Cortes durante su breve mandato (entre junio de 2018 y enero de 2020) como ministra de Justicia, pasó de ser diputada socialista a fiscal general del Estado sin solución de continuidad. Un nombramiento muy cuestionado en su momento, como lo ha sido su promoción en el Supremo a instancias de su sucesor en la Fiscalía, Álvaro García Ortiz.

Treinta años de amistad

Garzón y Delgado se conocieron en 1993, cuando la fiscal fue destinada a la Audiencia Nacional. Para entonces, Garzón era el más rutilante de los llamados jueces estrella, conocido por sus operaciones contra ETA o el narcotráfico. Ambos formaban parte del colectivo de jueces y fiscales de la Audiencia considerados progresistas.

Cuando se confirmó la relación de ambos en 2020, Delgado estaba en trámites de separación de Jordi Valls, con el que llevaba casada desde 1986 y tiene dos hijos en común. Garzón, por su parte, seguía casado con su esposa de toda la vida, Rosario Molina, conocida familiarmente como Yayo, con quien contrajo matrimonio en 1980 y ha tenido tres hijos: María –presidenta de FIBGAR, la fundación de su padre–, Baltasar y Aurora.

Garzón y Delgado en la fiesta de la Rapa das Bestas de Saucedo, en A Estrada, Pontevedra, el 28 de agosto de 2021.
Garzón y Delgado en la fiesta de la Rapa das Bestas de Saucedo, en A Estrada, Pontevedra, el 28 de agosto de 2021. César Arxina / Europa Press

Tanto Delgado como Garzón se divorciaron de sus respectivos cónyuges en 2021. Fue entonces cuando comenzaron a dejarse ver con mayor naturalidad. Fue muy comentada su aparición conjunta en agosto de 2021, cuando participaron en la fiesta de la Rapa das Bestas de Saucedo. Allí acudieron con varios amigos, entre ellos el abogado almeriense Federico Soria y su mujer, Rosa Moreno, padres de Ana Soria, la jovencísima novia del torero Enrique Ponce.

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí